Ford y Volkswagen desmantelan Argo AI, su empresa de robotaxis, por los altos costes

Un coche sin conductor operado por Argo AI en Austin, Texas.

Argo AI/Reuters

  • Ford y Volkswagen han decidido poner fin a su inversión en Argo AI, una empresa dedicada a la conducción autónoma. 
  • Ford ha tomado esta decisión después de perder más de 800 millones de euros en su financiación. Además, Argo ya era incapaz de seducir a nuevos inversores, algo que ha sido crucial en la toma de decisión de ambas marcas.

Como otras empresas dedicadas a los robotaxis, Argo AI ha llegado a su fin. Esta compañía, dedicada a la conducción autónoma, se fundó en 2016 de la mano de Bryan Salesky y Peter Rander, que venían de Google y Uber. Pronto llamó la atención de Ford y Volkswagen, que han sido sus principales inversores.

Según informaTechCrunch, los trabajadores de Argo AI han sido informados esta semana del desmantelamiento de la compañía. Además, se les ha comunicado que parte de la plantilla  empezará a formar parte de Ford y Volkswagen, aunque no se sabe cuántas personas serán. Además, también recibirán una cuantiosa indemnización.

"En coordinación con nuestros accionistas se ha tomado la decisión de que Argo AI no continúe con su misión como empresa. Muchos de los empleados recibirán la oportunidad de continuar trabajando en tecnología de conducción automatizada con Ford o Volkswagen, mientras que el empleo para otros lamentablemente terminará", detalla Argo en un comunicado.

Ford afirma que ha tomado esta decisión por una cuestión puramente estratégica. El grupo ha decidido invertir sus recursos en el desarrollo de sistemas avanzados de asistencia al conductor, con el objetivo de llegar al Nivel 3 de autonomía, y no quiere centrarse en la tecnología de los robotaxis.

Aunque lo cierto es que la inversión de Ford en Argo AI no ha sido muy rentable. La compañía destaca que ha registrado pérdidas con esta inversión. En concreto, ha registrado unas pérdidas netas de cerca de 824 millones de euros en el tercer trimestre del año. 

La mayoría de empresas de robotaxis morirán en menos de 10 años: el golpe en la mesa que puede dar España para imponerse

Un pasajero dentro de un robotaxi.

El CEO de Ford también insinuó que el grupo podría comprar tecnología AV en el futuro, en lugar de desarrollarla internamente. 

Por su parte, Volkswagen también ha decidido abandonar el proyecto y darle un giro a su estrategia. El fabricante alemán destinará sus recursos en desarrollar su unidad de software Cariad para impulsar el desarrollo de la conducción autónoma y altamente automatizada junto con Bosch y, en el futuro, en China con Horizon Robotics.

"El enfoque y la velocidad cuentan, particularmente, cuando se trata del desarrollo de tecnologías futuras", explica el CEO de Volkswagen, Oliver Blume. "Nuestro objetivo es ofrecer a nuestros clientes las funciones más potentes lo antes posible y hacer que nuestro desarrollo sea lo más rentable posible".

Además, ambas compañías han tomado esta decisión por la incapacidad de Argo AI de atraer nuevos inversores, lo que hacía especialmente costoso para Ford y VW seguir financiando el proyecto.

Lo cierto es que la conducción autónoma está en el aire. Compañías como Tesla, que llevaban la AV como bandera en el momento de su creación, siguen sin ponerla en marcha, y cada vez surgen más voces que ponen en duda que en algún momento puedan funcionar sin la ayuda de los humanos. Algo que hace aún más mella teniendo en cuenta el gran desembolso que supone costear esta nueva tecnología. 

Otros artículos interesantes:

Taxis tradicionales versus robotaxis, ¿cuál será el más barato?

La llegada de los robotaxis a España aún no tiene fecha: la legislación ralentiza su puesta en marcha

La utopía de los coches totalmente autónomos: ¿funcionarán algún día sin intervención humana?

Te recomendamos