Pasar al contenido principal

El fin de las centrales de carbón está cerca, su rentabilidad ha llegado a un punto de inflexión en favor de las renovables, según un estudio

Un trabajador carga carbón en un camión cerca de una mina del grupo estatal Longmay en las afueras de Jixi, Heilongjiang, China
Un trabajador carga carbón en un camión cerca de una mina del grupo estatal Longmay en las afueras de Jixi, Heilongjiang, China Reuters

  • Ya es más barato construir plantas renovables de energía solar y eólica, que mantener el funcionamiento el 40% de las plantas de carbón del mundo, según un estudio presentado este martes.
  • El informe considera que este combustible fósil, el más contaminante del mundo, ha alcanzado un punto de inflexión financiero.
  • El 81% de las plantas de carbón de la Unión Europea ya no son competitivas a día de hoy y, sin ayudas públicas, dejarían de estar operativas, según el informe. 
  • Descubre más historias en Business Insider España.


El fin del carbón como fuente energética está cerca. Ya es más barato construir plantas renovables de energía solar y eólica, que mantener el funcionamiento el 40% de las plantas de carbón del mundo, según un estudio presentado este martes. 

El informe considera que este combustible fósil, el más contaminante del mundo, ha alcanzado un punto de inflexión financiero. En definitiva, que es poco competitivo en la mayor parte de mercados del mundo. De esta forma, el estudio pone de relieve que resulta más caro producir con un tercio de los recursos energéticos de carbón que invertir en  nuevas tecnologías renovables, incluidas las baterías.

“El carbón se enfrenta a su obsolescencia económica, independientemente de las políticas de precios del carbono y la contaminación del aire”, señala el director y codirector de Energía y Servicios Públicos de Carbon Tracker Initiative, Matt Gray. 

En este marco, será más económico reemplazar toda la capacidad de producción de energía a base de carbón por energías renovables. Este movimiento podría implicar ahorros para la economía global ya en 2022. De hecho, el 81% de las plantas de carbón de la Unión Europea ya no son competitivas a día de hoy y, sin ayudas públicas, dejarían de estar operativas, según el informe. 

Leer más: El carbón destrona al petróleo como el combustible fósil más caro del mundo en medio de la crisis del coronavirus

En China, el caso más controvertido de todos porque el gigante asiático continúa abriendo plantas de carbón, el 43% de las plantas ya no son competitivas y la cifra ascenderá al 100% en cinco años, estima un informe que no contempla los impactos ambientales y sanitarios del uso de carbón. 

“Cerrar las plantas de carbón y reemplazarlas con alternativas de menor coste no sólo ahorrará dinero a los consumidores y en términos de impuestos, también jugará un papel en la próxima recuperación económica”, asegura Gray. El informe muestra cómo es posible diseñar una transición rápida del carbón a las energías limpias, teniendo en cuenta que el Acuerdo de París trataba de limitar el calentamiento global a 2 grados centígrados por encima de los niveles preinduindustriales.

España cerró ayer la mitad de sus centrales térmicas porque ya no resultan rentables teniendo en cuenta las inversiones necesarias para cumplir con la normativa europea. Así es que siete plantas térmicas, con sus 4,6 gigavatios de las plantas térmicas y algo menos de la mitad de la potencia instalada de carbón en España, dejan de funcionar.

Y además