Pasar al contenido principal

Un gigantesco asteroide se acercará a la Tierra el 4 de febrero

Asteroide 2002 AJ129
NASA

La perspectiva de que un asteroide con un tamaño de 1.2 kilómetros se aproxime a la Tierra despierta nuestros miedos y la sensación de catástrofe, especialmente cuando la NASA lo ha calificado de "potencialmente peligroso".

A nuestros ojos humanos y con nuestra limitada percepción de las distancias, un asteroide cuatro veces más grande que la Torre Eiffel es un pedrusco enorme, y la Tierra es un blanco gigantesco. Si la NASA lo ha catalogado de peligroso... ¡seguro que nos cae encima! Pero en la escala del Universo la Tierra es un átomo y la posibilidad de que un electrón que va de paso colisione con un átomo es, pues eso, infinitesimal...

Más nos vale que no ocurra, porque la propia agencia espacial ha explicado que si el Asteroide 2002 AJ129 colisionase con la Tierra, provocaría una mini Era Glaciar que acabaría con la mayor parte de la vida en nuestro planeta.

Por suerte para nosotros a la NASA le gusta ponerse dramática, pues las posibilidades de colisión son casi cero. Entonces, ¿por qué ha sido declarado "potencialmente peligroso"?

El asteroide 2002 AJ129 se acercará a la Tierra el 4 de febrero, a una distancia de 4.2 millones de kilómetros. Eso es unas diez veces la distancia de la Tierra a la Luna. La NASA explica que "hemos estado vigilando la órbita de este asteroide durante 14 años, y siempre ha sido muy estable. Las posibilidades de que el 4 de febrero choque con la Tierra son cero, durante los próximos 100 años".

Pese a ello, este asteroide cuatro veces más grande que la Torre Eiffel ha sido declarado "potencialmente peligroso", como todas los rocas espaciales que se acercan a menos de 74 millones de kilómetros de la Tierra.

Su órbita con el Sol es estable pero viaja a una velocidad inusualmente rápida, 122.000 kilómetros por hora, debido a su tamaño. Un posible choque con rocas en suspensión o cualquier otro incidente que alterarse su órbita podría acercarlo peligrosamente a la Tierra. Aunque como afirman los científicos, las posibilidades de una carambola son prácticamente cero.

Pese a ello la NASA es consciente de que la Tierra no tendrá una segunda oportunidad si un asteroide choca con ella, por eso ya está poniendo en marcha un plan para defender la Tierra de un asteroide, utilizando satélites con explosivos:

Gracias a la mayor potencia de los telescopios modernos, continuamente descubrimos nuevos cuerpos celestes que nos dejan con la boca abierta, como el primer asteroide interestelar, que no se parece a nada conocido. 

Ver ahora:

Te puede interesar