Esta es la forma correcta de almacenar tomates frescos

  • Los tomates son uno de los alimentos más usados a nivel mundial, pero puede que tengas dudas a la hora de almacenarlos, por lo que desde la famosa revista de cocina y bienestar EatingWell explican cómo hacerlo de forma correcta.
  • Quitar los restos de suciedad, colocarlos con el tallo hacia abajo o no mezclaros con otras frutas y verduras son algunos de los consejos para alargar la vida de tus tomates frescos.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

En ensaladas, con pan, en zumo, al vapor, frito o guisado, el tomate es uno de los alimentos más versátiles que hay, pues pegan con casi todo.

Existen más de 20.000 variedades de tomates en todo el mundo, y es que hasta la mismísima Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda consumirlo regularmente.

Sin embargo, como los utilizas para tantas comidas puede que a veces no sepas ni cómo almacenarlos para que no se te estropeen.

Desde la famosa revista de cocina, recetas y bienestar EatingWell explican cómo hacerlo de forma correcta para alargar la vida de tus tomates frescos.

Estos son los tomates envasados menos recomendables que puedes comprar en el supermercado, según la OCU.

Lo ideal es quitarles todos los restos de suciedad que puedan tener con una servilleta o paño limpio, para así asegurarnos de que no contienen bacterias o gérmenes.

Aunque tu intuición te diga que los tienes que lavar, mejor no le hagas caso por esta vez, pues un poco de humedad podría provocar que el tomate se echase a perder por completo.

Después, procura ponerlos en un plato con el tallo hacia abajo, de manera que no se mezclen con otras frutas y verduras.

¿Por qué? No es porque se lleven mal ni nada por el estilo, sino porque algunas verduras y frutas emiten un gas llamado etileno que acelera el proceso de maduración, por lo que podría disminuir el tiempo de vida de los tomates.

No guardes la leche y los huevos en la puerta de la nevera: así debes ordenar tu frigorífico según una experta.

En cuanto a la razón de por qué debes ponerlos mirando hacia abajo tiene explicación científica. La parte más fuerte del tomate es la del tallo, por lo que es más complicado que se dañe por esa zona.

Finalmente, coloca ese plato en un sitio fresco donde no le dé la luz directamente para que no se pudran. Puedes dejarlos ahí durante unos 5 días aproximadamente.

Sin embargo, si estos están muy verdes y te urge utilizarlos sí que debes dejarlos reposar al sol. De este modo, los tomates madurarán mucho más rápido.

También puedes almacenarlos en la nevera, aunque tienes que tener en cuenta que el sabor y la textura variarán, por lo que serán mucho menos jugosos. El proceso es exactamente el mismo.

6 errores que cometes a la hora de almacenar comida.

Por el contrario, si eres de esas personas que prefieren congelarlos porque consideran que no los vas a usar en los próximos días, su almacenamiento es algo diferente.

Lava y seca los tomates frescos, luego mételos en un recipiente hermético dentro del congelador. Ten en cuenta que solo te durarán unos 3 meses en perfecto estado.

Otra opción es dejarlos preparados para que al descongelarlos el proceso te sea más fácil y rápido. Simplemente quítales la piel, córtalos por la mitad y quítales las semillas.

Utilices el método que utilices, no dejes de consumir este alimento que tiene tantos beneficios como el cuidado de la piel, protege la vista, mejora la circulación sanguínea y evita el estreñimiento.

LEER TAMBIÉN: 6 errores que cometes a la hora de almacenar comida

LEER TAMBIÉN: No guardes la leche y los huevos en la puerta de la nevera: así debes ordenar tu frigorífico según una experta

LEER TAMBIÉN: Estos son los tomates envasados menos recomendables que puedes comprar en el supermercado, según la OCU

VER AHORA: Las acciones de Nvidia se han disparado un 31.000% desde su estreno en bolsa: cuánto habrías ganado exactamente si hubieras invertido 1.000 euros el primer día

    Más:

  1. Alimentación
  2. Hogar
  3. Gastronomía
  4. Consejos
  5. curiosidades
  6. Top