Pasar al contenido principal

El gobernador del Banco de España considera que el objetivo de los Presupuestos debe ser "recuperar la inversión pública"

Luis María Linde, gobernador del Banco de España.
Luis María Linde, gobernador del Banco de España. Banco de España

El gobernador del Banco de España, Luis María Linde, ha aconsejado este lunes en el Congreso "realizar un seguimiento continuo de la evaluación de la recaudación" durante 2018, con el fin de "reaccionar a tiempo tanto en el lado del gasto como en el de los ingresos en caso de que se materialicen los riesgos para el cumplimiento del déficit".

Durante su comparecencia ante la Comisión de Presupuestos de la Cámara Baja, a la que ha acudido para dar su visión del proyecto de Presupuestos Generales del Estado (PGE) que tramita el Congreso, el gobernador ha destacado que el aumento previsto de la recaudación ─un 6% de los ingresos tributarios y 5,1% en cotizaciones─ significaría una respuesta "superior a la observada históricamente".

"¿Es imposible que se cumpla la previsión de recaudación? No. Parece un poco optimista, pero no es imposible", ha explicado Linde, ante preguntas de los grupos por las dudas planteadas, subrayando que la elasticidad ante un crecimiento "potente" de la economía puede impulsar los ingresos "algo superiores a las previsiones históricamente comprobadas".

Todo ello ante una mejora del déficit, que está previsto que pase del 3,1% registrado en 2017 al 2,2% en este ejercicio, que el gobernador atribuye "al buen comportamiento cíclico de la economía y a la reducción de los pagos por intereses de la deuda pública".

Un presupuesto "neutral o ligeramente expansivo"

Además, ha señalado que en 2018 "no se producirían avances en la reducción del todavía elevado déficit estructural de las administraciones públicas españolas", a pesar de encontrarse en un "contexto de moderación general del gasto público". Para Linde, "el tono fiscal" de los Presupuestos llevados al Congreso por el Gobierno "podría ser neutral o ligeramente expansivo", y ha recordado que los de 2017 tuvieron un "tono neutral".

El gobernador también ha puesto en duda que en caso de que España cumpla los objetivos de estabilidad presupuestaria comprometidos con la Comisión Europea, todas las administraciones cumplan con ella: "La previsión es posible, se puede cumplir, pero plantea dudas su distribución", ha dicho.

Cataluña y el proteccionismo

El otro punto sobre el que ha expresado sus dudas ha sido el crecimiento previsto en el PIB nominal, pues ha recordado que las previsiones del Banco de España lo sitúan en el 3,8% y el cuadro macroeconómico del Gobierno lo eleva medio punto hasta el 4,3%. No obstante, ha señalado que ese cuadro "es compatible con el escenario" descrito en su intervención.

Linde cree posible que, de acuerdo con las proyecciones del supervisor, la fase de crecimiento "se prolongaría durante los próximos años" gracias a "un contexto internacional favorable, en condiciones financieras holgadas y en la continuación del proceso de mejora de la competitividad".

En todo caso, cree que "existen elementos de vulnerabilidad y posibles obstáculos al crecimiento a largo plazo", señalando que las "tensiones políticas en Cataluña podrían generan episodios de falta de confianza", el "giro proteccionista adoptado por la administración norteamericana", y los posibles "nuevos episodios de volatilidad en los mercados financieros durante normalización de políticas monetarias".

Sin embargo, Linde ha matizado posteriormente el efecto inmediato, al menos para 2018, que podría tener una retirada de los estímulos del Banco Central Europeo, en forma de subida de tipos o de liquidez: "No veo riesgos de ninguna conmoción monetaria que afecte al gasto público, vía por ejemplo intereses de la deuda", ha dicho.

Preguntado por la calidad del crecimiento de la economía, Linde ha resuelto que "hay crecimientos mejores y peores", y ha pedido a los diputados tener en cuenta la reciente crisis económica. "A todos nos gustaría tener un crecimiento de más calidad. Sólo digo que hay que saber de dónde venimos", ha dicho, recordando que la "crisis de gravedad extrema" que "se ha superado".

Recuperar la inversión pública es el objetivo

Respecto al gasto, además de la mejora de las pensiones mínimas y de viudedad, ha destacado la reducción prevista en prestaciones por desempleo ─un 10%, "coherente con los descensos asumidos para la tasa de paro y de cobertura", ha dicho─, y el aumento en dos partidas que en los Presupuestos de 2017 cayeron: el gasto salarial y la inversión pública.

El gasto en sueldos públicos, ha dicho el gobernador, crece en las cuentas un 5,4% frente a un recorte del 2,3%, mientras que el aumento previsto en la inversión en el presupuesto consolidado del Estado, la Seguridad Social y el sector público empresarial es del 15%, mientras que en 2017 supuso un descenso del 3,3%.

"La inversión pública ha sido el elemento sacrificado de nuestra crisis. Ha sufrido mucho con la crisis, ha sido un componente de consolidación fiscal", ha dicho el gobernador, que cree que debe de ser "objetivo de todos recuperarla" y que ese aumento "es objetivo en los próximos años".

Te puede interesar