Arruinarse tras ganar la lotería es más habitual de lo que piensas: estas son las estremecedoras cifras que lo demuestran

Millonario engreído

Getty

  • Según diversos estudios, el 70 % de los ganadores de la Lotería lo pierden todo en 5 años. En algunos casos, ganar el Gordo es el camino más rápido para arruinarse.
  • Casas, coches y viajes suelen ser el destino más habitual de los millones ganados en juegos de azar. 
  • Descubre más historias en Business Insider España.
Primero en Upday Cintillo

El 22 de diciembre se celebra un nuevo sorteo de la Lotería de Navidad. Otra vez los ciudadanos españoles tendrán la esperanza de ser los agraciados. El premiado se llevará una tremenda alegría. Los de alrededor sentirán insana envidia. Todo será felicidad, al menos en los primeros momentos, pero después se puede tornar en tragedia. No sería ni el primero ni el último de los ganadores de la Lotería que acaban en la ruina

A veces, por difícil que parezca, ganar la Lotería es el primer paso para perderlo todo. Hay, obviamente, un componente de suerte: ese negocio que no funcionó, la inversión que salió mal. Sin embargo, en la mayoría de los casos las malas decisiones provocan la ruina de los premiados de la Lotería

El Premio Gordo en la Lotería de Navidad de 2020 repartirá 4 millones de euros a la serie. Ergo, 400.000 euros por décimo. La Agencia Tributaria se lleva el 20 % de 360.000, ya que los primeros 40.000 euros están exentos. O sea que hay que pagar 72.000 euros en impuestos. Por ende, la persona que se lleve el Premio Gordo de la Lotería de Navidad 2020 cobrará 328.000 euros.

El 70 % de los ganadores de Lotería se gastan todo el premio en cinco años

Según un comunicado de la Universidad Oberta de Catalunya (UOC) que se basaba en un informe publicado por el Fondo Nacional para la Educación Financiera (NEFE), el 70 % de los ganadores de una lotería se gasta todo el dinero del premio en solo 5 años.

Cuando una persona recibe tanto dinero de golpe se desequilibra, porque se produce un impacto emocional muy elevado que deriva en emociones de alta intensidad de satisfacción y euforia que hacen que se sienta muy poderosa y capaz de afrontar lo que sea, y esto puede llevarla a tomar decisiones ilógicas e irracionales con respecto a negocios o compras muy caras”, explica Mireia Cabero, profesora de los Estudios de Psicología y Ciencias de la Educación de la UOC. 

“El desconocimiento financiero y la mala gestión del dinero”, son, para Elisabet Ruiz, profesora de los Estudios de Economía y Empresa de la UOC, el origen más habitual de dilapidación del premio. “Si una persona ha vivido en una familia en la que nunca ha habido dinero, cuando le toque la lotería se lo gastará enseguida porque no estará acostumbrada a tenerlo. De lo contrario, la persona será capaz de ahorrar y hacer un buen uso de él a largo plazo”, explica.

Un estudio de Philip Brickman, también mencionado en el texto de la UOC, demuestra que, un año después, un grupo de ganadores no era más feliz que otro grupo de personas que no habían sido afortunadas. “Al final, muchos ganadores de la Lotería acaban perdiéndolo todo porque no tienen los capitales personales ni sociales para moverse en el mundo donde el dinero los ha colocado”, concluye Núñez.

315 millones en club de striptease y casinos

Otra investigación mencionada en Preahorro, en este caso de las universidades de Kentucky, Pittsburg y Vanderbilt, señala que las personas que se llevan entre 39.000 y 118.000 euros en juegos de azar acaban arruinándose en un plazo de entre 3 y 5 años. 

Quizás el estudio más clarificador de los que se muestran en la información antedicha es uno de la Universidad de Oxford que repasa en qué se gastan el dinero estas personas. El 82 % aprovechó para comprarse una casa. También hay un amplísimo gasto en coches, en el 16 % de los casos de marcas de lujo. El tercer destino común de los millones son unas buenas vacaciones. 

Varios medios han puesto ejemplos reales de personas que no supieron, ni mucho menos, manejar bien su fortuna. En Preahorro se recuerda el caso de Andrew Jackson Whittaker, que en cuatro años dejó en nada los 314,9 millones de dólares que ganó con el Powerball. La fortuna quedó en la caja registradora de clubs de striptease, casinos y tiendas de robots.

También se acuerdan de Ralph Stebbing y su mujer May, que decidieron dedicar su vida a viajar tras ganar 143 millones de euros. El problema llegó cuando sus familiares creyeron que la fortuna daría para que todos vivieran sin trabajar.

El próximo 22 de diciembre habrá varias personas que verán cómo su situación económica da un vuelco tremendo. Visto lo visto, puede que sean ciudadanos que estén más cerca de perderlo todo. Ganar la Lotería y arruinarse es más habitual de lo que se podía pensar. Un poquito de cabeza y sentido común nunca viene mal.

Otros artículos interesantes:

Cómo buscar y comprar un número concreto de la Lotería de Navidad 2020

13 millonarios y famosos españoles que se arruinaron o perdieron gran parte de su fortuna

Las tres razones por las que invertir en loterías y sorteos es una mala inversión