Las formas más seguras de abrazar durante la pandemia (no suponen un riesgo cero, pero lo minimizan al máximo)

Formas más seguras de abrazar en Nochevieja

Clodagh Kilcoyne/Reuters

  • La pandemia por el COVID-19 está costando vidas, salud y tradiciones esenciales como el contacto y los abrazos: un elemento clave en la sociedad y con importantes beneficios.
  • Científicos y expertos han valorado cómo se puede dar un abrazo de forma que el riesgo sea bajo. La forma de eliminarlo por completo: seguir evitándolos.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

La Navidad y el fin de año son periodos de compras de regalos, roscones de Reyes, tradiciones navideñas, felicitaciones... pero están sobre todo marcadas por los reencuentros y las reuniones con familiares y amigos. La pandemia por el coronavirus, que ha dejado más de 50.000 personas fallecidas en España, ha provocado restricciones a estos encuentros y ha roto o limitado muchas costumbres de la vida cotidiana. Una de las más valoradas por la población es la de los abrazos.

En muchos países, y especialmente algunos como España, el abrazo juega un papel destacado en la sociedad. Y, además, se ha demostrado que aporta efectos beneficiosos en las personas: a través de la liberación de hormonas como la oxitocina y la serotonina, los abrazos influyen en la reducción del estrés y la depresión, el aumento del vínculo afectivo y la buena salud mental.

Las alternativas realizadas durante esta pandemia como el saludo con el codo no han evitado el síndrome de 'hambre de piel' que se ha generado en muchas personas, pero han contribuido a ralentizar la propagación del COVID-19

Expertos y científicos coinciden en las recomendaciones de evitar el contacto y en especial los abrazos, ya que el contagio del coronavirus se produce por la expulsión de partículas en acciones como respirar, hablar, gritar, toser y estornudar. 

Lo que pide el corazón, por tanto, lo descarta con razón la cabeza. El riesgo cero viene de suprimir los abrazos, incluso en fechas destacadas. Pero, ¿hay forma de minimizar al máximo el riesgo de contagio?

Formas de dar un abrazo con el mínimo riesgo posible

Para averiguarlo, medios como New York Times o BBC han consultado a científicos y especialistas. Linsey Marr, una de las mayores expertas del mundo en enfermedades transmitidas por el aire, ha analizado modelos matemáticos de un estudio de Hong Kong sobre cómo es el desplazamiento de los virus respiratorios durante un contacto cercano. Su conclusión: el riesgo de exposición durante un breve abrazo puede ser sorprendentemente bajo.

Para ello, y dejando claro que el riesgo nunca será inexistente del todo, hay una serie de medidas que se deben seguir para que el abrazo sea lo más seguro posible.

Qué no se debe hacer

  • No abraces con las caras enfrentadas...
  • ...ni con las mejillas juntas y mirando en el mismo sentido.
  • No estornudes, tosas ni hables. Trata de mantener la respiración durante el abrazo, y en los momentos inmediatamente previos y posteriores.

Qué medidas debes tomar

  • Mantén la mascarilla puesta en todo momento.
  • Lávate las manos antes y después (también puedes lavarte la cara).
  • Abraza mirando en sentido opuesto al de la otra persona, con la cara sobre su hombro.
  • Reduce la duración del abrazo al máximo posible...
  • ...y también su frecuencia: limítalo a los casos especialmente importantes.
  • En el caso de los niños o personas de menor estatura, la exposición es menor con un beso en la parte trasera de la cabeza o un abrazo a la altura de las rodillas o la cintura.

La forma de reducir el riesgo a cero, eso sí, es no hacerlo.

Otros artículos interesantes:

La importancia de los abrazos en plena pandemia y qué alternativas utilizar para mostrar afecto

Llegan los abrazos virtuales: un grupo de investigadores desarrolla un sistema de simulación del tacto para realidad virtual y aumentada

Abrazar vacas para combatir el estrés: la terapia que ha probado Nuria Roca es un lucrativo negocio en otros países

Te recomendamos