Pasar al contenido principal

El FMI sube cuatro décimas su previsión de crecimiento para España en 2018 y en una la de 2019

La recaudación fiscal en España todavía está por debajo de los niveles previos a la crisis.
La recaudación fiscal en España todavía está por debajo de los niveles previos a la crisis. nattanan23 / Pixabay

El Fondo Monetario Internacional (FMI) ha revisado cuatro décimas al alza su previsión de crecimiento para la economía española en 2018, que alcanzaría así una expansión del 2,8%, mientras que el próximo año el ritmo de crecimiento del PIB de España se moderaría al 2,2%, una décima por encima del pronóstico publicado el pasado mes de enero por la institución internacional, según recoge el informe 'Perspectiva Económica Mundial', presentado este martes en Washington.

Asimismo, España aparece como la gran economía de la UE con mejores proyecciones de crecimiento para este año y el siguiente, cuando superará la media del 2,4% y el 2% estimado para la eurozona respectivamente en 2018 y 2019, mientras que a nivel global solo sería superado por EEUU, cuya expansión alcanzará el 2,9% en 2018 y el 2,7% en 2019.

De este modo, el pronóstico de crecimiento del FMI para España, que en enero se vio empañado por las tensiones políticas en Cataluña y llevó a la institución al enfriamiento de sus expectativas económicas, supera ahora incluso en una décima la más reciente previsión del Gobierno, que confía en una expansión del PIB del 2,7%.

Esta mejor evolución de la economía española, permitirá una reducción más intensa del desempleo, que según el FMI bajará este año al 15,5% y hasta el 14,8% un año después, mejorando en ambos casos en una décima su anterior pronóstico.

En su análisis, el FMI subraya que la recuperación cíclica de las economías ofrece una oportunidad de orientar de manera más firme la política fiscal hacia objetivos a medio plazo, señalando que en los países con escaso margen fiscal la consolidación debería llevarse a cabo junto a un cambio en la composición presupuestaria hacia áreas que eleven el potencial de crecimiento.

En este sentido, el FMI advierte de que, en la eurozona, varios países han agotado su margen fiscal y deberían consolidar gradualmente de manera tan favorable al crecimiento como uniformemente como sea posible, señalando que "en Italia y España, las elevadas ratios de deuda soberana junto a desfavorables tendencias demográficas demandan una mejora en el saldo estructural primario para poner la deuda en una senda descendente".

Por otro lado, la institución internacional vuelve a insistir en su recomendación a España para que reduzca aún más la dualidad del mercado laboral y las diferencias en la protección de los trabajadores indefinidos y los temporales, así como orientar la formación y las políticas laborales activas al impulso de las perspectivas de empleo de los jóvenes y los parados de larga duración.

El FMI mantiene el crecimiento mundial en el 3,9%

El Fondo Monetario Internacional (FMI) confía en que la economía mundial crecerá a un ritmo del 3,9% este año y el siguiente, ratificando así sus proyecciones del pasado mes de enero, en las que incluyó el impacto de la reforma fiscal de EEUU, aunque ha advertido de la necesidad de acometer reformas estructurales para prepararse ante los desafíos que plantean el envejecimiento de la población, la débil productividad, así como la normalización de la política monetaria bajo la amenaza de una escalada proteccionista que alimente el auge de políticas nacionalistas.

"Se espera que el crecimiento global se suavizará más allá de un par de años", señala la institución en su informe 'Perspectiva Económica Mundial', presentado este martes en Washington, donde advierte de que las economías avanzadas, que actualmente crecen por encima de su potencial, regresarán a los niveles habituales, por debajo del ritmo anterior a la crisis, frenadas por el envejecimiento de la población y la débil productividad.

De este modo, el FMI considera que, a pesar de que los riesgos al alza y a la baja para la economía se encuentran equilibrados en el corto plazo, más allá de los próximos trimestres apuntan claramente a la baja, incluyendo riesgos como un repentino endurecimiento de la política monetaria, el debilitamiento del respaldo a la globalización económica y las crecientes tensiones comerciales y geopolíticas.

"Una escalada del ciclo de restricciones comerciales y represalias es uno de los riesgos", advierte el FMI, que alerta de que "los primeros disparos en una potencial guerra comercial se han disparado" y apunta que el conflicto podría intensificarse si las políticas fiscales de EEUU impulsan al alza su déficit sin que Europa y Asia reduzcan sus superávits.

De este modo, el FMI lamenta que, mientras el sistema comercial multilateral que surgió tras la Segunda Guerra Mundial y permitió un crecimiento sin precedentes de la economía mundial necesita fortalecerse, en su lugar "está en peligro de ser destrozado".

"La recuperación actual ofrece una ventana de oportunidad para avanzar políticas y reformas que apuntalen la actual mejoría y eleven el crecimiento a medio plazo en beneficio de todos", señala la institución, que reclama poner el foco de las reformas en el fortalecimiento del potencial para un crecimiento mayor y más inclusivo, así como generando los colchones necesarios para amortiguar la próxima recesión, mejorar la resiliciencia del sector financiero y promover la cooperación internacional.

Te puede interesar

Lo más popular