El Gobierno aprobará una nueva prórroga de la moratoria concursal hasta 2022 este viernes junto al paquete de ayudas a comercio, turismo y hostelería

Un hombre con mascarilla, ante una tienda de souvenirs cerrada en Barcelona
Reuters
  • El Consejo de Ministros extraordinario de este viernes aprobará previsiblemente una nueva prórroga de la moratoria concursal vigente desde marzo de 2020 y cuya vigencia se terminaba el próximo domingo.
  • La nueva prórroga extenderá la suspensión de concursos de acreedores hasta el 31 de diciembre, según El País, que asegura que pese a la moratoria, los concursos aumentaron un 5,8% en el último trimestre de 2020.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

Finalmente, el Consejo de Ministros de este martes no dará luz verde a ninguna de las 2 grandes medidas económicas que se esperaban para este martes, el paquete de 11.000 millones de euros para rescatar al comercio, la hostelería y el turismo y la moratoria que pesa desde el año pasado sobre los concursos de acreedores, que se aprobarán previsiblemente este viernes.

La aprobación de ambas iniciativas ha sido aplazada por el Gobierno para dar tiempo a los 2 partidos de la coalición para acercar posturas sobre el volumen de fondos que se destinarán a ayudas directas a las empresas de los 3 sectores más afectados por la pandemia, según han adelantado varios medios, y que también servirá para prorrogar la moratoria concursal, según El País.

Así, estaba previsto que el paquete de rescate al comercio, el turismo y la hostelería se aprobase en el Consejo de este martes junto a la prórroga de la suspensión de obligaciones concursales, pero será finalmente el viernes cuando el Ejecutivo valide la nueva ampliación de vigencia del real decreto ley de medidas extraordinarias de apoyo a la solvencia empresarial en respuesta a la pandemia, que se mantendrá hasta finales de 2021.

El Banco de España calcula que un 18% de las empresas son insolventes por el coronavirus, pero la mitad de ellas son viables a largo plazo

Entre los motivos del Gobierno para ampliar la moratoria, se incluyen los efectos de la tercera oleada del coronavirus, que ha propiciado que, aunque los concursos de acreedores se redujeron en 2020 respecto a 2019 en un 13,6% incluyendo a personas físicas y un 14,45% menos teniendo solo en cuenta a las empresas, sus cifras se dispararon en el último trimestre del año pasado, hasta cerrarlo con un 5,8% más de concursos que en el mismo periodo de 2019.

El fuerte repunte de los concursos de acreedores a finales de 2020, a pesar de que la vigencia de la moratoria se aumentó en noviembre hasta el 14 de marzo, es evidente comparando los datos del tercer trimestre con los del cuarto, en los que se registra un alza del 34,8% en el caso de las empresas y del 60,3% para las personas físicas que se han declarado insolventes.

Durante la moratoria, se suspende la obligación de los deudores de solicitar concurso de acreedores voluntario y la del juez de admitir a trámite los concursos reclamados por los propios acreedores como vía para reducir las quiebras vinculadas a la pandemia, que disminuyeron hasta un 41,3% interanual en los meses de confinamiento, aunque posteriormente crecerían hacia el final de 2020 ante las nuevas restricciones y contagios.

La ampliación de la moratoria hasta el 31 de diciembre y las dificultades en el seno de la coalición de Gobierno para acordar cuánto dinero inyectar directamente en las empresas más afectadas por el coronavirus da a entender que la crisis económica vinculada a la pandemia podría tener graves consecuencias en la supervivencia de muchas empresas que no consigan mantener su solvencia o reflotar su actividad.

Otros artículos interesantes:

Todo lo que debes saber del paquete de 11.000 millones en ayudas al comercio, el turismo y la hostería que aprobará esta semana el Consejo de Ministros

11 fechas que marcarán la economía española en 2021, desde el fin de los ERTE hasta el final del calendario de vacunación del coronavirus

Así son las empresas que están quebrando durante el coronavirus: pymes con pocos ingresos y empleados y más de 20 años de antigüedad