Pasar al contenido principal

Esta foto de Trump en su reunión con Boris Johnson resume a la perfección cómo es su relación

Donald Trump y Boris Johnson en un desayuno de trabajo en Biarritz, en el marco de la cumbre del G7.
Donald Trump y Boris Johnson en un desayuno de trabajo en Biarritz, en el marco de la cumbre del G7. NICHOLAS KAMM/AFP/Getty Images
  • El fotógrafo Stefan Rousseau ha capturado un gran momento entre el presidente de EE.UU., Donald Trump, y el primer ministro británico, Boris Johnson, en el segundo día de la cumbre del G7 en Francia, y que resume a la perfección la cercana pero tensa relación que mantienen ambos mandatarios.
  • La imagen muestra cómo Trump y Johnson se encuentran por primera vez desde que este último se convirtiera en primer ministro el pasado mes de julio. Los dos se están señalando con el dedo y riéndose.
  • No es la primera vez que los dos líderes mundiales se señalan, aunque no siempre ha sido de una forma amistosa.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

El presidente Donald Trump se sentó este domingo con el primer ministro británico, Boris Johnson, en el segundo día de la cumbre anual del G7 que está teniendo lugar en Biarritz. Fue una oportunidad para tomar una fotografía de los dos líderes que resume la relación que mantienen desde hace años: cercana y tensa.

El comercio internacional, las amenazas nucleares y los desafíos medioambientales han sido algunos de los temas que han centrado la conversación de los líderes del G7 durante los tres días en los que ha tenido lugar la cumbre.

Esta fotografía, tomada por Stefan Rousseau, muestra cómo Trump y Johnson se reúnen por primera vez desde que este último asumiese el cargo de primer ministro el mes pasado. Los dos aparecen señalándose con el dedo, separados por una mesa, y riéndose.

Leer más: Los asesores de Trump están furiosos por cómo Francia está dirigiendo la cumbre del G7: creen que Macron intenta aislar a Trump

La relación de Trump y Johnson se ha vuelto más cercana en los últimos meses, e incluso el propio Trump saludó al recién electo primer ministro como el "Trump británico". Llegó a decir al The Sun que a él siempre le había "gustado" Johnson, que pensaba que es "un buen tipo" y una persona "muy talentosa".

Pero la relación entre los líderes de dos de las principales economías mundiales no siempre ha sido tan amistosa.

Trump dijo en 2015 que Londres se había convertido en un hervidero de delincuencia por la inmigración e insistió defendiendo mentiras como que la policía evitaba zonas "radicalizadas" de la ciudad porque temían por sus vidas. El entonces candidato a presidente de los EEUU utilizó esta mecha para justificar su propia campaña que pedía impedir la entrada de musulmanes en el país.

Como respuesta, Johnson, que entonces era alcalde de la capital británica, manifestó que Trump era "asombrosamente ignorante" y consideró que no era apto para ser presidente de los EEUU.

"Le invitaría a venir y ver Londres entera, a dar un paseo por la ciudad", dijo entonces. "Pero no quiero exponer a los londinenses al innecesario riesgo de conocer a Donald Trump".

Antes de las elecciones de 2016, Johnson dijo estar "preocupado" con que Trump ganara las presidenciales, y que ser confundido con Trump cuando estuviese en Nueva York fue uno de sus "peores momentos".

"Estaba en Nueva York y algunos fotógrafos intentaban retratarme paseando con mi pareja cuando de repente una niña se acercó a mí y exclamó: "¡Ostras! ¿Es Trump?", explicó Johnson al programa The Agenda de la televisión ITV.

Leer más: China contraataca a Trump con nuevos aranceles a 75.000 millones de dólares en productos estadounidenses

"Fue uno de mis peores momentos".

Pero Johnson ha suavizado su distancia con Trump desde que se convirtió en el líder británico. En una entrevista con Politico en junio, Johnson evitó criticar a Trump, y replicó que era difícil no estar de acuerdo con el análisis del presidente americano sobre la exprimera ministra Theresa May, a la que calificó de "tonta".

Sin embargo, el mandatario británico todavía critica la escalada de la guerra comercial con China. Antes de que comenzara la cumbre del G7, Johnson advirtió que Trump corría el riesgo de ser culpado de una recesión mundial si continuaba este conflicto, y pidió que se rebajaran las tensiones.

"De cualquier modo, quienes apoyan la subida de aranceles corren el riesgo de ser culpados de una recesión en la economía mundial, al margen de que sean realmente culpables o no", adujo Johnson a la prensa el pasado sábado.

Y además