España, Alemania e Italia, los países que más sufren el recorte económico del FMI en 2023

Nadia Calviño, vicepresidenta y ministra de Economía.
Nadia Calviño, vicepresidenta y ministra de Economía.

A priori parecía que España resistiría mejor al embate de la guerra en Ucrania. Su menor dependencia energética situaba a la economía española en una posición ventajosa respecto al resto de Europa. Y, sin embargo, España no sólo no se salva de la tormenta, sino que es uno de los países a los que más se le nubla el horizonte.

El Fondo Monetario Internacional ha publicado hoy su World Economic Outlook, actualizando sus estimaciones económicas. El hachazo es generalizado en el PIB mundial, pero España, Alemania e Italia son las 3 grandes economías que más sufren el recorte de previsiones.

Aunque el crecimiento de la economía mundial se mantendrá en el 3,2% en 2022, el varapalo llegará el año que viene: el PIB aumentará un 2,7%, dos puntos menos de lo previsto. 

Es más, el FMI avisa de que "más de un tercio de la economía mundial se contraerá este año o el próximo", como consecuencia de "la invasión rusa de Ucrania, la crisis del coste de la vida causada por las persistentes y crecientes presiones inflacionistas y la desaceleración de China".

Alemania es la economía para la que más empeora el panorama. El PIB germano crecerá un 1,5% este año, pero en 2023 Alemania entrará en recesión, cayendo un 0,3%. Se trata de un recorte de 1,1 puntos porcentuales respecto a la previsión lanzada por el FMI en julio.

¿Cuánto tarda España en resfriarse si Alemania estornuda?: El riesgo de recesión para la economía

Le sigue Italia, cuyo PIB aumentará un 3,2% este año, pero que también entrará en recesión en 2023, con una contracción del 0,2%. El recorte, en el caso de la economía transalpina, será de 0,9 décimas.

España es la tercera economía que más sufre el recorte de previsiones: aunque en 2022 crecerá un 4,3%, lo que supone 3 décimas más de lo previsto, en 2023 sufrirá un golpe de 0,8 décimas, dejando el crecimiento en un 1,2%.

El empeoramiento de previsiones para España en 2023 se suma a la oleada de recortes que han ido publicando diferentes organismos y casas de análisis en las últimas semanas, y hasta el Gobierno.

Todos mejoraron el crecimiento este año, pero empeoraron el del que viene, como BBVA Research y organismos como la Airef, que ya descuentan una caída de PIB en el tercer trimestre y el riesgo de caer en una recesión técnica en 2023.

Por lo pronto, lo bueno que podía traer 2022 ya ha pasado. La mejora en la previsión de crecimiento para este año no se debe a un mejor pronóstico para el otoño, sino a la buena evolución del segundo trimestre, cuando la Semana Santa y el arranque de la campaña estival impulsaron la actividad económica.

Según explica el organismo, aunque en el caso de España e Italia, la recuperación del turismo y la producción industrial le darán un buen empujón a la economía este año, "el crecimiento en ambos países se ralentizará bruscamente en 2023, con Italia experimentando un crecimiento anual negativo".

El resto de 2022, la economía española se verá afectada por una inflación galopante y el impacto de las subidas de tipos de interés en el bolsillo de hogares y balances empresariales. En España, el FMI pronostica que la inflación cerrará este año en el 8,8% y, aunque el año que viene los precios se moderarán, todavía mantendrán una subida del 4,9%.

 

Otros artículos interesantes:

12 gráficos que no has visto en décadas: la economía, de récord en récord

Algunos multimillonarios están comprando arte de lujo para sus yates como cobertura contra la recesión mientras las acciones, los bienes raíces y las criptomonedas se hunden por la incertidumbre global

Un otoño en llamas ante el riesgo de recesión o la amenaza energética rusa: 6 desafíos económicos por resolver en los próximos meses

Te recomendamos