Pasar al contenido principal

Estas impactantes fotos muestran la devastación causada por los incendios sin precedentes en la selva del Amazonas

La selva amazónica está ardiendo a un ritmo récord: El Amazonas brasileño ha sufrido más de 74.000 incendios este año, frente a los 40.000 del año pasado.
La selva amazónica está ardiendo a un ritmo récord: El Amazonas brasileño ha sufrido más de 74.000 incendios este año, frente a los 40.000 del año pasado. Bruno Kelly/Reuters
  • La selva amazónica está ardiendo a un ritmo récord: La Amazonia brasileña ha sufrido más de 74.000 incendios este año, mientras que el total del año pasado fue de unos 40.000.
  • Cerca de 10.000 de los incendios de 2019 han comenzado en las últimas semanas.
  • Algunos de estos incendios fueron iniciados principalmente por propietarios de explotaciones agrícolas y madereras que pretendían utilizar las tierras amazónicas para fines industriales. Sin embargo, una vez que las llamas comienzan a arder, las temperaturas cálidas y las condiciones secas debido al cambio climático provocan que las llamas se propaguen cada vez con mayor rapidez.
  • Estas fotos muestran la extensión de la devastación de los incendios.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

Desde el 15 de agosto, se han declarado más de 9.500 incendios forestales en todo Brasil, principalmente en la cuenca de la selva amazónica. El estado más grande de Brasil, el Amazonas, ha declarado el estado de emergencia. El humo de los recientes incendios se ha extendido a lo largo de miles de kilómetros durante esta semana, llegando a oscurecer el cielo de São Paulo el pasado lunes.

En lo que va de año, los científicos han documentado más de 74.000 incendios en Brasil, casi el doble de los cerca de 40.000 incendios registrados en 2018. La oleada marca un aumento del 83% en los incendios forestales con respecto al mismo período de 2018, según un informe del Instituto Nacional de Investigaciones Espaciales de Brasil.

Como la mayor selva tropical del mundo, el Amazonas juega un papel crucial a la hora de mantener a raya los niveles de dióxido de carbono de nuestro planeta. Las plantas y los árboles absorben dióxido de carbono y liberan oxígeno al aire en su proceso de fotosíntesis. Por eso, el Amazonas, que tiene una superficie de 2,1 millones de kilómetros cuadrados, es conocido como el "pulmón del planeta": El bosque produce el 20% del oxígeno de la atmósfera de nuestro planeta.

Leer más: Esto es lo que puedes hacer para ayudar a salvar el Amazonas, en grave peligro por los incendios

Si desaparece una gran parte del Amazonas, se podría desencadenar una "catástrofe", en la que el Amazonas se trasformaría en un hábitat similar al de la sabana y, en el proceso, liberaría 140.000 millones de toneladas de dióxido de carbono a la atmósfera.

Estas fotos muestran el aspecto de la catástrofe en el Amazonas.

El mapa de abajo muestra todos los incendios que han sido declarados en Brasil desde el 13 de agosto de 2019.

El siguiente mapa muestra todos los incendios que han comenzado en Brasil desde el 13 de agosto de 2019.
Cortesía de Global Forest Watch

Courtesy of Global Forest Watch

Fuente: Instituto Nacional de Investigaciones Espaciales de Brasil, Global Forest Watch

Los satélites de la NASA también han detectado los numerosos incendios que asolan la región occidental de la Amazonia brasileña.

NASA satellites have also spotted the many fires raging in the western Brazilian Amazon.
NASA

Según Reuters, partes de la selva huelen a barbacoa

Un área de la selva amazónica cerca de Humaita, Brasil, arde el 17 de agosto de 2019.
Un área de la selva amazónica cerca de Humaita, Brasil, arde el 17 de agosto de 2019. Ueslei Marcelino/Reuters

Fuentes: Queimadas, Reuters

Los incendios están directamente relacionados con la deforestación, ya que los propietarios de las tierras a veces queman árboles para dejar espacio a los pastos para el ganado y los campos de cultivo.

Un área de la selva amazónica cerca de Humaita, Brasil, en llamas el 14 de agosto de 2019.
Un área de la selva amazónica cerca de Humaita, Brasil, en llamas el 14 de agosto de 2019. Ueslei Marcelino/Reuters

El mes de julio marcó un nuevo récord en la deforestación de la Amazonia en un solo mes: La Amazonia se redujo en 1.345 kilómetros cuadrados.

Un área de la selva amazónica cerca de Humaita, Brasil, arde el 14 de agosto de 2019.
Un área de la selva amazónica cerca de Humaita, Brasil, arde el 14 de agosto de 2019. Ueslei Marcelino/Reuters

Eso es casi el doble del tamaño de la ciudad de Nueva York.

El humo se cierne sobre un incendio en la selva amazónica cerca de Porto Velho el 21 de agosto de 2019.
El humo se cierne sobre un incendio en la selva amazónica cerca de Porto Velho el 21 de agosto de 2019. Ueslei Marcelino/Reuters

Los datos de los satélites brasileños indican que en julio se talaron unos tres campos de fútbol de árboles de la Amazonia por minuto.

Esta imagen por satélite de Maxar Technologies del 15 de agosto de 2019 muestra una vista detallada de un incendio al suroeste de Porto Velho, Brasil.
Esta imagen por satélite de Maxar Technologies del 15 de agosto de 2019 muestra una vista detallada de un incendio al suroeste de Porto Velho, Brasil. Maxar Technologies/AP

Fuente: Terra Brasilis

Durante la estación seca del Amazonas, las llamas también pueden encenderse a partir de fuentes naturales, como los rayos.

Humo sobre un incendio en la selva amazónica cerca de Porto Velho el 21 de agosto de 2019.
Humo sobre un incendio en la selva amazónica cerca de Porto Velho el 21 de agosto de 2019. Ueslei Marcelino/Reuters

Normalmente, la temporada seca se extiende de julio a octubre, alcanzando su punto máximo a finales de septiembre. El tiempo más húmedo durante el resto del año minimiza el riesgo de incendios.

En Iranduba, estado de Amazonas, Brasil, el 20 de agosto de 2019, un tramo de selva amazónica se quema al ser despejado por madereros y agricultores.
En Iranduba, estado de Amazonas, Brasil, el 20 de agosto de 2019, un tramo de selva amazónica se quema al ser despejado por madereros y agricultores. REUTERS/Bruno Kelly

Pero el aumento de las temperaturas y las condiciones cada vez más secas ligadas al cambio climático hacen más fácil que estos incendios, tanto los naturales como los provocados intencionadamente, se descontrolen.

El humo se cierne sobre un incendio en la selva amazónica cerca de Porto Velho el 21 de agosto de 2019
El humo se cierne sobre un incendio en la selva amazónica cerca de Porto Velho el 21 de agosto de 2019. Ueslei Marcelino/Reuters

Ese calor adicional y la sequedad permiten que las llamas se expandan más de lo que podrían haberlo hecho de otra manera.

El humo se cierne sobre un incendio en la selva amazónica cerca de Porto Velho el 21 de agosto de 2019
El humo se cierne sobre un incendio en la selva amazónica cerca de Porto Velho el 21 de agosto de 2019 Ueslei Marcelino/Reuters

En total, las llamas de los últimos días han generado una capa de humo de aproximadamente 3,2 millones de kilómetros cuadrados de ancho

Una imagen de satélite de la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica (NOAA) muestra partes de la selva amazónica occidental en llamas, 12 de agosto de 2019.
Una imagen de satélite de la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica (NOAA) muestra partes de la selva amazónica occidental en llamas, 12 de agosto de 2019. NOAA

Hasta el lunes, las columnas de humo se habían extendido desde la parte occidental del estado de Amazonas hasta los estados cercanos de Pará y Mato Grosso, e incluso habían oscurecido el sol en São Paulo, una ciudad a más de 3.000 kilómetros de distancia.

En Sao Paulo, Brasil, se aprecia un cielo oscurecido debido a la nube de humo de los incendios forestales en el Amazonas, a miles de kilómetros de distancia, el 19 de agosto de 2019.
En Sao Paulo, Brasil, se aprecia un cielo oscurecido debido a la nube de humo de los incendios forestales en el Amazonas, a miles de kilómetros de distancia, el 19 de agosto de 2019. Andre Lucas/Getty

La selva amazónica es una fuente de soporte vital para nuestro planeta, ya que sus plantas y árboles producen el 20% del oxígeno del mundo.

Un área de la selva amazónica cerca de Humaita, Brasil, arde el 17 de agosto de 2019.
Un área de la selva amazónica cerca de Humaita, Brasil, arde el 17 de agosto de 2019. Ueslei Marcelino/Reuters

Fuente: BBC

Pero si una parte importante de la Amazonia se quema o se tala, podría superarse un punto de inflexión que llevaría a su desaparición total e irreversible.

El humo consume el aire sobre un incendio en la selva amazónica cerca de Porto Velho el 21 de agosto de 2019.
El humo consume el aire sobre un incendio en la selva amazónica cerca de Porto Velho el 21 de agosto de 2019. Ueslei Marcelino/Reuters

En ese escenario la selva tropical se convertiría en un hábitat similar al de la sabana africana.

Un área deforestada cerca de Novo Progresso, en el norteño estado brasileño de Pará, el 15 de septiembre de 2009.
Un área deforestada cerca de Novo Progresso, en el norteño estado brasileño de Pará, el 15 de septiembre de 2009. AP Photo/Andre Penner

Esto significaría un desastre para la flora y la fauna de la Amazonia, por supuesto, y también llevaría a la liberación de 140.000 millones de toneladas de dióxido de carbono acumulado.

That would spell disaster for Amazonian flora and fauna, of course, and it would also lead to the release of 140 billion tons of stored carbon dioxide.
This November 17, 2014 photo shows the four stages of land management on a big cattle farm in the Brazilian Amazon: cleared land that was recently burned, a grassy pasture waiting for cattle, burning forest, and native forest that will eventually meet the Ricardo Funari/Getty

Ese CO2 calentaría aún más el planeta. Una vez que se inicie este proceso, el bosque quedaría "fuera del alcance de cualquier intervención humana o remordimiento posterior", según señala The Intercept.

Un tramo de selva amazónica se quema durante la tala por parte de madereros y agricultores en Novo Airao, estado de Amazonas, Brasil, el 21 de agosto de 2019.
Un tramo de selva amazónica se quema durante la tala por parte de madereros y agricultores en Novo Airao, estado de Amazonas, Brasil, el 21 de agosto de 2019. Bruno Kelly/Reuters

Bruno Kelly/Reuters

Fuente: The Intercept

Brasil controla la mayor parte del Amazonas. Pero el presidente brasileño, Jair Bolsonaro, ha indicado que la protección de la selva tropical no es una de sus principales prioridades.

El presidente brasileño Jair Bolsonaro habla en el Palacio de Planalto en Brasilia, el 20 de agosto de 2019.
El presidente brasileño Jair Bolsonaro habla en el Palacio de Planalto en Brasilia, el 20 de agosto de 2019. Adriano Machado/Reuters

Fuente: Business Insider

Bolsonaro respalda proyectos de desarrollo como una carretera y una central hidroeléctrica en el Amazonas.

La luz del sol se refleja en el lago de la presa hidroeléctrica Samuel, en un área de la selva amazónica cerca de Porto Velho, el 21 de agosto de 2019.
La luz del sol se refleja en el lago de la presa hidroeléctrica Samuel, en un área de la selva amazónica cerca de Porto Velho, el 21 de agosto de 2019. Ueslei Marcelino/Reuters

Su administración también ha recortado las incautaciones de madera talada ilegalmente. En 2018, el gobierno brasileño se incautó de 25.000 metros cúbicos de madera ilegal. Pero hasta el 15 de mayo de 2019, los organismos del Gobierno de Bolsonaro sólo habían confiscado 40 metros cúbicos, según informa Pacific Standard.

Un agente de la policía medioambiental de Brasil camina sobre montones de troncos que fueron extraídos ilegalmente de la selva amazónica en Viseu, estado de Pará, el 26 de septiembre de 2013.
Un agente de la policía medioambiental de Brasil camina sobre montones de troncos que fueron extraídos ilegalmente de la selva amazónica en Viseu, estado de Pará, el 26 de septiembre de 2013. Ricardo Morales/Reuters

Fuente: Pacific Standard

 

Entre enero y mayo, el Gobierno de Bolsonaro también ha reducido el número de multas por deforestación y minería ilegal (un 34% menos que en el mismo período de 2018) y ha disminuido el control de las actividades ilegales en la selva tropical.

Un hombre trabaja en una zona en llamas de la selva amazónica mientras los madereros y agricultores de Iranduba, estado de Amazonas, la limpian.
Un hombre trabaja en una zona en llamas de la selva amazónica mientras los madereros y agricultores de Iranduba, estado de Amazonas, la limpian. Bruno Kelly / Reuters

Bruno Kelly / Reuters

Cuando Reuters le preguntó a Bolsonaro sobre los incendios sin precedentes en Brasil, él dijo que es una época del año en la que los agricultores hacen fuego a propósito para desbrozar la tierra - un ciclo de tala y quema que se denomina "queimada".

Un tramo de selva amazónica se quema al ser talado por madereros y agricultores en Novo Airao, estado de Amazonas, Brasil, el 21 de agosto de 2019.
Un tramo de selva amazónica se quema al ser talado por madereros y agricultores en Novo Airao, estado de Amazonas, Brasil, el 21 de agosto de 2019. Bruno Kelly/Reuters

Bruno Kelly/Reuters

Fuente: Reuters

Bolsonaro también ha sugerido -sin pruebas- que las ONG están provocando los incendios para dañar su reputación.

Bolsonaro also suggested — without evidence — that non-governmental organizations are setting the fires to damage his reputation.
REUTERS/Bruno Kelly/SERGIO LIMA/AFP/Getty Images/Business Insider

Fuente: Reuters

Y además