Pasar al contenido principal

Estas 19 fotos hechas desde el espacio revelan los efectos visibles del cambio climático

A satellite view of Paradise, California, on November 8, 2018 as a wildfire tears though the town.
Una vista satelital de Paradise, California, el 8 de noviembre de 2018 mientras un incendio arrasa la ciudad. NASA Earth Observatory

NASA Earth Observatory

  • La Tierra se ha calentado, de media, un grado centígrado a lo largo del siglo pasado debido a las emisiones de gases de efecto invernadero que atrapan el calor en el planeta.
  • Las consecuencias son cada vez más visibles en la Tierra e incluso desde el espacio.
  • Julio de 2019 ha sido el mes más caluroso jamás registrado. Este verano, grandes áreas del Ártico se han visto envueltas en llamas.
  • Un reciente informe de Naciones Unidas señala que el nivel del mar podría ser casi un metro más alto en 2100 debido al calentamiento de los océanos y la fusión de los glaciares.
  • Así es como se ve todo desde arriba.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

Las noticias del frente climático han sido terribles este año.

El dióxido de carbono en la atmósfera alcanzó su mayor concentración registrada en la historia en mayo: 415 partes por millón. Cuantos más gases de efecto invernadero emitamos, más se calienta el planeta y más experimentamos eventos climáticos extremos y, a menudo, mortales.

Muchos de estos desastres son tan devastadores que se pueden observar desde el espacio.

Solo en 2019, los satélites captaron imágenes del noreste de los Estados Unidos siendo devorado por un evento de vórtice polar, las olas de calor mortales consecutivas que ha sufrido Europa y los incendios forestales que se extendieron por California y partes de Rusia, Groenlandia y Canadá. Las fotos desde el espacio también muestran cómo los glaciares antárticos y árticos se están derritiendo a velocidades sin precedentes: la extensión del mar Ártico es actualmente la segunda más pequeña desde 1979.

Estas 19 imágenes muestran cómo se ve nuestro planeta desde lejos.

Leer más: 27 influencers que están liderando la lucha contra el cambio climático

Cada mes de septiembre, el hielo marino del Ártico alcanza su extensión mínima. Desde la década de 1980, ese mínimo ha disminuido en aproximadamente un 13% por década.

Every September, Arctic sea ice hits its minimum extent. Since the 1980s, that minimum has decreased by about 13% per decade.
El mínimo de verano del hielo marino del Ártico en 2015 fue de 1.810.401,69 km cuadrados por debajo del promedio de 1981-2010, que se muestra como una línea de oro en esta representación de un análisis de la NASA. NASA via Reuters

En 1979, el hielo marino del Ártico se extendió por alrededor de 7 millones de kilómetros cuadrados. Para el mes pasado, la extensión había caído a los 4,3 millones de kilómetros cuadrados.

Según datos de la NASA, la cifra de este año ha empatado al 2007 como la de segunda extensión de hielo marino más baja registrada. El peor año sigue siendo 2012, cuando el hielo se redujo a menos de 2,6 millones de kilómetros cuadrados.

El declive se está acelerando. Investigadores de la Agencia Espacial Europea han advertido que la tasa actual de emisiones de carbono implica que podríamos ver un Ártico sin hielo en solo décadas.

El Paso del Noroeste, una ruta marítima que conecta el Atlántico Norte y el Pacífico, a menudo se bloquea con hielo marino, pero en agosto de 2016 casi ni tenía hielo.

The Northwest Passage, a sea route that connects the North Atlantic and Pacific Oceans, is often choked with sea ice, but in August 2016, it was nearly ice-free.
Una imagen satelital del 6 de agosto de 2016 del Pasaje del Noroeste Canadiense. Jeff Schmaltz/NASA

El Ártico se está calentando dos veces más rápido que el resto del planeta, por lo que hay una sección del paso del Noroeste que ha estado abierta casi todos los años desde 2007.

La capa de hielo de Groenlandia se está derritiendo seis veces más rápido de lo que lo hacía en la década de 1980.

Greenland's ice sheet is melting six times faster than it was in the 1980s.
En julio de 2012, una enorme isla de hielo se liberó del glaciar Petermann en el noroeste de Groenlandia. NASA Goddard

Un estudio de abril estimó que la capa de hielo de Groenlandia se está desprendiendo de unos 286.000 millones de toneladas de hielo al año. Solo en 2012, Groenlandia perdió más de 400.000 millones de toneladas de hielo.

Hace dos décadas, el promedio anual era de solo 50.000 millones.

El derretimiento de la Antártida también se está acelerando. En la década de 1980, la Antártida perdió 40 mil millones de toneladas de hielo al año. En la última década, ese número ha aumentado a una media de 252 mil millones de toneladas por año.

Antarctica's melting is also speeding up. In the 1980s, Antarctica lost 40 billion tons of ice annually. In the last decade, that number jumped to an average of 252 billion tons per year.
Una vista aérea de una plataforma de hielo en la Antártida occidental derramando icebergs. NASA Goddard

Junto con la capa de hielo de Groenlandia, la Antártida contiene más del 99% del agua dulce del mundo, según el Centro Nacional de Datos de Nieve y Hielo de los Estados Unidos.

Si las capas de hielo de la Antártida y Groenlandia se derritieran, esto provocaría que los niveles del mar subieran más de 60 metros.

El derretimiento de los glaciares, junto con el calentamiento de los océanos (porque el agua, como la mayoría de las cosas, se expande cuando se calienta), representa una grave amenaza para las comunidades costeras en forma de mares en ascenso.

Researchers' predictions about coming sea-level rise are getting more accurate — and scarier. Estimates suggest the world's oceans could rise 3 feet by 2100.
A March 2016 satellite view of the eastern part of the Sundarbans in Bangladesh shows seasonally flooded river basins. European Space Agency

En los últimos 150 años, los niveles mundiales del mar han aumentado alrededor de 15 centímetros. Según un reciente informe de las Naciones Unidas, se espera que el nivel del mar aumente alrededor de 1 metros para finales de siglo.

El informe descubrió que para fines de siglo, los mares más altos y las inundaciones podrían desplazar o afectar a 680 millones de personas que viven en zonas costeras bajas, junto con 65 millones de ciudadanos de pequeños estados insulares.

El aumento del nivel del mar también eleva el riesgo de inundaciones durante las mareas altas y las marejadas ciclónicas.

Sea-level rise also increases the risk of flooding during high tides and storm surges.
El huracán Florence se puede ver en el Océano Atlántico en esta imagen de la NASA capturada por el astronauta Ricky Arnold en la Estación Espacial Internacional, 10 de septiembre de 2018. NASA via Getty Images

Durante los huracanes y las tormentas tropicales, los fuertes vientos causan mareas de tormenta mortales y destructivas, un aumento anormal del nivel del mar por encima de la altura normal de la marea.

A medida que el nivel del mar sube en todo el mundo, aumenta la cantidad de inundaciones que pueden provocar las tormentas.

En septiembre, el huracán Dorian azotó las Bahamas con una tormenta de categoría 5. Con velocidades de viento sostenidas de 297 kmh, Dorian trajo hasta 7 metros de marejada ciclónica en algunas áreas.

El cambio climático también parece estar haciendo que los huracanes sean más húmedos y más lentos.

Climate change also appears to be making hurricanes wetter and more sluggish.
Una imagen satelital del 8 de septiembre de 2017 de tres huracanes simultáneos: Katia (izquierda), Irma (centro) y José (derecha). NOAA

NOAA

El calentamiento hace que los huracanes se fortalezcan y causen más devastación de lo que lo harían de otra manera porque el aire más cálido retiene más vapor de agua, lo que permite que las tormentas tropicales desaten más precipitaciones.

El cambio climático también está causando que los huracanes se muevan más lentamente: en los últimos 70 años más o menos, la velocidad de los huracanes y las tormentas tropicales se ha desacelerado aproximadamente un 10% de media, según un estudio de 2018.

El huracán Dorian ha sido un excelente ejemplo de esta tendencia: después de tocar tierra, la tormenta se detuvo en las Bahamas durante 24 horas, arrojando 76,2 cm de lluvia y causando inundaciones devastadoras.

Hurricane Dorian was a prime example of this trend: After it made landfall, the storm stalled over the Bahamas for 24 hours, dumping 30 inches of rain and causing devastating flooding.
Una imagen satelital del GOES-16 tomada el 1 de septiembre de 2019 muestra el huracán Dorian agitándose sobre el Océano Atlántico. NOAA via AP

Dorian no ha sido el único huracán que se ha detenido en los últimos años. En 2018, el huracán Florence se cernió sobre una pequeña región de Carolina del Norte durante más de 50 horas. El año anterior, el huracán Harvey se quedó en el área de Houston durante dos días, hundiendo la ciudad con más de 152 cm de lluvia y causando daños estimados en 112.000 millones de euros.

El aumento de las temperaturas también puede estar relacionado con capturas de clima frío más frecuentes como la que golpeó a EE. UU. en enero.

Rising temperatures may also be linked to more frequent cold-weather snaps like the one that hit the US in January.
NOAA/Handout via Reuters

En general, un vórtice polar es el término para la masa de aire frío a baja presión que circula en la estratosfera sobre el Ártico y la Antártida.

Cuando la circulación del vórtice polar se debilita, las oleadas de aire helado se dispersan y se desplazan hacia el sur. El aire helado es transportado por la corriente en chorro, una corriente de viento que se extiende alrededor del hemisferio norte y divide las masas de aire en la región polar de las más al sur.

Pero el cambio climático puede estar alterando la corriente en chorro. Debido a que las temperaturas están aumentando en el Ártico al doble de la tasa del resto del planeta, la diferencia entre las temperaturas en el Polo Norte y los continentes en las latitudes más bajas está disminuyendo. Menos disparidad en las temperaturas significa menos diferencia entre los niveles de presión del aire, lo que debilita la corriente en chorro. Eso puede hacer que la corriente en chorro tome caminos más largos y menos directos.

Si la corriente en chorro se desvía lo suficiente, eso puede interrumpir el flujo natural del vórtice polar.

La frecuencia de los eventos de vórtice polar en invierno ha aumentado hasta un 140% en las últimas cuatro décadas, según un estudio de 2017.

The frequency of winter polar-vortex events has increased by up to 140% over the past four decades, a 2017 study found.
Un vórtice polar golpea el sur de EE. UU. en noviembre de 2014. Getty Images

El vórtice polar de enero obligó a 84 millones de estadounidenses en el medio oeste y la costa este de Estados Unidos a lidiar con temperaturas bajo cero. Algunas zonas de Minnesota y Wisconsin vieron temperaturas de frío tan bajas como menos 10 grados centígrados.

Los picos de temperatura también están relacionados con un mayor riesgo de incendios forestales. Este año, columnas de humo que envolvieron partes de Rusia y Groenlandia fueron lo suficientemente grandes como para verse desde el espacio.

Temperature spikes are also linked to higher wildfire risk. This year, plumes of smoke that engulfed parts of Russia and Greenland were big enough to see from space.
Los incendios forestales se desataronn cerca de Batagay, en el distrito de la República Sakha de Rusia, el 11 de junio de 2019. Pierre Markuse/Flickr

More than 5,4 millones de hectáreas de Siberia se quemaron entre junio y agosto. En total, el Servicio de Monitoreo de la Atmósfera de Copérnico de la Unión Europea dijo que su equipo observó más de 100 incendios intensos y duraderos en el Círculo Polar Ártico este verano.

Los incendios también se propagaron por partes de Columbia Británica, Canadá y Alaska. Este año, se han quemado casi 1 millón de hectáreas de bosque de Alaska. En junio y julio, las columnas del incendio del Lago de los Cisnes envolvieron Anchorage.

 

Los incendios forestales individuales no se pueden vincular directamente con el cambio climático, pero el calentamiento acelerado aumenta su probabilidad, tamaño y frecuencia.

Individual wildfires can't be directly linked to climate change, but accelerated warming increases their likelihood, size, and frequency.
Swan Lake, ubicado a 8 km al noreste de Sterling, Alaska, se incendió el 29 de junio de 2019. Pierre Markuse/Flickr

"El cambio climático, con el aumento de las temperaturas y los cambios en los patrones de precipitación, está amplificando el riesgo de incendios forestales y prolongando la temporada", escribió la Organización Meteorológica Mundial.

Esto se debe a que el calentamiento hace que la capa de nieve del invierno se derrita antes, y el aire más caliente absorbe la humedad de los árboles y el suelo, lo que lleva a una tierra más seca. La disminución de las precipitaciones también genera bosques secos que son propensos a la quema.

Esa tendencia al calentamiento es cada vez más evidente. Este año está en camino de ser el tercero más caliente registrado a nivel mundial, según Climate Central.

That warming trend is becoming more and more apparent. This year is on pace to be the third hottest on record globally, according to Climate Central.
Parte de la tundra en los Territorios del Noroeste de Canadá, ubicada justo al este de Alaska, arde en 2014. Peter Griffith/NASA

Julio ha sido el mes más caluroso jamás registrado. Mientras tanto, el mes anterior, fue el junio más caluroso de la historia de la Tierra, con temperaturas de casi 20 grados Fahrenheit por encima de la media.

Los tres años más calurosos han sido 2016, 2015, y 2017.

En Estados Unidos, los grandes incendios forestales ahora queman más del doble de extensión que en 1970, probablemente debido al cambio climático.

In the US, large wildfires now burn more than twice the area they did in 1970, likely due to climate change.
Imagen satelital infrarroja de onda corta del incendio de Kincade cerca de Healdsburg, California, 27 de octubre de 2019. Satellite image ©2019 Maxar Technologies

El incendio de Kincade, en la foto de arriba, quemó más de 30.000 hectáreas entre el 23 de octubre y el 6 de noviembre.

"No importa cuánto lo intentemos, los incendios seguirán creciendo y la razón es realmente clara", ha indicado el climatólogo Park Williams al Centro para el Clima y la Vida de la Universidad de Columbia (Estados Unidos). "El clima está dirigiendo el programa en términos de lo que arde".

En el oeste de Estados Unidos la temporada media de incendios forestales es 78 días más larga que hace 50 años, según el Centro de Soluciones Climáticas y Energéticas.

In the western US, the average wildfire season is 78 days longer than it was 50 years ago, according to the Center for Climate and Energy Solutions.
El incendio de Kincade en el condado de Sonoma, California, visto por el satélite GOES West de NOAA el 24 de octubre de 2019. NOAA

"Verdaderamente estamos viendo que esa ventana se expande, no solo más temprano en primavera sino también más tarde en otoño a medida que las cosas se mantienen más secas, durante más tiempo", comenta Leah Quinn-Davidson, asesora de incendios del condado de Humboldt, California, a Business Insider. "Estamos en un punto de crisis".

En California en concreto, la zona del estado que se quema por incendios forestales cada año ha aumentado más de cinco veces desde 1972, según un estudio reciente.

In California specifically, the portion of the state that burns from wildfires every year has increased more than five-fold since 1972, a recent study found.

Nueve de los 10 incendios más grandes en la historia del estado han ocurrido desde el año 2003.

Además de los incendios forestales, el aumento de las temperaturas provoca que las olas de calor extremo sean más frecuentes. Europa ha sido golpeada por olas de calor letales consecutivas durante el verano.

In addition to wildfires, rising temperatures make extreme heat waves more frequent. Europe was hit by back-to-back deadly heat waves over the summer.
Las fotos satelitales de la provincia sueca de Skåne muestran la diferencia entre julio de 2017 (izquierda) y julio de 2018 (derecha). Rymdstyrelsen / Google / ESA

Solo en Francia, 1.435 muertes han estado relacionadas con el par de olas de calor que han azotado Europa en junio y julio. Según la agencia meteorológica nacional de Francia, la cantidad de olas de calor en el país se ha duplicado en los últimos 34 años y se esperan que se duplique nuevamente para 2050.

Un estudio realizado por investigadores de la organización World Weather Attribution concluyó que el cambio climático ha hecho que esas olas de calor sean al menos cinco veces más probables.

"Cada ola de calor que ocurre hoy en Europa se hace más probable e intensa por el cambio climático inducido por el hombre", escribieron los científicos en julio.

La frecuencia y la gravedad de las sequías también está aumentando.

The frequency and severity of droughts are increasing, too.
Dos imágenes capturadas por un satélite NOAA el 30 de junio y el 6 de agosto de 2018 muestran el dorado de Europa occidental después de varias semanas de clima cálido y seco. NOAA

El verano pasado, algunas zonas de Inglaterra, Francia y Alemania enfrentaron una de las peores sequías en décadas.

Los modelos de la NASA predicen que las sequías se volverán más comunes y extremas a medida que aumenten las temperaturas. Esto podría provocar escasez de alimentos y agua y, en consecuencia, conflictos entre las personas que compiten por recursos limitados.

Las sequías también exacerban el riesgo de incendios forestales, ya que los suelos resecos y la vegetación seca se queman más fácilmente.

Los lagos y embalses de todo el mundo también se están secando, ya que las tasas de evaporación se disparan cuando las temperaturas suben.

Lakes and reservoirs around the globe are also drying up, since evaporation rates skyrocket when temperatures climb.
Las imágenes de satélite de la NASA de lado a lado muestran que el lago Mead se está reduciendo: la imagen izquierda se tomó el 16 de mayo de 1984 y la derecha el 25 de mayo de 2016. NASA Earth Observatory

El nivel del agua en el lago Mead de Estados Unidos se ha reducido 41 metros entre 1984 y 2016. Muchos agricultores estadounidenses, así como algunas ciudades de Arizona, Nevada, California y México, dependen del agua del lago (que proviene de la nieve derretida en Las Montañas Rocosas).

Una proyección de 24 meses publicada en 2018 por la Oficina de Recuperación de EE. UU. ha revelado que los niveles de agua del embalse apenas bordean el umbral de 328 metros. Una caída por debajo de ese nivel desencadenaría una declaración de escasez federal y recortes de uso obligatorios. Actualmente, el lago Mead tiene 330 metros de altura.

Otros lagos de todo el mundo también se están reduciendo. El lago Urmia de Irán tiene actualmente el 10% de su tamaño máximo, y el lago Poopó en Bolivia ha desaparecido por completo.

Y además