Pasar al contenido principal

El nivel de gasto en bares y restaurantes puede ayudar a predecir el aumento de casos de COVID-19, según un reciente estudio de JP Morgan

Terrazas COVID
Terrazas abiertas en Colonia (Alemania) durante la pandemia de coronavirus Reuters

  • Uno de los sectores más golpeados por la pandemia es el de la hostelería, ya que bares y restaurantes tuvieron que cerrar cuando se decretaron las medidas de confinamiento.
  • Incluso al empezar la desescalada, estos locales han tenido que imponer algunas medidas de seguridad para evitar contagios, como las restricciones de aforo.
  • Un reciente estudio publicado por la financiera JP Morgan revela que se puede establecer una relación entre el nivel de gasto en restaurantes y un aumento en los contagios.
  • El gobernador del estado de Texas (Estados Unidos) ha reconocido que existe esta relación, y ante los nuevos contagios ha optado por imponer restricciones en los locales.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

Las medidas de confinamiento obligaron a bares y restaurantes a echar el cierre de forma temporal, hasta que la tasa de contagios se redujese. En España han permanecido más de 2 meses sin trabajar, y prácticamente en todos los países afectados por la pandemia se han decretado este tipo de restricciones.

Una vez abiertos han tenido que poner en marcha diversas medidas de restricción con el fin de evitar brotes. Y aunque todavía no se han descubierto todas las características del comportamiento del COVID-19, parece seguro que en este tipo de espacios aumenta el riesgo de contagiarse.

De hecho, un informe elaborado por la financiera JP Morgan apunta a esta misma dirección, señalando que a través del nivel de gasto de las tarjetas de crédito en los restaurantes es posible establecer dónde y cuándo se va a producir un brote de contagios.

Para establecer esta relación, la financiera ha analizado el gasto de 30 millones de titulares de tarjeta de crédito y los datos de nuevos contagios de coronavirus que recopila la Universidad Johns Hopkins. Así, se ha descubierto que el nivel de gasto en restaurantes hace 3 semanas sirve para predecir los brotes que se producen en la actualidad.

Esto no significa necesariamente que comer en bares y restaurantes resulte peligroso. En realidad las conclusiones apuntan a que, allí donde no se respetan del todo las medidas de distancia social, crece el riesgo de ser contagiado.

Leer más: Así podría ayudar el Raloxifeno a combatir el coronavirus: un fármaco contra la osteoporosis que está mostrando efectividad para tratar los casos leves de COVID-19

El gobernador de Texas ha ordenado el cierre de los bares

Esta teoría podría estar siendo avalada por el estado de Texas (Estados Unidos), que intenta durante estos días contener una tasa de contagios que no para de aumentar.

Alguna de las medidas que han llevado a cabo afectan especialmente al sector de la hostelería. Por ejemplo, los bares permanecerán cerrados y sólo podrán ofrecer comida para llevar, mientras que los restaurantes tendrán que trabajar al 50% de su aforo, cuando lo venían haciendo a un 75%.

El gobernador de Texas, Greg Abbott, asegura que "el aumento de los casos se debe principalmente a ciertos tipos de actividades, como los ciudadanos que se reúnen en bares", dando validez al informe de JP Morgan.

Texas apostó por la reapertura de los negocios en estas últimas semanas, y debido a la nueva oleada de contagios ha tenido que dar marcha atrás. Todavía no existe una fecha en la que podrán volver a abrir estos negocios.

Y además