Pasar al contenido principal

'Blockchain' para acabar con las largas colas en los aeropuertos

Colas Aeropuerto Movil
Getty Images

La paciencia se ha convertido en un elemento imprescindible a la hora de viajar en avión en estos últimos años por los estrictos controles de seguridad que se han impuesto en los aeropuertos de todo el mundo, formando colas a menudo interminables que empañan la siempre fascinante experiencia de volar sobre las nubes.

Ese dolor de cabeza podría cambiar para siempre en los próximos años gracias a la 'revolución del blockchain' y a los sistemas de identificación biométricos. De hecho, ya se están llevando a cabo algunas pruebas piloto en Dubái y Australia para que el pasajero pueda ir directamente a recoger su maleta después de aterrizar en un país que no ha pisado jamás y salir a la calle sin tener que mostrar su pasaporte a ningún funcionario.

El 'blockchain' (o cadena de bloques en español) nació como un sistema desarrollado alrededor del bitcoin que permitía distribuir información a nivel digital mediante un libro de registro descentralizado en el que se anotan todas las operaciones realizadas y que no puede ser modificado por ningún participante. Por definición, el blockchain es imposible de falsificar y permite intercambiar activos de una forma mucho más segura y confiable que nunca.

Una fórmula rápida y universal para identificarnos

Sin embargo, el 'blockchain' va mucho más allá del bitcoin y de las criptomonedas. No hablamos exclusivamente de intercambios financieros, ya que la tecnología sirve como un registro contable que se puede utilizar en todo tipo de campos. Incluso puede servir para verificar nuestra identidad ante empresas u organismos oficiales.

Puede sonar un concepto futurista, pero es más real de lo que parece: ya existen varias aplicaciones como CivicHyprShoCard o Uport que permiten gestionar nuestra identidad utilizando como base un registro en 'blockchain', de manera que podemos demostrar quiénes somos de una manera rápida, sencilla y universal ante empresas o autoridades públicas.

Leer más: Vendió todo lo que tenía por comprar bitcoin y vive en un camping esperando hacerse rico

Estos sistemas de verificación tienen varias consecuencias interesantes. Por un lado se elimina la gestión centralizada de nuestros datos, de manera que ya no es posible que alguien nos 'robe' nuestra contraseña o nuestro pasaporte para hacerse pasar por nosotros. Y casi igual de importante, nuestros datos no se ceden a ninguna entidad sino que se muestran únicamente los necesarios a la otra parte, a través de una clave pública encriptada.

Los ciudadanos pasan de esta manera a tener el control sobre sus datos o, mejor dicho, sobre cuándo y con quién comparten su información privada de una manera extremadamente sencilla, rápida y universal con un teléfono móvil. Eso transformaría la relación entre el Estados y los ciudadanos, eliminando además las bases de datos centralizadas que son un reclamo para los ciberdelincuentes en una época en la que el robo de identidades está más extendido que nunca.

Adiós al control de pasaportes

Hoy por hoy los ciudadanos tenemos múltiples identidades ya que muchos estamentos públicos no cruzan la información de sus bases de datos, lo que no es malo por definición pero sí crea ineficiencia. Con el 'blockchain' el control de los datos vuelve a pasar a manos del ciudadano, que comparte los datos de su identidad necesarios con cada empresa o gobierno que lo solicite.

La arquitectura puede parecer compleja, pero la utilización desde el punto de vista no puede ser más sencillo: el ciudadano solo tiene que utilizar su móvil y verificar su identidad mediante sistemas de reconocimiento biométricos como la huella dactilar o el reconocimiento facial para poder acceder a la aplicación en la que gestiona su identidad, compartiendo desde ahí los datos necesarios para la otra parte.

"El Blockchain abre oportunidades inimaginables hasta hoy", resume Sara Pavan, directora de innovación del programa de partners del grupo Amadeus, durante una charla en FITUR. Hoy por hoy el usuario tiene que identificarse a la hora de realizar la reserva, al hacer el check-in, en el mostrador de facturación, en el puesto de seguridad, en la puerta de embarque y, por supuesto, en el puesto fronterizo de destino. A menudo los sistemas de identificación son diferentes, lo que genera ineficiencia y, a menudo, largas colas en los aeropuertos.

La revolución ya está en marcha. Dubái, por ejemplo, ha iniciado una prueba piloto con ayuda de la startup británica 'ObjectTech' para crear pasaportes digitales que combinan estos sistemas de identificación biométrica con la tecnología del 'blockchain'. El objetivo es eliminar los controles de fronteras, eliminando las esperas para los pasajeros. 

Antes de su llegada, el pasajero compartiría sus datos personales relevantes tanto con la aerolínea como con el servicio aduanero del país mediante su móvil. A su llegada, simplemente tendría que pasar por un sistema biométrico que escanee su cara y contraste la información con la recibida vía 'blockchain' a través de la aplicación del smartphone. 

En la prueba piloto Dubái utilizará un nuevo "túnel biométrico" equipado con cámaras avanzadas capaces de escanear nuestra cara, con lo que reduce todos los procedimientos del control de pasaporte a apenas 15 segundos, sin ningún tipo de intervención humana. El sueño de volar sin tener que aguantar interminables colas está un poco más cerca.

Te puede interesar

Lo más popular