Pasar al contenido principal

El gobernador del Banco de España urge al Gobierno a no derogar la reforma laboral y centrarse en reducir la temporalidad y el paro

Pablo Hernández de Cos, gobernador del Banco de España
Pablo Hernández de Cos, gobernador del Banco de España Europa Press
  • El gobernador del Banco de España, Pablo Hernández de Cos, ha urgido al Gobierno a no derogar la reforma laboral y centrarse en reducir la temporalidad y el paro en una entrevista en Financial Times.
  • De Cos ha asegurado que "el país necesita mantener la competitividad al más alto nivel" y ha señalado que es muy difícil conocer las consecuencias de cualquier cambio que se aplique a la normativa laboral.
  • Además, ha criticado que las subidas del salario mínimo en 2019 y 2020 podrían mermar la empleabilidad de los trabajadores con menos productividad, como los jóvenes o los mayores de 50 años.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

Las medidas económicas pactadas por PSOE y Unidas Podemos para acordar el Gobierno de coalición no solo afrontan la oposición parlamentaria sino que, como en la anterior legislatura, también se enfrentan a las críticas desde el Banco de España. En 2019, la institución monetaria criticó al anterior Ejecutivo por aumentar el salario mínimo, por elevar el gasto social incrementando las pensiones o los permisos de paternidad o por estudiar la conveniencia de limitar los precios del alquiler de vivienda.

En 2020, pese la tónica se mantiene, como se hace patente en las últimas declaraciones del gobernador del Banco de España, Pablo Hernández de Cos, en una entrevista en Financial Times en la que ha urgido al Gobierno a no derogar la reforma laboral y centrarse en reducir la temporalidad y el paro. En su opinión, la competitividad del país podría verse dañada con medidas como volver a priorizar los convenios sectoriales sobre los empresariales, entre otras.

Leer más: El Banco de España prevé para 2019 un crecimiento del 2% y pide un gobierno estable para mantener la fase expansiva

La priorización de los convenios sectoriales es una de las iniciativas que se prevé que forme parte de la derogación "de los aspectos más lesivos" de la reforma laboral que han defendido PSOE y Unidas Podemos tanto en sus respectivos programas electorales como en el acuerdo de coalición, junto a la eliminación del despido procedente por acumulación de bajas laborales justificadas o la limitación de las subcontratas. 

Por su parte, De Cos ha asegurado que "el país necesita mantener la competitividad al más alto nivel" y ha señalado que es muy difícil aplicar cambios en la reforma laboral dado que "es difícil realizar un análisis empírico" que desentrañe las consecuencias de cualquier cambio que se aplique a la normativa laboral. Sin embargo, ha defendido que el Ejecutivo debería centrar sus medidas laborales en reducir la temporalidad y la tasa de desempleo.

El gobernador del Banco de España ha destacado la elevada proporción de contratos temporales en el mercado laboral español, que representan 1 de cada 4 empleos y colocan al país como uno de los de la eurozona con mayor temporalidad. Esta es una de las críticas a la reforma laboral que ha realizado Hernández de Cos en los últimos meses, señalando que, pese a haber favorecido la creación de empleo, también ha provocado más precariedad.

Leer más: El Banco de España no intervendrá en los precios de la vivienda "ligeramente sobrevalorados" porque prevé que bajarán por la ralentización económica

Más allá de la derogación de la reforma laboral, el gobernador ha pedido al Ejecutivo en su entrevista en Financial Times que tome medidas para reducir el déficit estructural, que ronda el 2,5% del PIB, y la deuda, que está ligeramente por debajo del 100% del PIB. "La consolidación fiscal de los últimos 4 años en términos de reducción del déficit estructural ha sido muy pequeña, casi insignificante", ha destacado de Cos.

Además, el gobernador del Banco de España ha defendido que el Banco Central Europeo establezca un objetivo fijo de inflación en el 2%, que reemplace al tope actual, que se sitúa por debajo de esa cifra. Desde su punto de vista, fijar un tope concreto de crecimiento interanual del IPC "aportaría claridad" para evitar confusión en el mercado y alinearía los objetivos de inflación del BCE con los de la Reserva Federal de EEUU o el Banco de Inglaterra.

Y además