La fuga masiva de dinero del bitcoin aún puede suponer una gran volatilidad en el corto plazo: su recorrido a futuro capta el interés de algunos expertos

Una persona camina con el logo de bitcoin detras
REUTERS/Anton Vaganov

La tormenta de las criptomonedas no ha terminado y los expertos empiezan a trazar los objetivos que pueden esperarse en el medio plazo.

El desplome del bitcoin y las ventas masivas han tenido continuidad en los últimos días, después de que las autoridades de China y Estados Unidos se posicionaran para endurecer la regulación y el cumplimiento de los impuestos sobre las criptomonedas.

La criptodivisa de referencia llegó a desplomarse un 16% adicional, por debajo de los 31.000 dólares, según los datos de Coin Metrics. Mientras, consiguió cerrar ese gap a la baja para situarse por encima de los 36.000 dólares. La volatilidad ha llegado para quedarse. 

La reciente ola de ventas supone un cambio importante para el entorno de las criptomonedas, que parecía que estaban ganando terreno entre los principales bancos de Wall Street y las empresas cotizadas en bolsa. Este mes, sin embargo, el bitcoin se ha visto afectado por una serie de titulares negativos de los principales inversores influyentes y reguladores.

El CEO de Tesla, Elon Musk, que ayudó a alimentar el sentimiento alcista cuando su compañía gastó 1.500 millones de dólares en bitcoins, asestó un golpe a principios de este mes cuando anunció que la firma de vehículos eléctricos había suspendido el pago de los coches de la compañía utilizando la criptomoneda por preocupaciones medioambientales.

Posteriormente, Musk envió mensajes contradictorios sobre su exposición al bitcoin, lo que habría implicado que Tesla pudo haber vendido sus participaciones, solo para aclarar más tarde que no lo había hecho.

El problema, teniendo en cuenta el telón de fondo, es que cada vez hay más expertos que se sienten poco atraídos con respecto al bitcoin. "La clase de activos sigue siendo muy volátil, con un potencial de movimientos de precios significativos como resultado de un solo tweet o un comentario en las redes sociales", comenta Stephanie Price, analista de CIBC, en una nota distribuida a sus clientes.

Un informe de JPMorgan muestra a su vez que los grandes inversores institucionales están abandonando el bitcoin en favor del oro. Una noticia que planteó algunas dudas sobre el apoyo institucional a la criptomoneda. Algo fundamental para que se siga cimentando una tendencia alcista para el activo en el largo plazo.

Mientras, las criptomonedas continuaron descendiendo a medida que las autoridades chinas pidieron una regulación más estricta sobre la minería y el comercio con criptomonedas, mientras que el Tesoro estadounidense anunció que requeriría una regulación más estricta con el entorno crypto en el IRS.

Pomp Letter, Will Clemente dice que una parte significativa de los bitcoins que se vendieron durante el último colapso provino de los tenedores a corto plazo.

“Por edad, el volumen que vi que representó el mayor aumento en las ventas de una semana a un mes en el bitcoin”, señala.

El analista el entorno crypto resalta que las entidades que más vendieron ese día fueron las grandes ballenas que descargaron decenas de miles de tokens de sus carteras. “Por tamaño se vendieron de 100.000 bitcoins o más hasta los 89.000 del último miércoles”, describe.

El clima positivo de largo plazo aún se mantendría intacto

Con todo, el rally en términos de largo plazo aún sigue siendo positivo. “Incluso con la venta masiva de las últimas jornadas, las criptomonedas han tenido una explosión al alza increíble durante el último año", asegura Price.

El bitcoin ha subido un 268% en el último año, según Coinbase. Mientras, ethereum, la segunda criptomoneda más grande, repuntó más del 840%.

“Con el bitcoin, la volatilidad es el precio que pagas por la rentabilidad”, expone Bill Miller, uno de los veteranos inversores de Wall Street y ex CEO de Legg Mason. 

"Si me gustó el bitcoin a precios más altos, es una apuesta segura que me gustará aún más a precios más bajos", añade. No obstante, matiza que no hace comentarios sobre las fluctuaciones normales en los precios de las acciones o de los activos.

"Esta corrección de bitcoin, aunque extrema si le sucedió a la bolsa en un período tan corto, está en línea con los movimientos que hemos visto muchas veces en la criptodivisa", expresa.

Miller ha sido inversor de bitcoins durante años. En 2018, comentó en la CNBC que comenzó a comprar el activo digital floreciente alrededor del 2014 o 2015 a un coste medio de 350 dólares por moneda.

“La oferta [de bitcoin] está creciendo un 2% al año y la demanda está creciendo más rápido: eso es lo que realmente necesitas saber, y eso significa que va a subir más”, concluye.

LEER TAMBIÉN: 6 grandes empresas y 2 ONG que permiten pagar con bitcoin y otras criptomonedas

LEER TAMBIÉN: El baño de sangre de las criptomonedas ahuyenta a los inversores: hasta dónde puede bajar o volver a subir el precio del bitcoin, según los expertos

LEER TAMBIÉN: El mercado de las criptomonedas pierde casi 500.000 millones de dólares en una semana por la caída del bitcoin y el dogecoin

VER AHORA: José María Galofré, CEO de Volvo Car España: “Nuestro compromiso es que en 2040 nuestra compañía no tenga ningún impacto de CO2 sobre el medio ambiente”