Pasar al contenido principal

Los fines de semana de tres días aumentarían la felicidad y productividad de los trabajadores

[RE] Los fines de semana de cuatro días podrían hacernos más felices.
  • Estudios científicos han encontrado relación entre la felicidad y la productividad.
  • La gente tiende a ser más feliz cuando tiene más tiempo para hacer aquello que disfruta.
  • Esto refuerza el concepto de las semanas laborales de cuatro días y los fines de semana de tres, ya que dejarían más tiempo libre para hacer justamente eso.
  • Pero habría gente que se aprovecharía de ello y también quien tendría que hacerse cargo de la situación.

Los lunes la semana que queda por delante puede parecer muy larga, pero podríamos dejar atrás la idea de ir a trabajar cinco días a la semana, o, al menos, eso es lo que piden sindicatos de Reino Unido.

Según Jan-Emmanuel De Neve, profesor asociado de economía y estrategia en la Escuela de Negocios Saïd de la Universidad de Oxford, un buen equilibrio entre el trabajo y la vida privada, con tiempo para que las personas hagan las cosas que disfrutan, es una prioridad para la satisfacción personal, y una forma de lograrlo podría ser un fin de semana de tres días.

"Yo diría que la semana laboral de cuatro días es clave para encontrar o hacerse con el equilibrio necesario entre mejorar la relación trabajo-vida privada y 'desbloquear' el potencial de felicidad en términos de aumento de la productividad", ha asegurado De Neve a BBC World News.

"Esto compensa la reducción neta de la productividad por trabajar un día menos", ha opinado.

Una investigación que duró ocho semanas, realizada en Nueva Zelanda a principios de este año, reveló que, en general, una semana de cuatro días aumentaba el trabajo en equipo y la participación en el trabajo, a la vez que disminuía el estrés de los trabajadores. 

Pero también hubo algunos problemas con el estudio, porque algunos participantes tuvieron que interrumpirlo para mantenerse al día con un horario muy ocupado, lo que sugiere que un día extra de descanso podría llevar a algunos empleados a tener que hacerse cargo del trabajo.

El estudio no encontró ninguna mejora real en la calidad del trabajo, pero los participantes aseguraron haber disfrutado de un fin de semana de tres días.

"Cuando uno es más positivo sobre su trabajo y su vida en el trabajo, eso está relacionado con la capacidad de ser más productivo", ha apuntado De Neve.

Un estudio de 2015 de la Universidad de Warwick parece reforzar la idea de una semana laboral de cuatro días y un fin de semana de tres días. 

Esta investigación concluyó que los participantes eran entre un 8 y un 12% más productivos cuando se les daba chocolate o veían un vídeo gracioso antes de realizar una tarea, en lugar de pensar y escribir sobre una pérdida familiar.

En otras palabras, manipular la felicidad de los trabajadores parecía afectar la eficiencia con la que hacían su trabajo.

Puede que no haya un cambio inmediato en la productividad con la introducción de una semana laboral de cuatro días, pero si tienes menos tiempo que perder en el trabajo, los empleados pueden postergar menos (aunque siempre habrá quienes traten de aprovecharse).

Es probable que se necesiten más pruebas antes de que podamos ver un cambio importante en la forma en que trabajamos. Pero no fue hasta el siglo XX que las empresas decidieron que una semana de cinco días era óptima y comenzaron a dar a los trabajadores el sábado libre, así que no hay razón para creer que no pueda volver a suceder.

Te puede interesar