Un fotógrafo ha visitado las ciudades abandonadas de Chernobyl más de 20 veces durante los últimos 25 años y las cautivadoras fotos muestran cómo se ha detenido el tiempo

"Los edificios se deterioran y dejan paso a la naturaleza", cuenta David McMillan, el fotógrafo, a Business Insider
"Los edificios se deterioran y dejan paso a la naturaleza", cuenta David McMillan, el fotógrafo, a Business Insider
Courtesy of David McMillan/Business Insider

Courtesy of David McMillan/Business Insider

  • El 26 de abril de 1986, una explosión nuclear en una central nuclear de Chernobyl, cuando todavía era parte de la Unión Soviética, provocó una nube radioactiva que se esparció por ciertas partes de Europa.
  • El accidente está considerado como el peor desastre nuclear de la historia. 
  • Cerca de 350.000 personas fueron evacuadas del área de efecto de la planta nuclear conocida como zona de exclusión y tuvieron muy poco tiempo para prepararse dejando toda su vida atrás. 
  • Como resultado, muchos hogares, lugares de trabajo y colegios se mantienen como los dejaron los residentes en 1986. 
  • El fotógrafo canadiense de origen escocés, David McMillan ha visitado las zonas abandonadas y contaminadas dentro de la zona de exclusión, incluyendo la ciudad de Pripyat, Ucrania, más de 20 veces a lo largo de 25 años. 
  • El resultado de sus fotografías se puede encontrar en un libro que ha publicado recientemente: "Growth and Decay: Pripyat and the Chernobyl Exclusion Zone."
  • Las fotografías muestran cómo el tiempo se ha detenido tras la marca de los residentes tras la explosión en 1986, que quedó completamente vacía, que únicamente pudieron llevarse lo que tenían puesto. 
  • "No nos es posible imaginar lo que significa dejar todo atrás", cuenta McMillan a Business Insider. 
  • Las fotografías también muestra que ocurre con un lugar que no está habitado por el hombre. 
  • Mira las cautivadoras fotos de McMillan
  • Más historias en Business Insider

El fotógrafo David McMillan cuenta a Business Insider que el creció durante la Guera Fría, cuando las tensiones entre Estados Unidos y la Unión Soviética presagiaban una guerra nuclear

Barco hundido en el río Pripyat, Chernobyl, 1998.
Barco hundido en el río Pripyat, Chernobyl, 1998.
Courtesy of David McMillan

Courtesy of David McMillan

Fuente: History

"Todavía tengo ese tipo de miedo" recuerda McMillan sobre haber crecido durante ese periodo

Guardería, Pripyat, 2011.
Guardería, Pripyat, 2011.
Courtesy of David McMillan

Courtesy of David McMillan

 

Dijo que estaba preocupado acerca del rol que las armas nucleares podían haber jugado en la guerra política

Aula, Pueblo de Shipelicki, 1995.
Aula, Pueblo de Shipelicki, 1995.
Courtesy of David McMillan

Courtesy of David McMillan

 

El 26 de abril de 1986 explotó un reactor de la central nuclear de Chernobyl esparciendo partículas tóxicas radioactivas por Europa

Poblado, 1995.
Poblado, 1995.
Courtesy of David McMillan

Courtesy of David McMillan

Fuente: Business Insider

Cerca de 250 personas fueron evacuadas y la mayoría tuvo que dejar atrás sus hogares, trabajos y pertenencias

Auditorio de un colegio, Pripyat, 2008.
Auditorio de un colegio, Pripyat, 2008.
Courtesy of David McMillan

Courtesy of David McMillan

Fuente: Business Insider

En los años posteriores al desastre, McMillan comentó que estaba al tanto de todas las noticias relacionadas y en cierto momento decidió que tenía que comprobarlo por sí mismo

Una clase de ciencia con un árbol, Pripyat, 2009.
Una clase de ciencia con un árbol, Pripyat, 2009.
Courtesy of David McMillan

Courtesy of David McMillan

 

Como fotógrafo estaba preocupado por el medio ambiente", puntualiza McMillan. "Era el sitio obvio al que había que ir"

Puertas de acceso al lugar de descanso de una guardería, Pripyat, 2004.
Puertas de acceso al lugar de descanso de una guardería, Pripyat, 2004.
Courtesy of David McMillan

Courtesy of David McMillan

 

Se lanzó a la zona de exclusión que está permanentemente contaminada para ver las consecuencias del desastre nuclear

Cancha de baloncesto, Pripyat, 2007.
Cancha de baloncesto, Pripyat, 2007.
Courtesy of David McMillan

Courtesy of David McMillan

 

"Ha sido una experiencia" McMillan said. "No fue una guerra, por supuesto — fue un accidente — pero quería ver que ocurriría en el resto del mundo si esto volviese a suceder"

Un muro de cristal roto en el gimnasio del colegio, 2006.
Un muro de cristal roto en el gimnasio del colegio, 2006.
Courtesy of David McMillan

Courtesy of David McMillan

 

Cuenta que fue por primera vez a la zona de exclusión de Chernobyl en 1994, seis años después del desastre nuclear

Vestuario de un gimnasio, Pripyat, 2004.
Vestuario de un gimnasio, Pripyat, 2004.
Courtesy of David McMillan

Courtesy of David McMillan

 

Empezó su viaje buscando personas que le ayudasen a entrar obteniendo una visa, ya que en ese momento era indispensable para acceder a Ucrania

Símbolo político de la pueblo, 1998.
Símbolo político de la pueblo, 1998.
Courtesy of David McMillan

Courtesy of David McMillan

 

"Lo más difícil fue encontrar a alguien que conociera a alguien en la zona de exclusión", nos cuenta McMillan.

Busto de Lenin, 1998.
Busto de Lenin, 1998.
Courtesy of David McMillan

Courtesy of David McMillan

 

Finalmente contacto con un hombre que vivía en Kiev, la capital de ucraniana, a más o menos 150 kilómetros de la zona de exclusión, que accedió a dejarlo pasar por una tarifa

Gimnasio verde, Pripyat, 2009.
Gimnasio verde, Pripyat, 2009.
Courtesy of David McMillan

Courtesy of David McMillan

 

Durante ese primer viaje estuvo 5 días con un conductor y un interprete que le permitieron fotografiar todo lo que quiso

Mural, pasillo de la escuela, Pripyat, 2003.
Mural, pasillo de la escuela, Pripyat, 2003.
Courtesy of David McMillan

Courtesy of David McMillan

 

Muchas de las fotografías están tomadas en la ciudad de Pripyat, Ucrania, una ciudad que está a más o menos 5 kilómetros al noroeste de la central nuclear

Camino en Pripyat, 1996.
Camino en Pripyat, 1996.
Courtesy of David McMillan

Courtesy of David McMillan

 

"La ciudad fue el hogar de 50.000 personas y la mayoría trabajaban en la planta"

Interior de una iglesia, 1998.
Interior de una iglesia, 1998.
Courtesy of David McMillan

Courtesy of David McMillan

Fuente: Atlas Obscura

"La media de edad de la población de la ciudad estaba entre los 26 y los 27 años"

Un caballo de juguete en la guardería, Pripyat, 1998.
Un caballo de juguete en la guardería, Pripyat, 1998.
Courtesy of David McMillan

Courtesy of David McMillan

Fuente: Atlas Obscura

"Había muchas guarderías, hospitales, colegios y zonas de entretenimiento como piscinas y cines"

Escalera, entrada al Palacio de la Cultura, Pripyat, 1998.
Escalera, entrada al Palacio de la Cultura, Pripyat, 1998.
Courtesy of David McMillan

Courtesy of David McMillan

Fuente: Atlas Obscura

"Estaba considerada como una ciudad modelo dentro de la Unión Soviética", matiza McMillan. "La gente quería vivir aquí"

Puerta del baño de la guardería, Pripyat, 2000.
Puerta del baño de la guardería, Pripyat, 2000.
Courtesy of David McMillan

Courtesy of David McMillan

 

"Ahora estos lugares están abandonados, deteriorados y continúan contaminados y Pripyat es uno de los lugares donde es imposible vivir"

Esquina de un aula, Pripyat, 1998.
Esquina de un aula, Pripyat, 1998.
Courtesy of David McMillan

Courtesy of David McMillan

 

"Nada podría ser rescatado", dice McMillan. "Está todo perdido"

Columpios, Pripyat, 2002.
Columpios, Pripyat, 2002.
Courtesy of David McMillan

Courtesy of David McMillan

 

Las fotografías muestran cómo de rápido fueron evacuadas las personas tras la explosión en 1986

Guardería con un árbol, Pripyat, 2012.
Guardería con un árbol, Pripyat, 2012.
Courtesy of David McMillan

Courtesy of David McMillan

 

McMillan cuenta que dejaron atrás muebles, mascotas, documentos y esas personas fueron llevadas a otras ciudades

Documentos de pacientes, Hospital, Pripyat, 2002.
Documentos de pacientes, Hospital, Pripyat, 2002.
Courtesy of David McMillan

Courtesy of David McMillan

Fuente: History

"Tuvieron que empezar prácticamente de cero"

Gimnasio escolar con árbol y barra de equilibrio, 2006.
Gimnasio escolar con árbol y barra de equilibrio, 2006.
Courtesy of David McMillan

Courtesy of David McMillan

 

"Algunos edificios todavía se estaban construyendo cuando ocurrió el accidente y nunca se utilizaron"

Cancha de baloncesto, Pripyat, 1994.
Cancha de baloncesto, Pripyat, 1994.
Courtesy of David McMillan

Courtesy of David McMillan

 

"Se construyó una noria amarilla para el 1 de mayo, un festivo importante para la Unión Soviética, y se terminó el 26 de abril. Nunca se usó"

Noria, Pripyat, 1994.
Noria, Pripyat, 1994.
Courtesy of David McMillan

Courtesy of David McMillan

Fuente: Business Insider

La solitaria noria amarilla es una de las muchas localizaciones a las que McMillan regresó y fotografío de nuevo en sus más de 20 viajes durante los últimos 25 años

Noria, Pripyat, 2007.
Noria, Pripyat, 2007.
Courtesy of David McMillan

Courtesy of David McMillan

 

"No volví con la intención de volver a tomar las mismas fotografías en diferentes años, pero eso simplemente comenzó a suceder"

Mural cerca de la guardería, Pripyat, 1998.
Mural cerca de la guardería, Pripyat, 1998.
Courtesy of David McMillan

Courtesy of David McMillan

 

Tras su primera visita se quedó con la sensación de que todavía quedaba mucho por hacer

Mural cerca de la guardería, Pripyat, 2006.
Mural cerca de la guardería, Pripyat, 2006.
Courtesy of David McMillan

Courtesy of David McMillan

 

"Igual era interesante comparar las zonas tras el paso de los años"

Cuadrilátero, Palacio de la Cultura, Pripyat, 1996.
Cuadrilátero, Palacio de la Cultura, Pripyat, 1996.
Courtesy of David McMillan

Courtesy of David McMillan

 

Con cada visita, los sitios que frecuentaba decayeron aún más. "Las cosas se deterioran muy rápido", apunta McMillan

Cuadriátero, Palacio de la Cultura Pripyat, 2012.
Cuadriátero, Palacio de la Cultura Pripyat, 2012.
Courtesy of David McMillan

Courtesy of David McMillan

 

Un ejemplo sorprendente son la serie de fotos tomadas en la escalera de una guardería donde están una serie de banderas que representaban a los países de la Unión Soviética

Banderas en la escalera de la guardería Pripyat, 1994.
Banderas en la escalera de la guardería Pripyat, 1994.
Courtesy of David McMillan

Courtesy of David McMillan

 

"Con el paso de los años, las banderas se cayeron y se dañaron"

Banderas en la escalera de la guardería Pripyat, 1994.
Banderas en la escalera de la guardería Pripyat, 1994.
Courtesy of David McMillan

Courtesy of David McMillan

 

La Unión Soviética de derrumbó en 1991, cinco años después del desastre nuclear de Chernobyl

Banderas en las escaleras de una guardería, Pripyat, 2008.
Banderas en las escaleras de una guardería, Pripyat, 2008.
Courtesy of David McMillan

Courtesy of David McMillan

Fuente: History

Una foto tomada en 2012: las banderas ya no son reconocibles, the flags are no longer recognizable.

Banderas en la escalera de una guardería, Pripyat, 2012.
Banderas en la escalera de una guardería, Pripyat, 2012.
Courtesy of David McMillan

Courtesy of David McMillan

 

Otro símbolo de la historia soviética de Pripyat tomada por McMillan en 1997 es un retrato de Vladimir Lenin, el fundador del Partido Comunista Ruso

Retrato de Lenin, Pripyat, 1997.
Retrato de Lenin, Pripyat, 1997.
Courtesy of David McMillan

Courtesy of David McMillan

Fuente: Britannica

El retrato está irreconocible en una foto tomada en 2009

Retrato de Lenin, Pripyat, 2009.
Retrato de Lenin, Pripyat, 2009.
Courtesy of David McMillan

Courtesy of David McMillan

 

Otras fotos muestran la cantidad de instalaciones que tenían los habitantes de Pripyat como por ejemplo, las piscinas

Piscina, Pripyat, 1996.
Piscina, Pripyat, 1996.
Courtesy of David McMillan

Courtesy of David McMillan

 

Una foto tomada siete años más tarde muestra la piscina completamente deteriorada y sin agua

Piscina, Pripyat, 2003.
Piscina, Pripyat, 2003.
Courtesy of David McMillan

Courtesy of David McMillan

 

"Con el tiempo, la vegetación toma el control"

Coches de coche Pripyat, 1994.
Coches de coche Pripyat, 1994.
Courtesy of David McMillan

Courtesy of David McMillan

 

"Los edificios se deterioran y dejan paso a la naturaleza", cuenta David McMillan, a Business Insider

Coches de coche, Pripyat, 2008.
Coches de coche, Pripyat, 2008.
Courtesy of David McMillan

Courtesy of David McMillan

 

"Tenía más miedo a que los edificios se cayeran mientras exploraba la zona que al peligro que suponía radiación"

Taquillas de la guardería, Pripyat, 2012.
Taquillas de la guardería, Pripyat, 2012.
Courtesy of David McMillan

Courtesy of David McMillan

 

"Hay muchos edificios que no tendrás claro si estás dentro o fuera"

Librería, Pripyat, 2012.
Librería, Pripyat, 2012.
Courtesy of David McMillan

Courtesy of David McMillan

 

"Probablemente han pasado años desde la última vez que alguien caminó por estos edificios"

Vista de la central nuclear desde un tejado de Pripyat, 1994.
Vista de la central nuclear desde un tejado de Pripyat, 1994.
Courtesy of David McMillan

Courtesy of David McMillan

 

Dejando a los "ilegales" que vienen en la zona de exclusión, nadie se adentra en este área

Vista de la central nuclear desde un tejado de Pripyat, 2011.
Vista de la central nuclear desde un tejado de Pripyat, 2011.
Courtesy of David McMillan

Courtesy of David McMillan

 

"Desde 2010, la zona de exclusión de Chernobyl se ha convertido en desafortunado destino turístico. Los visitantes vienen en autobús"

Figuras de plastilina, Pripyat, 1995.
Figuras de plastilina, Pripyat, 1995.
Courtesy of David McMillan

Courtesy of David McMillan

Fuente: The Guardian

McMillan cuenta que ellos son traídos por pequeñas empresas de turismo

Figuras de plastilina, Pripyat, 2009.
Figuras de plastilina, Pripyat, 2009.
Courtesy of David McMillan

Courtesy of David McMillan

 

"Y el tour no les lleva a sitios que no están considerados seguros"

 Estanterías y juguetes, guardería, Pripyat, 1997.
Estanterías y juguetes, guardería, Pripyat, 1997.
Courtesy of David McMillan

Courtesy of David McMillan

 

"La idea de hacer turístico Chernobyl es extraña, aunque también he de decir que yo estoy aquí de una manera poco convencional"

 Estanterías y juguetes, guardería, Pripyat, 2011.
Estanterías y juguetes, guardería, Pripyat, 2011.
Courtesy of David McMillan

Courtesy of David McMillan

 

"La gente está con sus teléfonos sacándose selfies", cuenta McMillan.

Pasillo de colegio, Pripyat, 2004.
Pasillo de colegio, Pripyat, 2004.
Courtesy of David McMillan

Courtesy of David McMillan

 

"Los turistas pagan una tarifa por entrar"

Pasillo de colegio, Pripyat, 2006.
Pasillo de colegio, Pripyat, 2006.
Courtesy of David McMillan

Courtesy of David McMillan

 

"Mucha gente quiere venir a verlo y esto se ha convertido en una fuente de ingresos para otros"

Entrada a una clase, Pripyat, 1994.
Entrada a una clase, Pripyat, 1994.
Courtesy of David McMillan

Courtesy of David McMillan

 

Los niveles de radiación no detienen las visitas de los turistas

Entrada a una clase, Pripyat, 2005.
Entrada a una clase, Pripyat, 2005.
Courtesy of David McMillan

Courtesy of David McMillan

 

Tampoco detienen a McMillan que afirmó no tener ningún problema de salud tras pasar tanto tiempo en la zona de exclusión

Habitación amarilla, Pripyat, 1994.
Habitación amarilla, Pripyat, 1994.
Courtesy of David McMillan

Courtesy of David McMillan

 

"Por lo que sé, estoy bien" afirma McMillan.

Habitación amarilla, Pripyat, 2005.
Habitación amarilla, Pripyat, 2005.
Courtesy of David McMillan

Courtesy of David McMillan

 

"He aprendido muchísimo de la experiencia viajando y fotografiando lo que quedaba de la sociedad en la zona"

Aula de música, guardería, Pripyat, 1995.
Aula de música, guardería, Pripyat, 1995.
Courtesy of David McMillan

Courtesy of David McMillan

 

"Te sientes agradecido por la vida que tienes" culmina McMillan

Aula de música, guardería, Pripyat, 2009.
Aula de música, guardería, Pripyat, 2009.
Courtesy of David McMillan

Courtesy of David McMillan

 

VER AHORA: Manuel Terroba, CEO de BMW Ibérica: “La capacidad de conectarnos y comunicarnos con el cliente a través del coche será fundamental”