La fuerte subida del precio del combustible amenaza la vuelta a beneficios de las aerolíneas

Un avión de Iberia aterriza en el aeropuerto de Barajas, Madrid.
Un avión de Iberia aterriza en el aeropuerto de Barajas, Madrid.
Paul Hanna

Reuters

  • Tras 18 meses con baja demanda, las aerolíneas se enfrentan ahora a otro gran reto: el incremento del precio del petróleo. 
  • Los transportistas se ven afectados por la duplicación del coste del combustible para aviones en el último año, que ya alcanza los 647 euros por tonelada métrica.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

Con la fuerte subida del precio del combustible, la recuperación de la industria aérea tras 18 meses de restricciones a los viajes parece cada vez más lenta.

Las aerolíneas están cada vez más preocupadas por sus costes después de que esta semana el precio del crudo haya alcanzado su nivel más alto en 7 años.

El precio del combustible para aviones se ha duplicado hasta alcanzar los casi 750 dólares (647 euros) por tonelada métrica en el último año, según datos de la Asociación Internacional de Transporte Aéreo y Platts de los que informa Financial Times.

Normalmente, las compañías aéreas intentan repercutir el aumento de los costes en los pasajeros subiendo el precio de los billetes, pero la demanda sigue siendo irregular –aún muy por debajo de los niveles previos a la pandemia– y la incertidumbre sigue reinando.

Poco a poco pero vuelven: así retoman BBVA, Telefónica, Microsoft, KPMG y otras grandes empresas sus viajes corporativos tras la pandemia

Para gestionar su exposición a estas fluctuaciones, las aerolíneas se cubren con contratos a largo plazo que cubren períodos de hasta 24 meses por los que adquieren el combustible a bajo precio en el mercado de futuros y consiguen garantizar sus necesidades de carburante durante gran parte del año. 

Tal como menciona el mismo medio, muchas de estas empresas se ven ahora más expuestas de lo normal tras renunciar el año pasado a cubrir sus futuras necesidades de combustible por el colapso del precio del petróleo.

Por esta misma razón, la aerolínea de bajo coste Ryanair perdió 300 millones de euros en su ejercicio fiscal de 2020 tras haber empleado un alto nivel de cobertura en ese periodo.

IAG –matriz de Iberia, British Airways, Vueling y Aer Lingus– registró una pérdida de 1.781 millones de euros el año pasado por la suspensión de la contabilidad de coberturas para derivados de combustible.

Otra que prevé pérdidas para lo que queda de año es Delta Air Lines, que ve cómo esta subida en el precio del petróleo va a acabar con la buena racha de los últimos 2 trimestres.

Por su parte, easyJet es una de las compañías aéreas que sigue cubriendo una parte importante de su combustible: la aerolínea ha fijado precios de 500 dólares (431 euros) por tonelada métrica para el 55% de sus necesidades de combustible previstas para 2022.

Según Johan Lundgren, director de easyJet, esto les posiciona en un buen lugar si se compara con el resto de compañías.

Otros artículos interesantes:

Universal Hydrogen empezará a probar el hidrógeno en aviones de pasajeros

Asientos que repelen virus y bacterias: la alternativa de las aerolíneas para reducir el tiempo y los costes de la limpieza exhaustiva que ha instaurado el COVID

La pandemia da alas al negocio de carga de las aerolíneas y Amazon entra en el juego

Te recomendamos