Pasar al contenido principal

El Gobierno eleva el techo de gasto para 2019 en un 4,4% y aprueba la relajación del objetivo de déficit hasta 2021

María Jesús Montero, tras un Consejo de Ministros
Europa Press

En línea con lo que ya había anunciado en las últimas semanas, el Gobierno ha aprobado este viernes en Consejo de Ministros la ampliación del límite de gasto no financiero ─conocido con techo de gasto─ en un 4,4%, hasta los 125.064 millones de euros en 2019.

Según María Jesús Montero, ministra de Hacienda, se trata de una medida que permite ir perfilando los Presupuestos Generales del Estado de cara al año que viene, asegurando que "facilitará un presupuesto expansivo, para garantizar una recuperación económica justa".

En este sentido, se trata de una ampliación de unos 5.230 millones de euros, una cantidad que Montero espera compensar con el aumento de ingresos a la caja pública, especialmente gracias a la subida de impuestos anunciada por el Gobierno el mes pasado y que podría suponer unos ingresos extra de 9.700 millones de euros.

Se trata de la mayor subida aprobada desde 2010 ─un año antes de la modificación constitucional para regular el techo de gasto de las administraciones─, cuando el techo de gasto se situaba en niveles superiores a los 182.000 millones de euros, casi un 15% más que el año anterior.

Relajación de los objetivos de déficit entre 2018 y 2021

Además, el Consejo de Ministros también ha aprobado este viernes la relajación de los objetivos de déficit público para el período 2018-2021, tras la reunión del Consejo de Política Fiscal y Financiera celebrada el jueves, donde se dio luz verde a esta reducción.

Así, los nuevos objetivos de déficit público serán del 1,8% del PIB en 2019 ─en lugar del 1,3% previsto hasta ahora─, del 1,1% en 2020 ─en lugar del 0,5%─ y del 0,4% en 2021 ─en vez del 0,1%─.

Leer más: Los técnicos de Hacienda calculan que la subida de impuestos anunciada recaudaría hasta 9.700 millones de euros

Gracias a esta medida, Montero estima que quienes más se beneficiarán serán las comunidades autónomas y la Seguridad Social. En concreto, de las cinco décimas en las que se amplía el objetivo de déficit para 2019, una será para la Administración Central, dos para las comunidades autónomas y otras dos para la Seguridad Social.

En total, suponen un extra de 6.000 millones de euros que se repartirán del siguiente modo: 2.500 millones para las comunidades, otros 2.500 millones para Seguridad Social y 1.000 millones para la Administración Central.

Posible bloqueo en el Senado

Las medidas, que pretenden relajar las estrecheces económicas de las tres administraciones, no han sido recibidas con entusiasmo por el resto de grupos parlamentarios, por una u otra razón.

En el caso de Podemos, se antojan escasas, ya que en su opinión se debería haber relajado aún más el techo de gasto, hasta los 15.000 millones de euros.

Leer más: Sánchez prohibirá por ley las amnistías fiscales

Por su parte, el PP votó el jueves en el Consejo de Política Fiscal y Financiera en contra de la relajación de los objetivos de déficit de aquí a 2021, por lo que Montero ha advertido al grupo popular de las consecuencias negativas que tendría que las Cortes no aprobaran la nueva senda de estabilidad, pues se volvería a los objetivos anteriores. "Y las grandes afectadas serían las comunidades autónomas y la Seguridad Social", ha alertado.

En cuanto a los objetivos de deuda pública, la ministra ha explicado que continuarán reduciéndose durante los próximos años. Así, Montero estima que el volumen de deuda pública bajará hasta el 91,5% en 2021.

Te puede interesar