Pasar al contenido principal

"Peligro sin precedentes": el inversor multimillonario George Soros carga contra China en su discurso anual en el Foro de Davos

'UNPRECEDENTED DANGER': Billionaire investor George Soros just went scorched Earth on China during his annual Davos speech
AP Images
  • George Soros, inversor multimillonario y presidente del fondo Soros Fund Management, ha pronunciado su discurso anual ante la reunión del Foro Económico Mundial en Davos, Suiza.
  • Soros cargó duramente contra China y su presidente, Xi Jinping, advirtiendo a los presentes del "peligro sin precedentes" que afronta el mundo a causa de este país del grupo BRICS.
  • Soros también reiteró sus comentarios en el discurso del año pasado, en el que criticó los "monopolios tecnológicos" comoFacebook y Google. Asegura que su comportamiento está facilitando la búsqueda de una sociedad cerrada por parte de China.

DAVOS, Suiza - George Soros ha mantenido la tradición de ofrecer un gran discurso ante la reunión anual del Foro Económico Mundial.

Y, basándonos en los dos últimos años, no está intentando hacer amigos, especialmente en el Gobierno chino.

La version 2019 de su discurso, que pronunció durante la mañana del jueves, mostró a Soros cargando duramente contra este país del grupo de los BRIC (Brasil, Rusia, India, China y Sudáfrica). Tras saludar brevemente a los asistentes, el inversor multimillonario y presidente del fondo Soros Fund Management se lanzó directamente al discurso que había preparado.

"Quiero emplear mi tiempo esta noche para advertir al mundo sobre el peligro sin precedentes que amenaza la supervivencia de las sociedades abiertas", afirmó.

Y continuó: "Quiero llamar la atención sobre el peligro mortal que corren las sociedades abiertas a causa de los instrumentos de control que pueden poner el machine learning y la inteligencia artificial en manos de regímenes represivos. Me centraré en China, donde Xi Jinping quiere que el régimen de partido único tenga un poder supremo".

Leer más: Los desafíos éticos de la Inteligencia Artificial

Y de esta forma, Soros ya había calentado motores.

La clave de su argumento antichino es el concepto de una base de datos centralizada de información personal conocida como Sistema de Crédito Social.

Aunque Soros reconoció que este sistema no existe todavía, señaló su temor por las capacidades con las que cuentan los pesos pesados de la tecnología acelerarán su llegada y, en el proceso, desmantelarán lo que que pueda quedar de una sociedad abierta.

El discurso tuvo un tono similar que el que pronunció en 2018, en el que lamentó el dominio global de titanes tecnológicos como Facebook y Google. Los calificó de "amenaza" y advirtió de que su sed insaciable de crecimiento les llevaría eventualmente a colaborar con regímenes autoritarios como el de China.

Los últimos comentarios de Soros han llevado esa discusión aún más allá, explorando el futuro que espera a un mundo en el que China haya triunfado completamente en su distanciamiento de las sociedades abiertas.

Leer más: Facebook es tan malo para la democracia como fumar para la salud, según expertos en tecnología: la cura pasa por romper con la red social

"Mi argumento principal es que la combinación de regímenes represivos y monopolios tecnológicos dota a esos regímenes de una ventaja de partida sobre las sociedades abiertas", destacó Soros. "Los instrumentos de control son herramientas útiles en manos de regímenes autoritarios, pero suponen una amenaza mortal".

"China no es el único régimen autoritario del mundo, pero es sin duda el más rico, fuerte y desarrollado en términos de machine learning e inteligencia artificial. Esto convierte a Xi Jinping en el adversario más peligroso de quienes creen en el concepto de una sociedad abierta", añadió.

Lo que EE.UU. puede hacer respecto a la situación de China

Cuando el presidente de EE.UU. Donald Trump se embarcó en su cruzada contra China, Soros estaba satisfecho. Desde su punto de vista, era necesario desafiar a China antes de que fuese demasiado tarde y Trump estaba moviéndose en la dirección correcta.

Sin embargo, según Soros, lo que ha hecho el presidente a continuación ha sido decepcionante. Destacó que los deseos políticos de Trump le hacían más propenso a pactar, a pesar de que debería haber tomado una postura más dura.

Leer más: Trump activa los aranceles e inicia oficialmente la guerra comercial con China

¿Y qué puede hacer EE.UU. para mostrar dureza y evitar que Xi ejecute su perverso plan para una sociedad cerrada? Soros adelantó un par de ideas.

Primero, destacó que la actual guerra comercial debería centrarse exclusivamente en China. Aunque parezca que su foco está repartido de forma equilibrada, Soros afirmó que Trump debería olvidarse de otros países por completo.

Segundo, Soros afirmó que el tratamiento que EE.UU. dé a ZTE y Huawei, las compañías chinas apoyadas por el Estado que han sufrido recientemente acusaciones de robo de propiedad intelectual, entre otras, debería ser feroz. Lo que quiere es que EE.UU. los meta en cintura.

Pero la meta final de Soros implica algún tipo de acuerdo global que permita dejar atrás las tensiones. Así lo explicaba él mismo:

"Es posible soñar con algo similar al Tratado de las Naciones Unidas que surgió de la II Guerra Mundial", aseguró. "Sería el final más adecuado para el ciclo actual de conflicto entre EE.UU. y China. Reestablecería la cooperación internacional y permitiría el florecimiento de las sociedades abiertas".

Y además