Las firmas de Wall Street están contratando científicos y expertos en clima con salarios base que llegan hasta los 350.000 dólares anuales

Montaje con la señal que indica Wall Street, banderas estadounidenses y un panel con valores.

gettyimages

El cambio climático también ha llegado a Wall Street. Quizá no por una súbita preocupación medioambiental, sino porque saben que las regulaciones son cada vez más estrictas en cuanto a sostenibilidad, algunas de las firmas más importantes de Wall Street están contratando a científicos climáticos.

JP Morgan, Blackrock o Vanguard han decidido fichar en las organizaciones sin ánimo de lucro y se están llevando a expertos climáticos y defensores del medioambiente, a los que, según Diana Retana, directora de la firma de búsqueda de empleo Lawson Chases, se les están ofreciendo salarios base entre 171.073 euros (175.000 dólares al cambio actual) y 342.147 euros (350.000 dólares). 

Contrasta con el sueldo promedio de los científicos y especialistas ambientales, que, con datos de la Oficina de Estadísticas Laborales de Estados Unidos, fue de 74.813 euros (76.530 dólares) en 2021.

"Es bueno que haya un científico en la sala de negociación"

Esto supone que los bancos y administradores de fondos están pescando en aguas que nada tienen que ver con los perfiles tradicionales: genios de las matemáticas, obsesionados con el mercado y especialistas en finanzas.

Ahora tratan de encontrar nuevos roles que les ayuden a cumplir sus promesas y compromisos contra la crisis climática y examinar las inversiones en busca de riesgos ambientales.

"Los equipos de liderazgo de las compañías suelen responder positivamente cuando hay un científico en la sala junto con el equipo negociador", afirmó Lauren Callaghan, consultora de Spencer Stuart.

Las firmas de Wall Street prometen eliminar la contaminación de sus carteras

JPMorgan, BlackRock, Morgan Stanley y Wells Fargo han prometido eliminar la contaminación que calienta el planeta de sus carteras de préstamos e inversiones. Para ello, necesitan experiencia técnica en contabilidad de carbono para medir y rastrear el progreso. 

Las empresas también están construyendo modelos climáticos internos para evaluar riesgos como desastres naturales, deforestación y la transición de combustibles fósiles a energías renovables para integrarlos en las decisiones de inversión.

El tiempo dirá si los esfuerzos de las firmas financieras realmente coadyuvan a atajar la crisis climática.

Reducir el metano, expandir las granjas solares o hacer ciudades transitables a pie y en bici: 5 medidas para salvar al mundo del cambio climático, según la ONU

Algunos expertos de la industria y políticos han denominado como "basura" la inversión ESG (medioambiental, social y gobierno corporativo) y han criticado a los gigantes de gestión de activos por promoverla. 

Las mismas empresas también han provocado el enfado de los activistas climáticos, ya que los ejecutivos financieros han descartado las peticiones de desinvertir en compañías de combustibles fósiles.

"Sentí que tenía el deber de volver"

Sarah Kapnick es una destacada experta que ha hecho el camino inverso: ha dejado Wall Street. 

Recientemente, fue nombrada científica jefe de la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica (NOAA por sus siglas en inglés): la "Agencia de Inteligencia Ambiental de Estados Unidos", dependiente del Departamento de Comercio de los Estados Unidos.

El color de las nieblas apocalípticas: cómo la evolución del ojo humano podría salvar del cambio climático

Kapnick dejó JPMorgan este verano, donde fue científica climática sénior y estratega de Sostenibilidad en su división de Gestión de activos y Patrimonio durante aproximadamente un año.

Tiene un Doctorado en Ciencias Atmosféricas y Oceánicas y comenzó su carrera como analista de Banca de Inversión en Goldman Sachs hace unas dos décadas, cuando a las finanzas climáticas se les daba poca importancia. Entonces, los socios de la firma se burlaron de ella por su interés en el cambio climático.

"Sentí que tenía el deber de regresar y traer mi experiencia", explicó Kapnick a Insider, "para ayudar a garantizar que los datos, productos y servicios creados por NOAA se están utilizando para apuntalar el futuro del comercio y de la economía".

Otros artículos interesantes:

Por qué las mentes más brillantes de Wall Street se van a Silicon Valley

Energía solar flotante: ¿ayuda o problema en la lucha contra el cambio climático?

Los españoles recibirán formación gratuita para aprender a operar en bolsa y a invertir en los mercados financieros

Te recomendamos