Pasar al contenido principal

Carrefour, El Corte Inglés, Ikea y otros gigantes de la distribución reclaman cambios profundos para el comercio del futuro

Todo lo que saber del Black Friday
Anna Utochkina/ Unsplash
  • La patronal de la gran distribución española reclama un marco regulatorio moderno que impulse una mayor libertad comercial. 
  • Además, reclama un marco fiscal que impulse la competitividad de las empresas y no genere discriminación entre modelos de negocio, canales de venta o tipos de empresa, como sucede con el impuesto sobre grandes establecimientos comerciales.
  • El comercio completó 2018 con su quinto año de crecimiento y anotó un repute del 0,8% respecto al año anterior. 

La gran distribución española ha pedido abrir un debate "sensato" sobre el futuro del comercio, que encadena cinco años de recuperación, y construir un marco normativo "moderno y eficiente" para garantizar una mayor libertad comercial a todos los operadores, según ha señalado la Asociación Nacional de Grandes Empresas de Distribución (Anged).

En concreto, la asociación, que cuenta con Carrefour, El Corte Inglés, Eroski, Ikea, Leroy Merlin o Tendam entre sus asociados, ha reiterado la necesidad de avanzar hacia un marco regulatorio "moderno", que impulse una mayor libertad comercial y medidas que permitan hacer "más competitivos a los menos eficientes", sin perjudicar la competitividad de los que ya se están adaptando al nuevo entorno.

El comercio encadenó en 2018 su quinto año de crecimiento, con un avance del 0,8%, gracias a una mejora del cuarto trimestre (1,9%) y a la recuperación del mercado inmobiliario, que han impulsado las ventas de bienes de equipamiento del hogar (4,5%). Por su parte, los grandes formatos comerciales crecieron un 0,4%, con una evolución el último trimestre del 2,7%.

La patronal considera "urgente" el "simplificar" la normativa que reduzca los costes de transacción, las barreras al crecimiento de las empresas y los costes de oportunidad que hoy suponen las más de 300 normas de ámbito estatal, autonómico y local que soporta el comercio.

Leer más: Inditex y Mercadona escalan posiciones en el ránking de los titanes de la distribución mundial

Además, piden un marco fiscal que impulse la competitividad de las empresas y no genere discriminación entre modelos de negocio, canales de venta y tipos de empresas, como ocurre con el impuesto sobre grandes establecimientos comerciales de algunas comunidades autónomas, y un "impulso decidido" a la libertad comercial, que ayude a las tiendas físicas a adaptar sus horarios de venta a la realidad del entorno.

La gran distribución también apuesta por impulsar la digitalización de las empresas, la formación y capacitación de nuevos perfiles profesionales, para incorporar el mayor número posible de comercio a la era digital.

Por último, ha recordado que la Comisión Europea sitúa a España como el segundo país de la UE con más barreras operativas al comercio, y ha advertido de que mantener esta deriva regulatoria y una fragmentación cada vez mayor del mercado tendrá altos costes en términos de inversión y empleo.

"Estamos a tiempo de construir juntos un entorno más favorable para las empresas, de mayor libertad comercial, que responda a la realidad del consumidor", ha recalcado.

Lo más popular