Pasar al contenido principal

Tasa Tobin: El Gobierno aprueba el Impuesto sobre Transacciones Financieras con el que prevé recaudar 850 millones de euros

La ministra de Educación y portavoz del Gobierno, Isabel Celaá.
La ministra de Educación y portavoz del Gobierno, Isabel Celaá. Europa Press
  • El Gobierno aprueba el Impuesto sobre las Transacciones Financieras, más conocido como tasa Tobin.
  • La medida gravará con un 0,2% las compras de acciones de empresas con una cotización bursátil superior a los 1.000 millones de euros.
  • Con ella, el Gobierno pretende recaudar hasta 850 millones de euros al año.

El Gobierno ha aprobado este viernes en Consejo de Ministros el nuevo Impuesto sobre las Transacciones Financieras, más conocido como tasa Tobin, y con el que se gravarán con un 0,2% las operaciones de compra de acciones de empresas con una cotización bursátil superior a los 1.000 millones de euros.

La medida, que no afectará a las acciones de empresas no cotizadas, podría suponer una recaudación de 850 millones al año, según los cálculos del Gobierno incluidos en los Presupuestos Generales del Estado.

Se trata de un impuesto en línea con la UE, donde hasta 10 países ya lo han implementado como Francia o Italia. En este sentido, tal y como ha destacado la portavoz del Gobierno, Isabel Celaá, persigue alcanzar la "equidad" del sistema bursátil español.

Leer más: Qué impuestos van a subir o se van a crear en 2019, según los Presupuestos de Pedro Sánchez

El impuesto se centrará en las entidades que actúan como intermediarios financieros y tendrá liquidación mensual. No gravará ni las salidas a bolsa, ni la deuda, pública o privada, ni los derivados. Desde Bolsas y Mercados Españoles (BME) se considera que esta tasa es una "mala noticia" para empresarios, intermediarios e inversores.

Celaá ha indicado que, desde 2013, un total de 10 países de la UE trabajan con este impuesto, algo que era "necesario" hacer en España.

Funcionará de modo similar al modelo francés: aquellas operaciones de adquisición de acciones emitidas en España de empresas cotizadas cuya capitalización bursátil sea superior a 1.000 millones de euros tributarán al 0,2%.

Leer más: Las 9 principales amenazas que se ciernen sobre la economía española en 2019

El sujeto pasivo será el intermediario financiero que transmita o ejecute la orden de adquisición, y también deberá presentar una declaración anual del impuesto. Los 850 millones que el Gobierno espera recaudar con la nueva tasa se destinarán a financiar las pensiones y el sistema de protección de la Seguridad Social.

El debate sobre los impuestos a las transacciones financieras viene de lejos. En 1972, el economista James Tobin propuso este impuesto como medida de contingencia para frenar la especulación con divisas a nivel mundial. Décadas después, tras la crisis financiera, varios países europeos han implementado su propia versión de la tasa Tobin como medida de control de las bolsas, pero también como una vía para aumentar su recaudación.

Un nuevo impuesto a los servicios digitales 

Por otra parte, el Gobierno también ha aprobado este viernes la conocida como Tasa Google, un nuevo impuesto a los servicios digitales a las plataformas que trabajan de forma "privilegiada" y que proporcionan una "gran desventaja" a otros comercios o actividades que pagaban impuestos.

En línea con la propuesta de la Comisión Europea, se gravará el 3% de los servicios de publicidad dirigida en línea, servicios de intermediación en línea o la venta de datos generados a partir de información proporcionada por el usuario durante su actividad o la venta de metadatos.

Según Celaá, esta medida pretende hacer frente a la "competencia desleal" de estas empresas —con ingresos anuales totales de, al menos, 750 millones de euros y con ingresos en España superiores a los 3 millones de euros—, con las que se pretende recaudar anualmente otros 1.200 millones de euros.

Y además