Glovo anuncia un plan para mejorar las condiciones laborales de sus 'riders' en todo el mundo que incluirá salarios más justos, formación, y una mejora en los seguros y la seguridad

Un 'rider' de Glovo.
Un 'rider' de Glovo.
Reuters
  • Glovo siempre ha suscitado una gran polémica por el uso de falsos autónomos en sus flotas de repartidores, tal y como dictaminó el año pasado el Tribunal Supremo. 
  • En una entrevista reciente, Oscar Pierre ha asegurado que la compañía pretendía potenciar una figura de un rider autónomo, pero con derechos laborales reforzados. 
  • Ahora, Glovo ha lanzado un plan global para mejorar las condiciones laborales de sus repartidores en todos los países en los que opera.
  • Descubre más historias en Business Insider España. 

Glovo ha anunciado que mejorará las condiciones y derechos de sus riders en un plan de carácter mundial denominado The Couriers Pledge

En castellano este plan vendría a traducirse como “el compromiso con los mensajeros”. Tal y como ha explicado en un comunicado, la compañía catalana de reparto busca “aumentar los derechos y beneficios sociales de sus repartidores independientemente su situación laboral con la empresa”

El proyecto cuenta con el respaldo de Fairwork, un grupo de investigación-acción dependiente de la Universidad de Oxford en Reino Unido y el Centro de Ciencias Sociales WZB de Berlín, que estudia la economía de plataforma o gig economy en inglés, y asesora a estas compañías en materia laboral. 

Los principales puntos de este plan pasan por establecer unos ingresos por hora justos (que vendrán determinados por Wage Indicator), una mejora en la cobertura de los seguros y el acceso a formación, seguridad y mantenimiento. 

De esta manera, la compañía se compromete a mejorar las condiciones de sus repartidores independientemente de que sigan siendo trabajadores autónomos. 

Glovo duplicó facturación en plena pandemia hasta alcanzar los 360 millones en 2020 y redujo sus pérdidas un 80%

Glovo prevé que el 40% de su flota se beneficie de esta nueva iniciativa para finales de junio de 2022, y el 100% para finales de 2023. 

Marruecos y Georgia serán los primeros países en los que arrancará el proyecto. 

Mientras que en España, tras la entrada en vigor de la Ley Rider, las plataformas de reparto se han visto obligadas a laboralizar a sus repartidores —aunque Glovo ha optado por un modelo híbrido que combina autónomos y asalariados, y que ha suscitado una gran polémica—, en el resto de países en los que opera la legislación es diferente y la figura del rider autónomo continúa vigente en muchos de ellos. 

Actualmente, Glovo opera en 24 países y tiene 65.000 repartidores activos en todo el mundo.

La figura del repartidor autónomo, pero con beneficios sociales y derechos laborales reforzados, es algo que Oscar Pierre, CEO de Glovo, reclamaba recientemente en una entrevista del podcast de Itnig: “Un modelo híbrido donde las personas puedan tener flexibilidad, pero tener muchas más coberturas como un salario mínimo por minuto conectado, derecho a vacaciones, a días cuando uno está enfermo, formación profesional, etc”. 

Por otro lado, Sacha Michaud, cofundador de Glovo, afirma en el comunicado de hoy: “aunque la economía colaborativa ha abierto nuevas oportunidades, es justo decir que tiene sus retos y que necesita mejoras, especialmente en lo que respecta a los derechos sociales de los mensajeros". 

"En Glovo, siempre hemos estado a favor de que nuestros mensajeros tengan acceso a mayores derechos sociales, independientemente de su relación contractual. Para 2023 esperamos colaborar con unos 240.000 mensajeros mensualmente en todo el mundo y nos comprometemos a proporcionarles mejores derechos y beneficios sociales, al tiempo que protegemos la autonomía y la flexibilidad que valoran. Como empresa, creemos que esta iniciativa establece un nuevo estándar de la industria para una gig-economy más justa: una que tiene derechos sociales y utiliza un marco de mejores prácticas en su núcleo", ha añadido. 

“Ya no somos independientes”: el fundador de Glovo asegura que “hace mucho” ha perdido el control de la compañía

¿Cuáles van a ser esas mejoras?

Desde Fairwork señalan que Glovo ha sido el epicentro de una gran polémica desde el inicio de su actividad en lo que a sus prácticas laborales se refiere, especialmente con los repartidores. Algo que sindicatos y asociaciones vienen reclamando desde hace mucho tiempo.

El profesor Mark Graham, director de Fairwork, ha asegurado que el estado actual de la economía de plataforma significa que la mayoría de los trabajadores de la gig economy "carecen de derechos y protecciones laborales básicas". "Los trabajadores sufren condiciones peligrosas, ingresos bajos e inconsistentes y barreras a la organización colectiva", ha destacado. 

“Hay muchos aspectos en los que las prácticas de Glovo hasta la fecha no cumplen las normas laborales básicas", señala Fairwork en su página web. Este centro de investigación lleva a cabo un sistema de puntuación de las plataformas digitales para evaluar sus condiciones laborales.

Según recoge Fairwork, Glovo nunca ha conseguido una puntuación alta en este examen. En países como Ecuador (donde la startup española ya no opera) o Ghana, es necesario mejorar mucho las condiciones antes siquiera de que los trabajos “puedan considerarse justos", subraya. 

Los principales puntos a los que se compromete la compañía con su nuevo plan son los siguientes:

  • Ganancias más justas: Una mayor transparencia sobre las ganancias de los repartidores, independientemente del formato de su trabajo. Además de una "bonificación por fidelidad", lo que hasta ahora era un "plus de antigüedad", que puede ser cambiada por tiempo de descanso. 
  • Mejora de la cobertura del seguro (Seguridad 360º): Asistencia en diferentes tipos de accidentes, responsabilidad civil y transporte de mercancías, así como prestación por baja laboral, baja por maternidad y paternidad y acceso a una prestación por "Gastos familiares". 
  • Seguridad y mantenimiento (Seguridad 360º): Kits de seguridad vial que incluyen cascos y chalecos reflectantes que se pondrán a disposición de todos los mensajeros a través de Glovo Store, así como acceso a estaciones de reparación de bicicletas y mantenimiento. 
  • Gestión proactiva: Proceso de apelación justo y accesible para todos los mensajeros inhabilitados desde la app, validado por una entidad independiente. Los nuevos canales establecidos permiten a los mensajeros contribuir colectivamente a las decisiones que afectan a su colaboración con la plataforma y fomentan el diálogo abierto con los mensajeros y las asociaciones.
  • Cuidado de la comunidad de mensajeros: cursos de formación disponibles sobre emprendimiento, gestión empresarial, habilidades informáticas o idiomas para ayudar a los mensajeros a desarrollar sus habilidades profesionales y progresar en su trayectoria profesional. Se implementó un botón de SOS en la aplicación en caso de una situación de emergencia y se introdujo una política antidiscriminación para evitar el acoso.

Otros artículos interesantes:

El fundador de Glovo tacha de "chapuza" la ley de 'riders' y acusa a "ciertos partidos" de llevar a cabo una "campaña mediática" contra ellos

Glovo amplía sus tentáculos tras firmar con Fnac y C&A, un ejemplo más de que la guerra del 'delivery' va mucho más allá de la comida a domicilio

La regulación de los algoritmos de la ley de 'riders' va mucho más allá de apps como Glovo o Deliveroo: así te afecta aunque no seas repartidor

Te recomendamos

Y además