Pasar al contenido principal

Por qué Apple, Google, Facebook o Amazon han multiplicado sus ingresos en los últimos años y las compañías del Ibex no lo han conseguido, según uno de los economistas más mediáticos

Ana Botín, presidenta de Banco Santander
Ana Botín, presidenta de Banco Santander. Reuters
  • El economista y profesor José María Gay de Liébana ha presentado este martes su último libro, Revolución tecnológica y nueva economía, en el que analiza los "secretos contables" de Apple, Google, Facebook y Amazon.
  • En el libro compara las cuentas de las empresas de Silicon Valley con las de las principales empresas del Ibex 35 para comprender el motivo del fuerte crecimiento de las tecnológicas estadounidenses y el relativo estancamiento de las grandes compañías españolas.
  • Gay de Liébana considera que la inversión en I+D, el bajo endeudamiento y la visión de futuro son el secreto del éxito de Silicon Valley y explican la "falta de chispa" de la economía española.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

El 31 de diciembre de 2006, solo una compañía tecnológica, Microsoft, estaba entre las 6 mayores empresas del mundo por capitalización bursátil, superada por 2 gigantes empresariales, la petrolera Exxon Mobile y el conglomerado industrial General Electric. 12 años después, Apple ya lideraba la lista mundial de capitalización bursátil, seguida de otras 4 tecnológicas, Amazon,Microsoft, Alphabet, la matriz de Google, y la china Tencent y el hólding Berkshire Hathaway, el vehículo inversor de Warren Buffett.

Para el economista y profesor José María Gay de Liébana, el secreto de este cambio se basa en la innovación en las compañías de Silicon Valley y su capacidad para hacerse presentes en muchos aspectos del día a día a través de sus productos, ya sean smartphones, plataformas de comercio electrónico o algo tan cotidiano como el buscador de Google.

Leer más: 6 ciudades que podrían convertirse en el próximo Silicon Valley gracias a sus centros tecnológicos de alto nivel

Explicar los secretos contables de grandes compañías estadounidenses como Amazon, Apple, Facebook, Google o Microsoft y desentrañar los secretos del éxito de su "economía disruptiva" es la base del último libro de Gay de Liébana, Revolución tecnológica y nueva economía, que ha presentado este martes en la sede del Consejo General de Economistas en Madrid.

Silicon Valley cuenta con recursos propios para evitar endeudarse

“Amazon ha pasado de facturar 74.450 millones de dólares (cerca de 67.400 millones de euros) en 2013 a más de 280.000 millones en 2019" (en torno a 253.000 millones de euros), ha destacado el economista. Respecto a esta compañía, Gay de Liébana ha señalado que "Amazon no se está cargando al comerciante, se lo carga el consumidor, que elige el comercio electrónico" antes que seguir comprando en una tienda física.

También ha puesto a Apple como ejemplo de gestión, señalando que su beneficio fue de 60.000 millones de dólares (unos 54.300 millones de euros) en 2018, pero que "como el 62% de sus activos es dinero contante y sonante, puede permitirse repartir entre dividendos y recompras de acciones a sus accionistas por más de 86.000 millones de dólares (alrededor de 77.800 millones de euros), algo nunca visto, para que el accionista esté contento".

Leer más: Estas son las compañías con mayor capitalización bursátil en cada país de Europa

De hecho, Gay de Liébana señala que la gestión de sus recursos propios es una de las primeras diferencias entre las grandes empresas de la nueva economía y las compañías no financieras que componen el Ibex 35, que han sufrido en los últimos años las consecuencias de un alto apalancamiento, salvo las excepciones de Inditex y Mercadona, aunque esta última empresa no figura en el selectivo dado que no cotiza en bolsa.

Silicon Valley invierte casi 6 veces más en I+D que España

Otra de las claves con las que el experto explica la expansión de las grandes tecnológicas es la fuerte inversión en I+D, un aspecto que considera una asignatura pendiente entre las empresas españolas. "Las grandes tecnológicas destinaron casi 90.000 millones de dólares (algo menos de 81.500 millones de euros) a I+D en 2018, rebosando una liquidez cercana a los 600.000 millones de dólares (unos 543.000 millones de euros), cifra que equivale al 48% del PIB de España en ese año", asegura Gay de Liébana.

El economista compara esos 90.000 millones de dólares (en torno a 81.500 millones de euros) que invierten Apple, Amazon, Google o Facebook con el gasto en I+D que realizan las compañías españolas. “En España, en 2017, solo se dedicaron 14.052 millones de euros a I+D, equivaliendo al 1,20% de nuestro PIB", es decir 5,8 veces menos que Silicon Valley y muy lejos de la inversión de países como Corea del Sur, que alcanza el 4,2% de su PIB.

Leer más: Amazon, Facebook, Apple, Netflix, Google y Microsoft, acusadas de eludir 100.000 millones en impuestos desde 2010

Esa inversión en innovación permite a las compañías tecnológicas adelantarse al futuro y mantener su potencia económica, según el experto. "Al cierre de 2018 las tecnológicas tenían en cash 600.000 millones de dólares. ¿En dónde lo invierten? En algo más interesante que un banco, como es crear una nueva banca", señala Gay de Liébana, destacando la creación de un nuevo sistema monetario con herramientas fintech.

Mientras, en España, el doctor en Ciencias Económicas critica que "en el Ibex siguen más o menos las mismas empresas que en los años 90", destacando que las compañías no financieras del índice española "facturan unos 390 millones de euros, poco más que antes". Por eso, Gay de Liébana considera que "deberíamos estar buscando el próximo Amazon, no ponerle trabas, que eso es lo que hace que nuestros jóvenes se vayan porque no se dan las condiciones adecuadas".

"La tasa Google es retrógrada, y sobre todo en un país como España"

El economista considera que la pérdida de pujanza de España se nota a nivel global, ya que el país ha pasado de ser la octava economía mundial en 2004 a "ser la número 26 en 2050, según PwC, por detrás de Bangladesh o Filipinas". En su opinión, el problema reside en que "en España hay un estado parasitario que deforma el estado del Bienestar, y que es un problema europeo".

Sin embargo, a pesar de que tenga alcance europeo, el profesor afirma que el nivel de gasto público en España es más alto que en otros países, como en Irlanda, y que la diferencia está en lo que denomina "gasto político". De hecho, Gay de Liébana asegura que las tecnológicas se implantan en Irlanda y no en España no por los bajos impuestos, sino por que disponen "de un hábitat confortable, con mano de obra cualificada y con preparación superior".

De hecho, el economista ha restado importancia a la elusión fiscal de las grandes tecnológicas y ha cargado contra la tasa Google que está estudiando el Gobierno de España, el de Francia o la OCDE. "Es retrógrada, y sobre todo en un país como España", destacando que "las cifras del Gobierno son de 700 a 1.200 millones de euros, lo que hará que las tecnológicas hagan un regate y lo acabe pagando el consumidor", señala el experto.

Leer más: Los salarios en España no se han recuperado todavía de la crisis: así han evolucionado los sueldos en los países de la UE entre 2009 y 2018

Además, Gay de Liébana ha asegurado que la tasa Google es "una miopía intelectual porque estas empresas tienen millones de clientes" y ha defendido que "hay que ser amigo de EEUU, porque es el número 1 y se puede aprender de ellos". También ha defendido que las tecnológicas "pagan impuestos, pero pagan en dónde mejor les va, es normal". 

Para el economista, la solución pasa por que el Estado "baje el gasto público, sobran cargos y gente y nada se va a arreglar en el país subiendo impuestos". También se ha manifestado en contra de la subida del SMI, asegurando que "cuando viajas a Silicon Valley o a Irlanda, se reirían de ti si les hablases del salario mínimo".

Sin embargo, hay que tener en cuenta que Irlanda cuenta con un SMI de 1.707 euros, el tercero más alto de la Unión Europea, frente a los 950 euros en 14 pagas de España, mientras que California, el estado que acoge la meca de las grandes tecnológicas estadounidenses, elevó recientemente su sueldo mínimo a 13 dólares por hora.

Y además