Pasar al contenido principal

Así quiere convertirse la fintech catalana Bnc10 en una alternativa a los bancos tradicionales: cuentas compartidas sin comisiones y sin vinculación en pleno auge de los pagos electrónicos por el COVID-19

El equipo de Bnc10.
Bnc10
  • La fintech catalana Bnc10 ha alcanzado 35.000 clientes desde que comenzó a funcionar, en septiembre de 2019.
  • La startup, que no da datos de facturación, tiene como objetivo acabar este ejercicio 2020 con 100.000 clientes activos y, por el momento, no ha logrado el punto de equilibrio, como le ocurre a la mayor parte de empresas financieras tecnológicas. 
  • Esta fintech no cuenta actualmente con licencia bancaria. Funciona como una plataforma financiera y opera como una entidad de dinero electrónico, que basa su negocio en un modelo de productos gratuitos con algunos servicios premium. 
  • Entre los últimos servicios que ha lanzado Bnc10, que tiene una plantilla de 16 trabajadores, se encuentran las cuentas compartidas sin necesidad de vinculación por parte del cliente. 
  • Descubre más historias en Business Insider España.

La fintech catalana Bnc10 nació en julio de 2018 con el objetivo de convertirse en una alternativa digital a los bancos tradicionales con un modelo de negocio conocido como freemium —los servicios básicos gratuitos y el cobro de aquellos de mayor valor añadido— al estilo de los neobancos con más recorrido como Revolut o N26. En septiembre de 2019, lanzaron su app al mercado y actualmente cuentan con 35.000 clientes. 

Esta fintech funciona como una entidad de dinero electrónico y no tiene, por el momento, licencia bancaria, por lo que no puede realizar todos los servicios de las entidades tradicionales. Su objetivo es "convertirse en una alternativa digital a los bancos tradicionales", pero sin "sustituir" a nadie, según explica su cofundador David Montanyà. 

Entre los últimos servicios que ha lanzado la fintech para tratar de diferenciarse de otras startups del sector destacan las cuentas compartidas. De esta forma, ofrece la posibilidad de abrir una cuenta con varios titulares, algo que ya está en el portfolio de los bancos, aunque Montanyà destaca que en su caso no es necesaria la vinculación para evitar pagar comisiones. 

Leer más: Las fintech se enfrentan a un examen decisivo: el coronavirus pone a prueba su modelo de negocio en un escenario cada vez más digital

"Las diferencias entre abrir una cuenta compartida en un banco tradicional y abrirla con nosotros es que nuestra operativa es 100% digital, no hay que volver a firmar un contrato y no cobramos comisiones", explica Montanyà. 

Otra ventaja frente a sus competidores es que, aunque son un banco móvil, cuentan con la posibilidad de acceder a él a través del ordenador, lo que da la opción de cancelar cuentas o bloquear tarjetas en el caso de pérdida o robo del smartphone. 

Entre sus fortalezas, Montanyà también destaca que la mayoría de servicios que ofrecen son sin comisiones: "Esto puede suponer un pequeño ahorro de costes frente a otros servicios para el usuario, con ahorros de 60, 80 o 120 euros". 

El objetivo está en el crecimiento 

Esta fintech todavía es muy joven y cuenta con un número de usuarios reducido. Uno de los neobancos más grandes como N26 tiene actualmente unos 400.000 usuarios en España y, si se analizan los bancos tradicionales, como BBVA por ejemplo, la entidad acaba de superar el umbral de los 500.000 nuevos clientes solo por canales digitales. 

En este contexto, el objetivo de esta fintech es crecer tanto en el número de clientes como en los servicios que ofrecen. De esta manera, Montanyà apunta que quieren alcanzar los 100.000 usuarios activos a final de año y aumentar la plantilla actual, actualmente en 16 personas. 

En plena pandemia del COVID-19, los pagos digitales han crecido como consecuencia de una mayor compra online y también porque en los comercios se está favoreciendo el pago con tarjeta o móvil para evitar el uso de efectivo, que puede conllevar un contagio del virus en el comercio tradicional. 

Montanyà cree que se abre una oportunidad para su compañía, una empresa digital que potencia el pago electrónico tanto con tarjeta como con móvil. La empresa ha llegado también a un acuerdo con Google y Apple para poder ofrecer a sus clientes el pago Google Pay y Apple Pay. 

En cuanto a la financiación para lograr estos objetivos, la empresa está trabajando en una ronda de financiación A —las rondas de inversión empiezan a nombrarse por las letras del abecedario empezando por la A— después de haber logrado una ronda semilla y una ronda puente para lanzar el negocio. Bnc10 no da datos de facturación y aún no ha logrado alcanzar el punto de equilibrio financiero, como le ocurre a la mayoría de las empresas de su sector.

Detrás de la fintech está su fundador Manuel Vallet, de Hoteles Catalonia, y sus dos confundadores, uno de ellos David Muntanyà. Además, cuentan con Albert Llorens como consejero delegado. Llorens procede del mundo financiero y trabajó en el área digital de CaixaBank. 

Y además