Pasar al contenido principal

El cofundador de Glovo reflexiona tras el punto álgido de la pandemia: "Repartir alimentos o llevar medicamentos a los ancianos han demostrado que nos hemos convertido en algo esencial para la sociedad"

Sacha Michaud, cofundador de Glovo.
Sacha Michaud, cofundador de Glovo.

Glovo

  • Glovo ha experimentado un auge en la demanda de sus servicios durante la pandemia del coronavirus y, ahora, quiere aprovechar el momento para impulsar más proyectos con sentido social.
  • El unicornio español ha levantado más de 450 millones de euros desde 2015, pero quiere evolucionar y conseguir autofinanciarse.
  • "Cosas como repartir alimentos, llevar medicamentos a los ancianos y a los que no pueden salir han demostrado que nos hemos convertido en algo esencial para la sociedad", explica Sacha Michaud, cofundador de Glovo, en una entrevista a Business Insider.
  • "Como fundador es una llamada de atención, deberíamos estar haciendo esto todo el tiempo, no sólo en crisis".
  • Descubre más historias en Business Insider España.

El confinamiento por la pandemia del coronavirus ha disparado la demanda de las aplicaciones de delivery. Es el caso de Glovo que, visto el éxito, quiere aprovechar el momento para impulsar más proyectos sociales.

El unicornio español ha levantado más de 450 millones de euros desde 2015, pero quiere evolucionar y conseguir autofinanciarse. Cierto es que el inicio del confinamiento supuso un duro golpe, pero no tardaron en recuperarse y en las semanas siguientes volvieron a los niveles anteriores a la pandemia, según explica Sacha Michaud, cofundador de Glovo.

"Servicios como la entrega de comida o de medicamentos a los ancianos y a los que no pueden salir demuestran que nos hemos vuelto esenciales para la sociedad", indica Michaud a Business Insider. "Como fundador es una llamada de atención, deberíamos estar haciendo esto todo el tiempo, no sólo en crisis".

Leer más: Glovo pone su red logística a disposición de los colectivos vulnerables para entregar comida y material sanitario

La empresa es uno de los muchos servicios de reparto que operan en todo el mundo, uno pero que ha elegido conscientemente dirigirse a mercados alejado del radar de los gigantes de la industria, como Deliveroo y Uber Eats, y centrarse en zonas como Kenia, Ucrania y Perú. El mercado de entrega de alimentos en sí mismo tiene un valor estimado de 32.000 millones de euros a nivel mundial, y se prevé que alcance los 333.000 millones de euros en la próxima década.

Recientemente, Glovo levantó recientemente 152 millones de euros en una ronda de financiación dirigida por el fondo soberano de Mubadala, de Abu Dábi (Emiratos Árabes Unidos). "Siempre hemos hecho más con menos y tendremos que hacer aún más con menos", añade Michaud sobre sus desafíos. "Tomamos una decisión consciente a finales del año pasado y decidimos depender de nosotros mismos lo antes posible. Creemos que el mercado está más enfocado a la rentabilidad y queremos usar nuestra última ronda para llegar a ella".

"Aunque, naturalmente, Glovo no vio venir la pandemia, la compañía ha logrado cambiar sus servicios para ayudar a los trabajadores esenciales y proporcionar protección a sus aproximadamente 50.000 riders". Otros proveedores, como Deliveroo y Uber Eats, ofrecen ahora la entrega de alimentos dentro de sus servicios, asociándose el primero con supermercados del Reino Unido, como Morrisons y Aldi, mientras que Uber Eats también ha acelerado iniciativas similares en todo el mundo.

La empresa emplea a 1.500 personas en todo el mundo y se ha colado recientemente en el mercado polaco, adquiriendo Pizza Portal en un acuerdo de 36 millones de dólares. Los datos de UBS en 2018 indican que Glovo está superando a varios competidores más grandes en términos de descargas de aplicaciones en España e Italia, y que su cuota está creciendo.

Leer más: Día contrata 1.000 trabajadores y se alía con Glovo para repartir pedidos a domicilio ante la alta demanda de la compra online por el coronavirus

Glovo ha aprobado dos expedientes de regulación temporal de empleo (Erte) para aproximadamente el 5% de su plantilla en España durante la crisis, básicamente trabajadores de sus oficinas en Barcelona. La compañía estima que alrededor del 70% de sus socios se han visto obligados a cerrar de la noche a la mañana en febrero y marzo cuando comenzaron los confinamientos en España y en el resto del sur de Europa.

Aunque la empresa ha cancelado las contrataciones en algunas de sus funciones, en particular en el área de marketing, Michaud quiere que startup duplique su presencia en los mercados clave y siga trabajando con ONG y organizaciones benéficas en el futuro, más allá del coronavirus.

Y además