El Gobierno amplía hasta los 12.250 millones el PERTE de los microchips y semiconductores: aspira a crear plantas de fabricación en España

Nadia Calviño, después de anunciar el PERTE Chip tras el Consejo de Ministros de este martes.
Nadia Calviño, después de anunciar el PERTE Chip tras el Consejo de Ministros de este martes.

pool moncloa

La escasez global de semiconductores –los materiales con los que se fabrican los procesadores– es un fenómeno que vive la industria de fabricación global desde finales de 2020 y que ha puesto sobre la mesa la gran importancia de estos elementos para la industria internacional, desde en los ordenadores hasta los vehículos.

El Gobierno de Pedro Sánchez ha reaccionado a esta situación y este martes ha presentado en el Consejo de Ministros un nuevo Proyecto Estratégico para la Recuperación y Transformación Económica (PERTE) para este sector.

El PERTE Chip, como se conoce el proyecto, tiene el objetivo de integrar a los sectores público y privado en la estrategia europea de chips –que busca atraer el 20% de la producción mundial en 2030– a medida que avance por fases, como ha asegurado la vicepresidenta primera del Gobierno y ministra de Asuntos Económicos y Transformación Digital, Nadia Calviño, y recoge un comunicado de Moncloa.

"Probablemente es el proyecto más ambicioso del plan de recuperación", ha defendido Calviño, tanto por su cuantía como por su impacto potencial en la industria y su contribución a la autonomía tecnológica español y europea frente a países asiáticos y Estados Unidos.

Por qué aumentar la capacidad de producción de chips es clave para salvar la crisis de semiconductores, según responsables de Qualcomm

En cuanto a su cuantía, estará dotado con 12.250 millones de euros hasta el año 2027, por encima de las previsiones iniciales del Gobierno cuando el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, anunció inicialmente el PERTE Chip hace unas semanas. La estimación inicial era de 11.000 millones.

La fuente de financiación procederá del Plan de Recuperación que presentará el Gobierno en la segunda mitad de 2022, y los fondos se entregarán mediante subvenciones, aportaciones de capital, contratos, encargos y colaboración público-privada.

El proyecto del Gobierno apunta alto y pretende abarcar toda la cadena de valor, desde el diseño hasta la fabricación de los microchips y los semiconductores.

Los ejes del PERTE Chip: investigación, diseño y fábricas

El PERTE Chip que ha anunciado el Gobierno tiene varios ejes principales que arrancan por la investigación en el sector de los "microprocesadores de vanguardia, arquitecturas alternativas y fotónica integrada", así como "desarrollar chips cuánticos", según Moncloa.

Los fondos del proyecto estarán destinados también a innovar participando en los Proyectos Importantes de Interés Común Europeo de Microelectrónica y Tecnologías de la Comunicación (IPCEI ME-TC).

El plan también contempla potenciar el diseño de microprocesadores en España mediante la creación de empresas con un modelo sin fábricas, líneas de pruebas y redes de capacitación.

De hecho, el PERTE Chip aspira a que en España se construyan incluso planta de fábricación con capacidades superiores e inferiores a los 5 nanómetros, una de las arquitecturas más avanzadas en la actualidad, presente en procesadores de móviles por ejemplo.

El cuarto y último de los ejes consiste en la dinamización de la industria de fabricación electrónica en Europa, algo para lo que se pondrán sobre la mesa una serie de incentivos para las empresas que quieran fabricar estos procesadores, con un fondo específico.

Otros artículos interesantes:

La escasez de semiconductores obliga a algunas empresas a comprar lavadoras usadas para fabricar procesadores

Intel prevé 10 "buenos años" de crecimiento en la industria de los procesadores: "El mundo se vuelve más digital, y todo lo digital necesita chips"

La guerra entre Rusia y Ucrania agravará la escasez de semiconductores, ya que son los principales proveedores de materiales clave

Te recomendamos