Un hombre de 32 años gana 1 millón de dólares vendiendo 67 NFT que creó desde su habitación mientras estaba confinado: estos son los pasos y el software que utilizó para crearlos

Amrit Pal Singh.
Amrit Pal Singh.

Amrit Pal Singh. 

Amrit Pal Singh trabajó como diseñador de marcas y productos para algunas empresas durante 10 años. Pero en 2019 dejó ese mundo para dedicarse a su carrera como artista de ilustraciones en 3D.

Cuando comenzaron los confinamientos a principios de 2020, se vio encerrado en su habitación de Nueva Delhi (India). Para no sentir ansiedad, empezó a crear obras de arte en 3D que se conocieron como Toy Rooms y Toy Faces.

Singh se inclinó por los juguetes porque la idea de jugar con ellos hacía que su mundo se sintiera ilimitado, según explica a Business Insider. 

"Los juguetes representan la infancia y un sentimiento de nostalgia", comenta Singh. "Así que eso es lo que he posicionado en mi arte, como un niño, cuando todo está lleno de posibilidades y una sensación de asombro infantil".

Al principio del confinamiento, Singh tuvo que estar en cuarentena en una habitación solo durante 14 días tras estar expuesto a alguien que había dado positivo en covid-19. 

"No estaba seguro de si estaba infectado o no. Así que pasé mucho tiempo encerrado en mi habitación", señala Singh. "Tuve mucho tiempo para explorar estas cosas, como las herramientas 3D y las ilustraciones. Así que quise crear una habitación de fantasía en la que me gustaría estar en cuarentena. Todo empezó con eso".

Singh elaboró fondos de Zoom para que la gente pudiera utilizarlos en videollamadas. Los compañeros de trabajo que habían visto su obra empezaron a ponerse en contacto con él, preguntándole si convertiría su trabajo en NFT porque podrían poseerse como originales. 

"Al principio me dije: 'No lo entiendo'. Lo busqué en Google y, ya sabes, parecía muy técnico, así que lo dejé pasar", expresa Singh. 

No fue hasta febrero cuando empezó a considerar finalmente la idea de convertir su trabajo en NFT. Vio vídeos en YouTube y leyó algunos artículos sobre cómo subir su obra.

La gente está comprando y vendiendo criptoarte y todo tipo de piezas de coleccionismo en un mercado que mueve cada vez más dinero: dónde buscar, comprar y vender NFT

Toy Faces y Toy Rooms, sus dos colecciones formadas por 68 NFT, de las que se vendieron 67, le hicieron ganar más de 263 ethereum el año pasado, según sus registros de ventas vistos por Business Insider. El valor de estas colecciones es de unos 750.000 euros, según el precio de cotización de la criptomoneda, que era de unos 2.850 dólares este viernes. Una beneficio que, según él, no esperaba.

"Es una gran oportunidad para cualquiera que se dedique al arte digital", apunta Singh. "Y además, soy muy consciente de cómo funciona el panorama artístico tradicional".

Y añade: "Para que un artista indio venda en todo el mundo, tendría que pasar por un montón de aros, necesitaría ser bastante popular, y entonces sería posible".

"Pero con los NFT, desde el primer día, pude tener una audiencia global a la que le gustaba mi trabajo. Y eso es algo que no he visto en ningún otro sitio antes".

De hecho, 2021 fue un año sin precedentes para las criptomonedas y los NFT: las ventas de coleccionables digitales aumentaron hasta alcanzar récords el año pasado y sumaron unos 15.500 millones de dólares hasta el 31 de diciembre, frente a los aproximadamente 162 millones de dólares del año anterior, según NonFungible.

Nyla Hayes y Benyamin Ahmed, ambos de 12 años, se encuentran entre los artistas que ganaron entre seis y siete cifras con sus colecciones de NFT a lo largo del año. 

Pero Singh afirma que no todo el mundo puede tener el mismo éxito en la creación de NFT. Algunas obras de arte pueden estar expuestas, sin vender, durante días e incluso meses. También se equivocó al subir sus obras de arte a demasiados mercados, dispersando su trabajo en lugar de crear una colección que estuviera disponible en un único lugar. 

Aun así, dice que esa decisión aumentó sus posibilidades de llamar la atención.

Consejos técnicos de Singh

Singh utilizó Cinema 4D para crear sus modelos 3D y luego mejoró las imágenes con Photoshop. Para alguien que esté empezando, recomienda usar una versión gratuita, como Blender, que ofrece funciones similares. 

A continuación, guardó sus ilustraciones como JPEG y las subió a dos plataformas de NFT, Zora y Foundation

"Samurái con cara de juguete"

"La parte de la subida fue sencilla. Solo que si eres muy nuevo en el mundo de las criptomonedas, adquirir Ethereum para poder minar y todo eso lleva algo de tiempo", valora Singh. "Pero aparte de eso, fue bastante simple, como subir una imagen en Instagram, honestamente".

Singh decidió empezar usando Zora y Foundation como sus marketplaces, en lugar de OpenSea, porque contaban con un mayor nivel de selección de productos. OpenSea ofrecía una avalancha de colecciones de NFT. Y como no tenía muchos seguidores en las redes sociales, pensó que su arte no recibiría tanta atención. 

Un JPEG puede subirse a un mercado de la misma manera que se sube cualquier material a un sitio web. Entonces se establece un título y un precio. El mercado en el que se suba te notificará entonces la tarifa de gas (o servicio) en ethereum. 

3 expertos en NFT desvelan cómo podría Hollywood dar un impulso al contenido y la audiencia en 2022

Necesitas entre 100 y 200 dólares de ETH para una subida. Esto debe estar en una cartera MetaMask, explica Singh. La plataforma en sí no cobra, pero luego se llevará entre un 5 y un 15% de comisión de tus ventas. 

Una vez que está en funcionamiento, está disponible en blockchain.

Dado que cada una de las piezas de Singh está diseñada a mano, en lugar de estar hecha con arte regenerativo, fabrica una única unidad cada vez. La primera la sacó a la venta el 17 de febrero. 

"En el momento en que la cargué, hubo una concurrencia de personas interesadas en los NFT y que conocían a Toy Faces", dice Singh. "Conseguí algunas ofertas instantáneas con el anuncio que publiqué en Twitter".

Singh solo tenía unos 1.000 seguidores en Twitter en aquel momento y no creía que su arte fuera a tener mucha repercusión. Hoy tiene más de 20.000 seguidores. Algunas de las piezas eran de edición única, mientras que otras tenían unos cientos de copias de la misma cara de juguete.

Ahora, se le han encargado pedidos anticipados y solicitudes de diseños personalizados relacionados con los temas de sus juguetes, dice.

Ha cogido parte de sus beneficios y ha comprado terrenos en un metaverso llamado Cryptovoxels, y también lo ha utilizado para crear una galería de arte digital para su obra.

Otros artículos interesantes:

3 aplicaciones para crear tus propios NFT en iPhone y sacarles beneficio en apenas minutos

Nike redobla su apuesta por el metaverso con la compra de RTFKT, su primera marca de NFT

Keanu Reeves se burla de los NFT: "Se reproducen fácilmente"

Te recomendamos