Tras años en clase turista, tomé mi primer vuelo de larga distancia en clase 'business': estas son 10 cosas sorprendentes sobre el viaje en avión más glamuroso de mi vida

Insider's author was surprised by business-class perks like hot towels and lie-flat beds on her long-haul flight.
Monica Humphries/Insider
  • En junio, embarqué en clase business en un vuelo de Air New Zealand de Los Ángeles a Auckland (Nueva Zelanda).
  • Era la primera vez que viajaba en clase preferente y, durante las 13 horas de vuelo, no dejé de sorprenderme.
  • El servicio de cena del vuelo parecía de alta cocina, y me sorprendió el servicio de desayunos.

A principios de este verano, me embarqué en el que sin duda fue el viaje en avión más glamuroso de mi vida: un vuelo en clase business de Air New Zealand. Durante las 13 horas que duró el viaje, me encontré con sorpresas constantes.

The author in her business-class seat on an Air New Zealand long-haul flight.

El pasado mes de junio viajé miles de kilómetros desde mi casa en Denver (Colorado) hasta Auckland (Nueva Zelanda).

El viaje en avión de larga distancia, que partió de mi conexión en Los Ángeles y aterrizó en Auckland (Nueva Zelanda), fue uno de los vuelos más largos de mi vida, con una duración de 13 horas. Y también fue el más glamuroso.

El vuelo de Air New Zealand fue la primera vez que me sentaba en clase preferente. Antes del viaje, sólo había volado en clase turista. Me sentí mimada por las muchas ventajas que conlleva sentarse en clase preferente. 

'Business Insider' recibió una tarifa de prensa para el vuelo de ida y vuelta a Auckland (Nueva Zelanda). 

Las sorpresas empezaron incluso antes de subir al avión: mi billete de primera clase incluía acceso a una sala VIP del aeropuerto.

El bar de la sala VIP de Star Alliance en el Aeropuerto Internacional de Los Ángeles.

Antes de emprender el vuelo de 13 horas, me enteré de que mi billete de clase preferente también me daba acceso a la sala VIP de Star Alliance en el aeropuerto de Los Ángeles.

La sala del aeropuerto, destinada a los viajeros internacionales de primera clase y de negocios, así como a algunos titulares de tarjetas de crédito, fue otra experiencia nueva. Antes de aterrizar en el aeropuerto, nunca había pisado una sala VIP.

Por suerte, tuve una escala de 7 horas en Los Ángeles para descubrir todas sus ventajas inesperadas. Me pasé horas probando todo lo que caía en mis manos, incluido un humeante tazón de ramen.

También me sorprendió encontrar alcohol gratis en cada esquina, y me tranquilizó saber que había un representante de Air New Zealand en la sala que me informaba de los vuelos para que no tuviera que preocuparme de perderme ningún anuncio. 

Me pareció un lujo, además de ser mucho más agradable que las puertas de embarque y los restaurantes de los aeropuertos en los que suelo acampar durante las escalas. 

Cuando llegó la hora de embarcar, por primera vez fui una de las primeras personas en subir al avión.

Insider's author entered a nearly empty jet bridge when she boarded the Air New Zealand flight.

Con el estómago lleno, salí de la sala VIP del aeropuerto, cogí mi maleta de mano y me abrí paso entre la multitud de gente que esperaba para embarcar en el vuelo. 

En mi puerta de embarque, pasé junto a familias y parejas que esperaban a que llamaran a sus grupos de embarque mientras mi grupo era bienvenido para subir al avión. 

Llegué a la entrada del puente de mando, escaneé mi tarjeta de embarque y me uní a las otras 2 docenas de pasajeros de clase business, que es la versión de primera clase de la aerolínea. Juntos fuimos de los primeros pasajeros del avión. 

Para alguien que sólo se ha sentado en clase turista, embarcar en primera fue una experiencia totalmente nueva. Suelo ser una de las últimas personas en subir al avión y estoy acostumbrada a buscar el poco espacio que hay para el equipaje en los compartimentos superiores y a moverme por los estrechos pasillos de la cabina turista.

Pero como había menos gente, la cabina de clase preferente parecía más espaciosa. Además, disponía de mucho espacio para guardar todas mis pertenencias sin preocuparme de que me dijeran que tenía que facturar una maleta en la puerta de embarque. 

Sabía que debía esperar más espacio en la clase business, pero mi asiento superó mis sueños aéreos.

La sección de clase 'business' de los aviones Boeing 777-300ER de Air New Zealand.

Creo que una de las mayores ventajas de volar en clase business en vuelos de larga distancia es todo el espacio extra. 

En clase turista, estoy acostumbrada a asientos estrechos que se reclinan un poco, pero que me impiden ponerme cómoda o quedarme dormida.

Pero incluso con la expectativa de un asiento más grande y con más espacio, me sorprendió lo espacioso que me pareció el asiento en mi vuelo con Air New Zealand. Delante de mí había un reposapiés en el que, con 1,70 metros de estatura, podía estirar las piernas. También utilicé este espacio para guardar mi mochila. 

Gasté mis millas para volar en la lujosa clase 'business' de Emirates: disfruté de una comida de varios platos, me relajé en el bar a bordo y aprendí que la mejora de asiento merece la pena

También me pareció que la bandeja era más grande que cualquiera de las que había visto en clase turista. Pero quizás la mayor ventaja de mi asiento era que no se reclinaba unos centímetros como los asientos de clase turista.

En su lugar, tenía 4 botones para experimentar con el movimiento de mi asiento hacia delante y hacia atrás, y para tumbarme completamente, que usaría más tarde, cuando llegara la hora de dormir. 

Una vez en el avión, y antes de que la clase turista hubiera terminado de embarcar, ya estaba bebiendo champán.

A glass of Champagne at the author's business-class seat.

Al embarcar en el avión, una azafata me preguntó si quería una copa de champán o algo para beber antes del despegue.

Estoy acostumbrada a que una azafata sonriente me entregue una toallita desinfectante al embarcar, no una copa de burbujas. 

Acepté encantada. Poco después, otra azafata vino con una bandeja de frutos secos tostados. Enseguida me di cuenta de que en este vuelo nunca tendría hambre ni sed.

También me di cuenta de que los tentempiés que llevaba en la mochila no serían necesarios. En vez de eso, formaba parte del grupo que suelo envidiar: los viajeros de primera clase que tienen espacio, tentempiés y un sinfín de bebidas alcohólicas para disfrutar en su viaje en avión. Era una experiencia emocionante y pensaba aprovechar todas las ventajas. 

En mi asiento me esperaba una bolsa con provisiones para un vuelo de larga distancia.

Each passenger received a bag of toiletries on the flight.

No me sorprendió ver una manta y una almohada esperándome en mi asiento, ya que había tenido lo mismo en clase turista antes. Pero me encantó encontrar una bolsa con artículos de aseo gratuitos.

La bolsa morada contenía un cepillo de dientes, pasta de dientes, enjuague bucal, tapones para los oídos, un antifaz, bálsamo labial, loción, un bolígrafo y un par de calcetines.

Mientras me untaba los labios con el bálsamo de Ashley & Co. Lip Punch, me preguntaba cuánto costaba el tubo. Más tarde me enteré de que cuesta 15 dólares (13,8 euros) y la loción Soothe Tube cuesta 25 dólares (23,2 euros). 

Estos pequeños detalles añadieron un toque de lujo al vuelo y me resultaron muy útiles cuando me di cuenta de que me había dejado la pasta de dientes en el fondo de la maleta de mano. 

Creía que la cortesía de las aerolíneas significaba no quitarse nunca los zapatos. Pero antes de que el avión saliera del puente de mando, me di cuenta de que casi todos los pasajeros de la clase preferente ya se los habían quitado.

The two passengers across from the author had their shoes off shortly after boarding the flight.

Después de hacer inventario de todas las cosas gratis en mi asiento, me di cuenta de que casi todo el mundo a mi alrededor llevaba los zapatos quitados y los calcetines de rayas moradas y negras de cortesía puestos.

Me quedé estupefacta. Siempre sigo algunas normas de etiqueta en el avión, como ceder los 2 reposabrazos a la persona del asiento del medio. Y la primera de mi lista es no quitarme los zapatos: nadie quiere oler a pies apestosos. 

 

Sin embargo, sucumbí a la presión de los compañeros, dejé de lado mis normas y me descalcé. Entre la duración del vuelo y el hecho de tener más espacio en la clase business, me sentí menos culpable al quitarme los zapatos, cosa que no estoy segura de haber hecho en clase turista.  

Los auxiliares de vuelo ofrecieron toallas calientes a los pasajeros varias veces durante el vuelo.

An Air New Zealand flight attendant passed out warm towels to business-class travelers.

Después de quitarme los zapatos, examinar mis artículos de aseo y acomodarme en mi asiento, las azafatas recorrieron la cabina presentándose y ofreciendo a cada pasajero una toalla caliente. 

Pocas veces en mi vida he recibido una toalla caliente, así que miré a mis compañeros en busca de pistas sobre cómo usarla correctamente. 

La gente que me rodeaba se limpiaba la cara, el cuello y las manos, y yo seguía su ejemplo. 

Me sentí mimada al usar la toalla y pensé que era una forma relajante de empezar el vuelo.

Más tarde, después de una siesta, las azafatas vinieron con otra toalla caliente antes de servir el desayuno. Esta vez me pasé la toalla por la cara con confianza. El calor cubrió mi piel y me sentí fresca y preparada para la mañana. 

La cena no estaba envuelta en papel de aluminio ni venía con cubiertos de plástico. En lugar de eso, me sirvieron una comida de restaurante de 3 platos.

The author's first-course on her Air New Zealand flight.

Cuando llegó la hora de la cena, mi primera comida del vuelo, me entregaron en el asiento un menú con opciones para la comida de 3 platos inspirada en ingredientes neozelandeses. El menú incluía salmón curado con remolacha, pollo escalfado y helado de trufa y chocolate. 

Los auxiliares de vuelo iniciaron el servicio de la cena colocando una servilleta de tela sobre mi bandeja y dejando un juego de cubiertos de metal. Rápidamente me di cuenta de que esta comida iba a ser mejor que cualquier otra comida de avión que haya probado.

En anteriores vuelos de larga distancia, como vegetariana, me habían dado una opción en bandeja. La comida solía estar empaquetada y servida con cubiertos de plástico.

Así que los cubiertos en mi asiento ya establecían una diferencia drástica. A continuación, me ofrecieron mantequilla, aceite de oliva y sal y pimienta. Después de los condimentos, las azafatas se pasearon con una cesta de pan caliente de masa madre y ajo. 

Entonces llegó el primer plato. Yo opté por una comida pescetariana, así que me sirvieron hojas de olivo rellenas. A continuación, el plato principal era bacalao de Alaska con salsa de azafrán y, de postre, una tarta de chocolate. 

La comida era rica y saciante. Por su aspecto y sabor, pensé que podría servirse en un buen restaurante y no en una cabina de avión.

Los asientos reclinables de la clase preferente disponen de una opción de bajada.

After dinner, flight attendants stopped at each seat to convert it into a bed.

Nuestro vuelo era un vuelo nocturno. Salimos de Los Ángeles por la noche y teníamos previsto aterrizar en Auckland de madrugada. 

Una vez terminada la cena, los pasajeros se retiraron lentamente al baño para refrescarse antes de acostarse. Me dirigí al baño para lavarme los dientes y la cara. Cuando terminé, una azafata había convertido mi asiento en una cama. 

Una de las principales ventajas de la clase business en los vuelos de larga distancia de Air New Zealand es que los asientos se transforman en camas reclinables. 

Un auxiliar de vuelo pulsa unos botones que convierten el asiento vertical en una cama horizontal. A continuación, añaden un cubrecolchón, una manta y una almohada. Por último, retiran los cinturones de seguridad y comprueban con cada pasajero si desea alguna bebida, tentempié o artículo antes de apagar las luces de la cabina.

 

La transición de la cena al sueño no supuso ningún esfuerzo para los pasajeros. Cuando cogí mi antifaz, sabía que las probabilidades de dormirme eran altas. Rara vez tengo esa confianza cuando estoy sentada en un avión en clase turista. 

Y efectivamente, dormí unas 5 horas en la cómoda cama. Me desperté con el olor del café caliente y el desayuno.

Antes de comer, me retiré al cuarto de baño. Cuando salí, mi cama se había convertido de nuevo en un asiento. Parecía magia, aunque sabía que era el resultado del trabajo de los auxiliares de vuelo

Al final del vuelo, sentí que conocía a mis auxiliares de vuelo.

An Air New Zealand flight attendant prepares for passengers to board the plane.

Antes de que nuestro avión saliera del puente de mando, ya iba conociendo a los auxiliares de vuelo. Se paraban en cada asiento para confirmar el pedido de cena del pasajero y presentarse.

Aunque en el pasado me había encontrado con muchos auxiliares de vuelo acogedores, esta era la primera vez que viajaba en un vuelo en el que todos intercambiaban sus nombres.

Al final del vuelo de larga distancia, todos nos tuteábamos y compartíamos recomendaciones para nuestros próximos viajes. 

Como había menos pasajeros en clase preferente y el mismo número de auxiliares de vuelo que en clase turista, pudimos estrechar lazos mucho más de lo que esperaba. 

Después de 13 horas de vuelo, pensé que rogaría a las azafatas que me dejaran bajar del avión. Pero medio día en clase preferente fue incluso mejor de lo que imaginaba.

The author in her business-class seat.

Cuando nuestro avión tocó tierra de nuevo, no estaba lista para desembarcar. En lugar de eso, podría haber pasado otro día en la glamurosa cabina.

Como viajera de bajo presupuesto, las posibilidades de volver a volar en clase preferente son escasas, así que disfruté de cada momento en mi asiento reclinable y aprecié cada gota de champán. 

Espero poder volver a disfrutar de la cabina premium en algún momento de mi vida; como mínimo, llevaré mi neceser en cualquier futuro vuelo en clase turista para repetir una pequeña parte de la experiencia.

Otros artículos interesantes:

Así es como la compañía aérea Emirates prepara 225.000 comidas al día con especialidades de cada región en la que vas a aterrizar

He entrado en un exclusivo spa de primera clase de un Airbus A380 de Emirates y he comprobado por qué los ricos pagan una pequeña fortuna por vivir bien a 10.000 metros de altura

He volado 15 horas en clase 'business' y no creo que pueda volver a hacer un vuelo largo en clase económica: así ha sido mi experiencia

Te recomendamos