La banca trata de evitar el fondo de rescate de hipotecas, que no convence a los expertos, y busca alternativas para evitar impagos

Una mujer revisa los documentos de una hipoteca.

Getty

La subida de los tipos de interés afectará al negocio bancario y a los clientes, especialmente a quienes tengan hipotecas a tipo variable que verán cómo sus cuotas van subiendo en paralelo al aumento del euríbor, al que están referenciadas la mayoría de estos préstamos. 

Este cambio de escenario era previsible después de unos años con los tipos en negativo, pero ha llegado en un momento económico complicado para los hogares con la subida galopante de la inflación y las turbulencias económicas en el horizonte. 

En este contexto, un aumento de la cuota hipotecaria puede poner en problemas a más de una familia. Por lo que algunas voces han comenzado a poner sobre la mesa la idea de un fondo de rescate para las hipotecas. 

Primero, fue el sindicato UGT el que habló de esta fórmula para tratar de paliar los efectos de la subida del euríbor. Para luego tomar el relevo algunos partidos políticos como ERC. 

¿Qué es el fondo de rescate de las hipotecas? 

?Medidas como un fondo de rescate para las personas que tienen que pagar una hipoteca y que han visto cómo se está disparando el euríbor y los intereses y creo que, en ese sentido, el Gobierno tienen margen para poder continuar ayudando a los ciudadanos? dijo Pepe Álvarez, secretario general de UGT en una entrevista a comienzos de septiembre

No ha sido el único en poner sobre la mesa esta idea. El portavoz de ERC en el Congreso, Gabriel Rufián, también propuso la creación de un fondo de rescate de pensiones para ayudar a las familias que no puedan pagar la cuota hipotecaria.

"Hoy ya hay gente con el mismo miedo que hace diez o quince años a recibir el recibo de la hipoteca, se estima que pueden subir los tipos de interés hasta el 3 o 4 %", aseguró Rufián a mediados de septiembre. 

La subida de tipos de interés da oxígeno a los bancos para acabar el año, pero la duda está ahora en si familias y empresas podrán pagar sus deudas

Una mujer sacando dinero con el teléfono móvil

Aunque las cifras de Rufián están todavía alejadas de la realidad, lo que sí ha ocurrido es una fuerte subida del euríbor frente a los datos de hace un año.  

La media mensual de agosto, que es el último dato publicado a cierre mensual y la referencia real de las hipotecas, se situó en el 1,249%, mientras que la media provisional de septiembre ya está por encima del 2%. Frente a estas cifras, en diciembre de 2021 estaba en el -0,5%.

Las simulaciones hechas por El blog salmón realizadas en un escenario de euríbor + 1% estiman que con estas cifras, una cuota hipotecaria de un préstamo de vivienda por 200.000 euros a 30 años estaría en los 598,38 euros con el tipo de interés de diciembre de 2021. 

Frente a estas cifras, si se toma un tipo de interés al 2% de una hipoteca con las mismas características, la cuota habría ascendido hasta 843,21 euros. 

Los expertos abogan por otro tipo de medidas 

Con la crisis financiera todavía en el recuerdo, los expertos no consideran que un fondo de rescate de hipotecas sea la fórmula adecuada para evitar estos impagos. 

En primer lugar, consideran que la situación es diferente a la ocurrida en la crisis de 2008 con una menor exposición hipotecaria y una mayor presencia de las hipotecas a tipo fijo en el mercado, que no verán modificadas sus cuotas mensuales. 

Por otro lado, un fondo de rescate de las hipotecas planteado para amortiguar la subida de las cuotas en las hipotecas variables genera dudas sobre cómo se aplicaría a las hipotecas fijas o si tendría encaje legal beneficiar a un tipo de hipotecado y no a otro. 

Antoni Cunyat, profesor colaborador de los Estudios de Economía y Empresa de la UOC, en conversación con Business Insider España ponía sobre la mesa que un fondo de rescate que penalizara a aquellos compradores de vivienda que habían planificado las cuotas teniendo en cuenta una posible subida del euríbor no sería la opción más adecuada. 

Cabe recordar, que los bancos deben ofrecer la posibilidad de cambiar la hipoteca de tipo variable a tipo fijo. Este segundo tipo de hipotecas ha sido, tradicionalmente, poco contratado en España, pero que en los últimos años la banca ha promocionado bastante porque en un entorno de tipos negativos, las hipotecas a tipo fijo le salían más a cuenta. 

"Este tipo de topes no tiene sentido y es de legalidad dudosa conforme a la normativa europea. La regulación hipotecaria española siempre ha sido garantista y aún más tras las sentencias y cambios que se han producido desde la crisis", apunta Santiago Carbó, Catedrático de Economía de la Universidad de Granada y director de Estudios Financieros de FUNCAS, preguntado por Business Insider hace unas semanas sobre este tema. 

"Introducir topes a los tipos incrementa la inseguridad legal y no es compatible con los incentivos ¿Qué podría pensar alguien que se acaba de endeudar a tipo fijo? ¿Cuáles son las reglas del mercado? No podemos pensar en productos libres de riesgo cuando incluyen la palabra "variable". Por eso, tres de cada cuatro hipotecas nuevas se están suscribiendo a tipo fijo y aproximadamente la mitad de las existentes son ya a tipo fijo. Un banco siempre prefiere negociar que tener una morosidad a la vista", añade el experto. 

 

La propuesta de la banca

Precisamente, la banca está inmersa en un debate para tratar de buscar una fórmula alternativa a este fondo de rescate hipotecario. Hay que tener en cuenta, que tras la crisis financiera de 2008, la imagen de los bancos salió muy dañada. 

En medio de un gran número de desahucios por impagos hipotecarios, la banca (o como suelen recordar en el sector, las cajas de ahorro) fueron rescatadas con dinero público y esto generó un fuerte malestar en la ciudadanía, que todavía no se ha olvidado. 

En esta ocasión, los bancos buscan encontrar una solución que les resulte beneficiosa, pero sin tener que aceptar una propuesta que les podría perjudicar. 

Una de las propuestas que hay sobre la mesa es la de congelar las cuotas hipotecarias durante 12 meses a hogares con problemas. Esta proposición, que según publican varios medios, surgió de CaixaBank buscaría evitar los impagos de las familias más vulnerables. 

Esta entidad, tras la fusión con Bankia, está participada por el Estado, a través de su brazo financiero, el FROB. 

Aunque hay otras voces que estarían más a favor de negociaciones particulares con los clientes, algo que en anteriores ocasiones no salió tan bien a tenor del gran número de denuncias que encadenó la banca con cláusulas abusivas. Mientras que otros abogan por alternativas más cercanas a las moratorias hipotecarias que se aprobaron durante la pandemia. 

Fuentes del sector recuerdan que los hogares que pueden hipotecarse no son los más pobres, dado que para poder acceder a una compra de vivienda es necesario unas condiciones de ahorro y previsión que no tienen aquellos que están en los percentiles más bajos. Además, apuntan que una fórmula rasa para evitar a subida de tipos sería contraproducente a nivel macroeconómico. 

En este contexto, la incertidumbre es la palabra que marca el futuro tanto de los bancos, como de las familias y la economía en general. 

Te recomendamos