La fortuna que tendrán tus hijos si ahorran un poco cada mes desde su infancia

El ahorro desde la infancia que soluciona la vida de tu hijo

Ridofranz-Getty

  • El ahorro sistemático para tu hijo desde pequeño puede suponerle una fortuna años o décadas más tarde y de paso formarle financieramente. 
  • Con la "magia" del interés compuesto hará que esa cantidad mensual o anual a lo largo de años suponga la diferencia en poder adquisitivo con la mayoría de la población. 

Aunque los padres sean ahorradores, no suelen acostumbrar a los hijos a hacer lo mismo, por lo tanto no aprenden los increíbles beneficios que les puede traer si metodizan ciertos hábitos. Ahorrar desde muy tierna infancia puede significar su vida resuelta en unos años.

En otros países es habitual abrir una cuenta para un hijo donde se va incorporando sistemáticamente una cantidad fija e invirtiéndolo sin riesgos. Y es que no hacen falta, porque gracias al interés compuesto y con muchos años por delante, supone que tras haber empezado con cantidades modestas, tu hijo tenga un dineral cuando aún le quedarían años de trabajo. 

Ayudas a tus hijos y te ayudas a ti

Con el ahorro desde niños, sea aportando él aunque sean 25 euros al mes, sea mixto, con una aportación de los padres mensual, o sea como una cuenta abierta para su futuro, logras que tome conciencia no solo de las ventajas en su vida futura, sino en la tuya también. 

A medida que los niños crecen, sus gastos aumentan significativamente. La inversión para tus hijos desde una edad temprana puede ayudar a crear un colchón financiero para afrontar estos gastos.  
Imagina ese momento en que tu hijo, y adolescente o adulto, quiere comprar algo que suponía un gasto ya importante y tú no podrías afrontarlo. Los ahorros de tantos años supondrían la solución y seguramente le quedaría mucho más aún, fruto de tantos años acumulando y con el interés compuesto trabajando. 

La diferencia sobre el interés simple se ve con un ejemplo claro y conciso: Si empiezas a ahorrar con una cantidad inicial de 10.000 euros, a 35 años y con un 10% de rentabilidad, con el simple obtendrías 45.000 euros y con el compuesto, 281.024 euros

Cómo elegir la forma de inversión adecuada

Al ser una forma de inversión a muy largo plazo y comenzando desde tan temprano, no hace falta riesgo alguno. Basta con fondos garantizados con una rentabilidad que supere la inflación (sí, ahora es complicado, pero de tantos años lo normal es que situaciones como las de ahora se den poco tiempo), o una cuenta de ahorro con buena remuneración. Los años harán el trabajo. 

La elección de la forma de inversión adecuada depende de tus objetivos de ahorro y plazo.

  • Cuentas corrientes y depósitos a plazo fijo: Ofrecen seguridad, pero la rentabilidad es limitada debido a las bajas tasas de interés. Son adecuados para ahorros a corto o mediano plazo.
  • Planes de ahorro a largo plazo: Si comienzas temprano, los planes de ahorro que involucran el mercado de valores pueden ser una excelente opción. Invertir en fondos indexados, ETF o acciones individuales a largo plazo puede generar un rendimiento respetable.
  • Cuenta de ahorro para gastos: Ideal para niños mayores que están aprendiendo a manejar su dinero. Estas cuentas permiten que los niños dispongan de una cantidad segura y aprendan a administrarla de manera responsable.

Determina tus objetivos y plazo de inversión

Antes de comenzar a invertir, es fundamental definir tus objetivos de ahorro y el plazo de inversión. ¿Estás ahorrando para el futuro de tus hijos, para gastos próximos o para enseñarles a administrar su dinero? La claridad sobre tus metas te ayudará a elegir la estrategia adecuada.

Sea como fuere, la clave para el éxito en la inversión para tus hijos es la continuidad y la anticipación. Pequeñas contribuciones regulares, incluso de 10 o 25 euros al mes, pueden marcar la diferencia a largo plazo. No es necesario invertir grandes sumas; la constancia es esencial y te sorprenderá el dinero que tendrá tu hijo a los 10, 20, 30 años... La diferencia es exponencial. 

Ahorrando desde niño y puede acabar jubilado millonario

Cuanto antes comiences a ahorrar, mejor. Iniciar un plan de ahorro poco después del nacimiento de tu hijo te da tiempo para acumular un capital significativo. Además, el dinero invertido puede generar interés compuesto, lo que hará crecer tu inversión de manera desproporcionada. Fíjate en el vídeo y verás lo increíble del resultado. 

No obstante, hay otras decisiones vitales como abrir la cuenta de ahorro a tu nombre o a nombre de tu hijo. Cada opción tiene implicaciones fiscales y de propiedad, así que sopesa todo ello, así como los gastos de gestión u otros. 

Descubre más sobre , autor/a de este artículo.

Conoce cómo trabajamos en Business Insider.