La adopción generalizada de las criptomonedas traería inestabilidad financiera y amenazas a la política fiscal, según el FMI

A la izquierda, la directora gerente del FMI, Kristalina Georgieva, junto con la aún canciller alemana, Angela Merkel.
A la izquierda, la directora gerente del FMI, Kristalina Georgieva, junto con la aún canciller alemana, Angela Merkel.

Reuters

  • Desde el FMI ven muchos riesgos en la adopción generalizada de las criptomonedas, aunque también destacan que proporcionarían pagos rápidos y fáciles y servicios financieros innovadores.
  • En la actualidad, apuntan desde la organización, hay entre 80 y 100 países cuyos bancos centrales ya han iniciado el proyecto para la creación de una moneda digital.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

El Salvador adoptó, el pasado 7 de septiembre de 2021, al bitcoin como moneda de curso legal. En Brasil se votará un proyecto de ley para regular las criptomonedas, como paso previo para llegar al mismo destino que el país centroamericano. 

En países como Panamá o Paraguay ha habido diputados que ya se han mostrado proclives a avanzar en la misma dirección.  

Iniciada, pero aún lejana, está la adopción generalizada, o institucionalización, de las criptomonedas, pero desde el Fondo Monetario Internacional (FMI) ya han puesto sobre la mesa sus reservas al respecto. 

El mercado de los criptoactivos se ha multiplicado por 10 desde inicios de 2020

En un artículo firmado por varios mandatarios del FMI señalan que “los criptoactivos abren un nuevo gran abanico de oportunidades: pagos rápidos y fáciles, servicios financieros innovadores, acceso inclusivo para partes del mundo previamente desbancarizadas”. Pero las oportunidades, sostienen, “traen consigo desafíos y riesgos”.

El valor total de mercado de todos los criptoactivos, apuntan en el artículo, superó los 1,7 billones de euros (2 billones de dólares) en 2021, es decir, se ha multiplicado por 10 desde comienzos de 2020, a la vez que surge todo un ecosistema rebosante de bolsas, billeteras, mineros de criptomonedas y emisores de criptomonedas estables.

Estas stablecoins, agregan, están creciendo a un ritmo vertiginoso, y su oferta se cuadriplicó a lo largo de 2021, hasta alcanzar los 103.981 millones de euros (120.000 millones de dólares). 

Un exgerente de Goldman Sachs, que tiene el 98% de su patrimonio en criptomonedas, anticipa que las divisas digitales brillarán en último trimestre

A futuro, estiman en el FMI, la adopción generalizada y rápida de las criptomonedas “puede acarrear considerables problemas al intensificar las fuerzas de dolarización en la economía —o en este caso criptomonetización—, haciendo que los residentes empiecen a usar más los criptoactivos en lugar de la moneda local”. 

Esta criptomonetización, explican, “puede mermar la capacidad de los bancos centrales para implementar la política monetaria de forma eficaz. También podría introducir riesgos para la estabilidad financiera, por ejemplo, a través de riesgos de financiamiento y solvencia derivados de descalces de monedas, y al amplificar la importancia de algunos riesgos ya mencionados relativos a la protección de los consumidores y la integridad financiera”.

No sólo eso, la generalización de las divisas digitales, de igual forma, podría provocar que se hicieran “más graves las amenazas para la política fiscal, dado el potencial de los criptoactivos para facilitar la evasión fiscal”.

Entre 80 y 100 bancos centrales de todo el mundo trabajan en un proyecto de moneda digital

Se refieren con los riesgos anteriores, principalmente, a las criptomonedas descentralizadas como bitcoin, ethereum y muchas más, ya que, su opinión sobre las monedas digitales que en el futuro emitirán los bancos centrales es bastante diferente. 

A ello se refirió Tobias Adrian, consejero financiero y director del Departamento de Mercados Monetarios y de Capital del FMI en el Global FinTech Fest. 

Tal y como recogen en Europa Press, Adrian señaló que entre 80 y 100 bancos centrales de todo el mundo, entre ellos los de los países del G20, está trabajando en la emisión de una moneda digital del banco central (CBDC)

Las CBDC, detalló, están diseñadas para ser muy estables y conllevar un bajo coste en las transacciones. El respaldo bancario, además, hará aumentar la confianza de los consumidores. 

Estas divisas, destacó, no tienen por qué ser similares a bitcoin, aunque sí estarían basadas en la tecnología blockchain y disponibles en billeteras digitales

Bitcoin valdrá 500.000 dólares y la mayoría de criptomonedas actuales desaparecerán, según el CEO de Galaxy Digital

Al respecto de las divisas digitales oficiales (no de las criptomonedas) también se pronunció, en una conferencia del G20 desarrollada en la Universidad de Bocconi (Milán), la directora gerente del FMI, Kristalina Georgieva

Para ella, “las monedas digitales emitidas por los bancos centrales pueden reducir a segundos el tiempo que se necesita para efectuar pagos transfronterizos, con lo cual permiten también rebajar enormemente los costos. Evidentemente, las posibilidades y los peligros de la nueva tecnología deberán gestionarse con cuidado”.

Georgieva, por cierto, será sometida a una investigación por parte del FMI, debido a unas supuestas malas prácticas cuando ella estaba al frente del Banco Mundial.

Otros artículos interesantes:

La CNMV quiere que las grandes tecnológicas actúen como un primer filtro contra las estafas con criptomonedas

Cómo el historial de internet puede ayudarte a conseguir un crédito, por lo menos en EEUU, según el FMI

Qué es Algorand y por qué los inversores están rotando hacia su criptomoneda

Te recomendamos

Y además