El futuro puede ser un coche autónomo controlado desde tu smartphone

El futuro puede ser un coche autónomo controlado desde tu smartphone

GettyImages

  • El smartphone está llamado a convertirse en el centro de control para el confort y entretenimiento de los ocupantes gracias a la inteligencia artificial.
  • Los sistemas de visión computerizada ya están integrados en muchos vehículos que circulan por las ciudades.
  • La inteligencia artificial deberá hacer frente a dilemas ético en caso de fallo mecánico y a elegir la mejor opción más allá de los datos.

El mundo del motor hace mucho tiempo que dejó de centrarse en optimizar la combinación de aire y gasolina para pasar a temas más complejos basados en soluciones tecnológicas.

Los principales actores en telefonía móvil se han sumado a este desembarco de tecnologías aplicadas al automóvil con soluciones específicas para este sector.

Huawei ha aprovechado los avances en inteligencia artificial que ha desarrollado para sus smartphones, aplicándola también al desarrollo de algoritmos para la conducción autónoma y el confort de los pasajeros ampliando las funciones de los sistemas de entretenimiento y control en este tipo de vehículos.

El futuro puede ser un coche autónomo controlado desde tu smartphone

HiCar la llave para tu coche es tu móvil

No es la primera vez que Huawei se adentra en el ámbito de la automoción ya que durante el Mobile World Congress de 2018 el fabricante chino puso un Huawei Mate 10 Pro a los mandos de un coche autónomo. ¿Imaginas lo que los actuales procesadores Kirin 990 de Huawei, equipados con una NPU (Unidad de Procesamiento Neural por sus siglas en inglés) de doble núcleo, podrían logar a los mandos de un vehículo autónomo?

[YT:JBGRRx-aSpU]

La propuesta de inteligencia artificial aplicada al automóvil se llama HiCar y se presenta como un panel de control personal para el uso del automóvil. Una suerte de llave personalizada que aprovecha la inteligencia artificial integrada en tu smartphone, que ya conoce tus hábitos y gustos, para hacer más cómoda la conducción.

La idea principal es convertir el coche en una extensión de tu vida digital, todo ello controlado desde un dispositivo que acostumbras a llevar siempre contigo: tu smartphone.

El futuro puede ser un coche autónomo controlado desde tu smartphone

Se da la particularidad de que los smartphones ya cuentan con la suficiente potencia como para controlar todo un entorno conectado gracias a la inteligencia artificial integrada en el procesador por lo que, en este sentido, el automóvil quedaría supeditado a un simple accesorio que ampliaría las funciones del smartphone.

HiCar permite el control total de los sistemas de climatización y confort del automóvil. De forma que, por ejemplo, ajustaría automáticamente la posición del asiento, la temperatura del habitáculo e incluso la iluminación interior del vehículo en función de qué smartphone se aproxime a la puerta del conductor.

Leer más: La inteligencia artificial que mejora el funcionamiento de tus dispositivos ya está aquí

Esta solución de Huawei también se extiende al ámbito del entretenimiento. ¿Quién mejor que el dispositivo en el que reproduces horas y horas de música en streaming para conocer tus preferencias musicales?

HiCar se integra totalmente en el vehículo utilizando sus mandos y controles para utilizar funciones como el navegador GPS, la gestión de llamadas mediante comando de voz o el entretenimiento a bordo.

Inteligencia artificial: el cerebro de un coche que conduce solo

El proyecto HiCar de Huawei es solo la punta del iceberg que supone la integración de la inteligencia artificial en los sistemas de conducción autónoma que, de hecho, ya está presente de forma discreta en determinadas funciones relacionadas con la seguridad.

Funciones como la alerta de cambio de carril, la lectura de señales de límite de velocidad en ruta o los sistemas de frenada de emergencia son algunos ejemplos de inteligencia artificial que ya están presentes en millones de vehículos que circulan por las carreteras de todo el mundo.

Todos estos sistemas se basan en sistemas de visión computerizada, una rama de la inteligencia artificial que se encarga de analizar imágenes en tiempo real y determinar si existe un potencial riesgo para la seguridad del vehículo, y reaccionar en consecuencia avisando al conductor o llegando a detener automáticamente el vehículo en caso de serio riesgo de impacto o atropello si el conductor no reacciona a tiempo.

Leer más: Algoritmos de visión: así es la inteligencia artificial que mejora la vida de las personas

Estos sistemas de visión computerizada llevan ya algún tiempo desarrollándose también en smartphones con los que se ha mejorado su seguridad mediante el reconocimiento facial, pero que ahora pueden integrarse también en el interior de los vehículos para impedir el arranque del vehículo por parte de un usuario no identificado o reconocer los signos de cansancio en la cara del conductor y sugerirle una parada para descansar.

Retos del coche autónomo más allá del rendimiento tecnológico

Al coche autónomo todavía le queda un largo camino por recorrer, en el que no solo se debe desarrollar sistemas relacionados con la seguridad en ruta, sino que también plantea algunos dilemas más íntimamente relacionados con la condición humana y su ética.

El futuro puede ser un coche autónomo controlado desde tu smartphone

Estos dilemas éticos afectan directamente al funcionamiento de la inteligencia artificial y a la toma de decisiones extremas, algo en lo que ya se están entrenando los sistemas de conducción en proyectos como Moral Machine del MIT de Massachusetts.

Este proyecto utiliza una base de datos de respuestas facilitadas por humanos ante dilemas que pueden presentarse ante un hipotético fallo que llevaría a un accidente de tráfico. Las respuestas sirven para entrenar a los agentes de inteligencia artificial que algún día conducirán los coches autónomos.

Estos agentes no se basarían solamente en un valor estadístico para minimizar daños o no priorizarían la seguridad de los ocupantes frente a la vida de otros usuarios de la vía. Con esto se consigue dotar de una base de “ética humana” a este software llevando a la inteligencia artificial a un nuevo nivel.

Otros artículos interesantes:

Estas son las 7 razones por las que los móviles con inteligencia artificial son el futuro

Algoritmos humanitarios, la IA que colabora en emergencias humanitarias