Gab: así es la red social alternativa a Twitter que triunfa tras el boicot virtual a Parler

Gab logo
Gab
  • Gab surgió en 2016 como una alternativa a Twitter centrada especialmente en audiencia conservadora, pero no acabó de despegar.
  • Antiguos "influencers" de la recién desaparecida Parler piden a sus seguidores que salten a Gab; el incremento de usuarios es tan elevado que sus técnicos apenas logran mantener los servidores.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

"El Éxodo de Silicon Valley ha comenzado. Entra en el Arca… Lo mejor está por llegar".

Con estas palabras ha celebrado este lunes 11 de enero la red social Gab su nuevo auge de tráfico: “Más de 500.000 nuevos usuarios solo hoy. 18 millones de visitas”.

El éxito de unos puede ser causado por el fracaso de otros. A lo largo de este fin de semana, Google, Facebook y Amazon han eliminado de Internet Parler, otra red social usada sobre todo por conservadores y simpatizantes de Trump. 

La app de Parler fue eliminada de las tiendas virtuales de Google y Facebook, mientras que Amazon Web Services finalizó el hospedaje de su versión web, porque un número de sus cuentas promovieron la violencia antes, durante y después del Asalto al Capitolio de los Estados Unidos del 6 de enero de 2021.

Aunque el fundador de Parler, John Matze, ha asegurado que la red social volverá en una semana, mientras tanto la derecha se está mudando a Gab.

La propia Gab vivió su propia desaparición temporal en 2018 después de que se revelara que Robert Bowers, acusado de ser el autor tras la masacre de la sinagoga de Pittsburgh en octubre de 2018, llevaba tiempo consumiendo y promoviendo mensajes de odio en esta red social.

Los orígenes de Gab

Gab apareció en 2016 como una alternativa a Twitter que quería promover “la libertad de expresión”. En un artículo que su fundador, Andrew Torba, escribió en Medium, pero que ya ha sido eliminado, este explicaba que había notado una grave censura en otros espacios online que defendían el pensamiento de izquierdas y la “cultura de la ultracorrección política”.

Un vistazo al artículo de presentación de Gab, y a su primera interfaz.Un vistazo al artículo de presentación de Gab, y a su primera interfaz.
Un vistazo al artículo de presentación de Gab, y a su primera interfaz.
Wayback Machine

La propia Gab describió a su propia audiencia potencial como “los cerca de 50 millones de usuarios conservadores, liberales, nacionalistas y populistas que buscan plataformas alternativas como Breirbat.com, DrudgeReport.com, Infowars.com y otras”. 

No fueron 50 millones si no poco más de 394 mil personas las que entraron en Gab durante los dos primeros años. Entre estos usuarios iniciales, se encontraba gente como Richard Spencer, activista de derechas que ha descrito Estados Unidos como un “país blanco” y que espera que aquellos que no entran dentro de esa definición vuelvan a sus países de origen (“No hemos conseguido hacernos felices. Así que vamos a tener que participar juntos en este cambio de paradigma”). 

Pronto, Gab se convirtió en una comunidad donde era fácil encontrar y difundir mensajes, memes y contenido neonazi, racial, anti-semitista…

Cuando Robert Bowers entró en Gab en enero de 2018, encontró a gente que pensaba como él. “Los judios son hijos de Satán”, escribió en su perfil de esta red social (según recoge la biografía escrita por NewYorkTimes).

Los mensajes de Bowers eran el pan de cada día en Garb así que no despertó ni activó alarmas dentro de la compañía. Bowers fue publicando fotos de sus resultados en galerías de tiro, mensajes antisemitas… Hasta que horas antes del ataque a la sinagoga de Pittsburgh en octubre de 2018 escribió “No puedo permanecer sentado y seguir viendo cómo mi gente es sacrificada. Que le den a vuestro punto de vista. Voy a entrar”.

Después del trágico incidente, Gab eliminó el perfil de Bowers y accedió a cooperar con la investigación. No obstante, el mal ya estacha hecho.

En ese momento, la red social sufrió el mismo problema que Parler ha vivido durante estos días. Poco a poco, los socios de Gab como Paypal, Medium o Stripe descubrieron el tipo de contenido que promovía y cesaron acuerdos y apoyos inmediatamente. El punto final lo dio GoDaddy cuando cesó el hospedaje de Gab, de la misma forma que Amazon lo ha hecho con Parler este fin de semana.

Si te estás preguntando qué pasará con Parler ahora, pueda que la respuesta se encuentre precisamente en lo que le ocurrió a Gab: encontró un nuevo hosting, se pasó al pago por criptomonedas, reabrió en cuestión de días y proclamó que “los medios mentirosos son el enemigo del Pueblo y de su libertad”.

No obstante, los usuarios potenciales no regresaron a Gab. La compañía central en ofrecer datos sobre social media, Storyful, descubrió que entre el 9 y el 16 de enero de 2019, solo 19.526 usuarios habían publicado en la red social. 

Intentos fallidos para recuperar usuarios

Durante los años siguientes, Gab siguió un patrón de encontrar nuevos socios (como SAP, un servicio de pagos), mentirles o engañarles para inmediatamente perderlos. Ocurrió tanto en sus intentos por monetizar como en la búsqueda de crear apps alternativas, ya que la app oficial había sido eliminada de Google.

En 2019 hubo un intento de revivir con el lanzamiento de Dissenter, una extensión para navegadores. Se trataba de un agregador tanto de contenidos de medios como de publicaciones creadas por la comunidad, desde vídeos de Youtube hasta tuits. Gab describió Dissenter como “una utilidad gratuita y open-source que permite a la gente disentir de lo ortodoxo y expresar lo que realmente piensan sin miedo a la represión”.

La app Dissenter de GabLa app Dissenter de Gab
Dissenter.com

Dissenter, antes de su inevitable eliminación de las tiendas oficiales de extensiones, sirvió para promover algún que otro contenido censurado y polémico. Por ejemplo, cuando Rotten Tomatoes eliminó la sección de comentarios de la página dedicada a la película Capitana Marvel, por temor a la oleada negativa de troles, los usuarios de Dissenter usaron la extensión para comentar tanto la película como la decisión de esta página especializada en películas.

A grandes rasgos eso es lo que ha vivido Gab hasta ahora: efímeros repuntes condicionados por contenido polémico.

Por ejemplo, en octubre de 2020 Reuters reveló que el grupo Internet Research Agency, comunidad rusa conocida por manipular las elecciones de Estados Unidos de 2016, había estado operando de nuevo para difundir desinformación. Por ejemplo, sus miembros aseguraron que Trump se infectó de coronavirus por culpa de activistas de izquierdas, o que Joe Biden era un “depredador sexual”. Estos intentos apenas tuvieron éxito en redes sociales tradicionales mientras que lograron hacerse más eco en las alternativas de la derecha como Gab o Parler.

Gab como sucesora de Parler

Aunque Parler se ha convertido en la gran plataforma para orquestar el Asalto al Capitolio, los usuarios de Gab también aprovecharon para difundir allí mensajes ofensivos.

New York Times asegura que en Gab se podía encontrar información como calles a evitar porque se encontraba la policía o herramientas para abrir puertas. 

Ahora que Parler temporalmente ha desaparecido, parece que llega el segundo round para Gab. Desde la caída del site de Parler, el representante del Congreso Michael Cloud ha pedido a sus seguidores de Twitter que se unan a él en Gab.

No es el único “influencer” que está motivando este éxodo virtual. Joe M., simpatizante de QAnon y autor de vídeos como “Plan para salvar el mundo” o “Covid 911”, donde tilda la COVID-19 como la “mayor campaña de desinformación jamás orquestada por los medios” también ha promovido Gab como alternativa a Parler.

“Euforia” es la palabra que me viene a la mente cuando echo un vistazo a Gab.

“¡Menudo día!”, dice uno de sus desarrolladores. “Llevamos batallando todo el día, intentando preparar 10 servidores nuevos, escalar la base de datos, optimizar varias funciones… Pese a los problemas hemos logrado que 600 mil nuevos usuarios se registraran”.

El mencionado Joe M. es autor de uno de los mensajes con más “me gusta”:

Gab newsfeedGab newsfeed

“Parler está a punto de explotar, he aquí un resumen. El mundo está bajo el control de diversos sindicatos del crimen transgeneracionales y de cultos a la muerte que se han unido en los últimos años bajo el objetivo común de imponer un solo gobierno mundial despótico y reducir la población en un 90%”.

“Después de comprometer a toda forma de poder global mediante el chantaje con pedofilia como método preferido, algunos miembros del ejército estadounidense, leales a la República, crearon un plan sofisticado de precisión milimétrica para dar con ellos y exponer sus crímenes al mundo para que algo así no vuelva a ocurrir”.

“El primer paso de Trump en la Casa Blanca se realizó para instalar una red legal que los atrapara en una telaraña de traiciones, espionaje y robo elector, al mismo tiempo que para demostrar a la gente cuán cerca estamos de un infierno comunista-fascista similar al Tercer Reich. Acabas de dar con el capítulo final de esta historia espectacular que resonará por eras y eras. Dios bendiga a Estados Unidos de América”.

Mientras tanto, lo más compartido por la comunidad en la sección de noticias son piezas de información que promueven la idea de que hubo fraude electoral durante las elecciones de noviembre, o que denuncian la desaparición de Parler.

La columna de la derecha muestra los temas más compartidos por los usuarios.La columna de la derecha muestra los temas más compartidos por los usuarios.
La columna de la derecha muestra los temas más compartidos por los usuarios.

Queda por ver qué ocurrirá cuando Parler renazca, seguramente más temprano que tarde. ¿Vivirá sus años de ostracismo como le ocurrió a Gab o se acabarán disputando esta “audiencia potencial de 50 millones de usuarios”?

LEER TAMBIÉN: Qué es Parler, la red social alternativa a Twitter que Apple, Google y Amazon han borrado de Internet (por ahora)

LEER TAMBIÉN: Google y Apple prohíben la descarga de Parler a través de sus tiendas de aplicaciones por permitir contenido violento tras el asalto al Capitolio

LEER TAMBIÉN: Facebook bloquea indefinidamente la cuenta de Donald Trump tras los actos violentos del Capitolio

VER AHORA: José Miguel Aparicio, CEO de Audi España: “Los vehículos se van a transformar en plataformas de software que nos conectarán con nuestros clientes”