Pasar al contenido principal

El Gobierno estudia un plan de reformas de 150.000 millones de euros para recibir ayudas del fondo de reconstrucción de la UE

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, durante una rueda de prensa.

Europa Press

  • El Gobierno estudia enviar a Bruselas un plan de reformas con 150.000 millones de euros en inversiones públicas para 2021 y 2022, un 6% del PIB, según adelanta El País.
  • El plan, que el Ejecutivo prevé que movilice unos 500.000 millones de euros en inversiones privadas, prevé ampliar el apoyo público a los ERTE, un plan de formación, otro de apoyo al turismo, un programa contra la economía sumergida y la aprobación de la Tasa Google y la Tasa Tobin.
  • Los 27 deben enviar estos planes de reformas a las autoridades comunitarias para poder recibir transferencias y préstamos del fondo de reconstrucción de la UE contra el coronavirus.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

Pese a que la aprobación del fondo europeo de recuperación del coronavirus todavía depende de las negociaciones de cara a la cumbre de líderes comunitarios de este viernes, el Ejecutivo español ya está avanzando en uno de los requisitos para acceder a los 750.000 millones de euros con los que estará dotado, de los que 500.000 millones se distribuirían en transferencias a fondo perdido y otros 250.000 millones en préstamos sometidos a condiciones.

Así, el Gobierno de coalición está estudiando enviar a Bruselas un plan de reformas que incluye 150.000 millones de euros en inversiones públicas durante 2021 y 2022, lo que equivale a un 6% del PIB, según adelanta El País. Además, el Gobierno prevé que este plan movilice unos 500.000 millones de euros adicionales en inversiones privadas.

El plan de reformas, que según el diario del Grupo Prisa está generando controversia en el seno del Ejecutivo, es un requisito indispensable para que la Unión Europea otorgue a España los fondos previstos para el país por la propuesta de la Comisión Europea para el fondo de recuperación de la pandemia, que ascienden a 140.000 millones de euros, de los que más de la mitad son transferencias a fondo perdido.

El borrador del plan al que ha tenido acceso El País incluye las reformas estructurales pactadas por PSOE y Unidas Podemos en su acuerdo de coalición, como la elaboración de un nuevo Estatuto de los Trabajadores o la puesta en marcha de nuevos impuestos como la Tasa Google, la Tasa Tobin o el que grava los plásticos de un solo uso.

El plan incluiría varias medidas para frenar el impacto del coronavirus, como un plan de choque para el sector turístico, la extensión del apoyo público a los Expedientes de Regulación Temporal de Empleo (ERTE), fomentar que el ajuste en el empleo que se centre en la reducción de horas laborables y no de puestos de trabajo y un plan de formación y reorientación profesional para los trabajadores de sectores que no recuperen la actividad, según El País

Leer más: España ya ha comprometido más de un 11% de su PIB en los planes de estímulo para paliar la crisis del coronavirus: así se compara por países la factura fiscal de la pandemia

Además del apoyo al turismo, el plan de reformas que estudia el Gobierno prevé un programa de apoyo la industria de la automoción que favorezca la transición a vehículos más modernos y eficientes, ayudas a empresas para crear una reserva estratégica de material y recursos sanitarios y un programa que combata la brecha digital en la educación aportando a familias y escuelas el material adecuado para el curso 2020-2021.

La vicepresidenta económica, Nadia Calviño, aseguró la semana pasada que la reconstrucción en Europa se basará en los planes de reformas que presente cada país, señalando que "serán reformas que no nos imponen, que somos conscientes de que hay que abordarlas, como la ley de cambio climático, el ingreso mínimo vital o la estrategia de economía circular". 

Calviño destacó que hay 6 pactos sobre la mesa en los que el Ejecutivo ha "tendido la mano a partidos, comunidades autónomas, corporaciones locales y agentes sociales", centrados en la transición ecológica, la industria, el emprendimiento y la digitalización, el empleo y la formación profesional, la innovación y la ciencia, el medio rural y los servicios públicos, que ha considerado "esenciales para un crecimiento más sostenible e inclusivo".

Y además