Pasar al contenido principal

El Gobierno quiere que los conductores paguen por usar las autovías

Coches parados en un atasco en la autovía
Reuters
  • El planteamiento del ministerio de Fomento sería instaurar una pequeña tasa para los usuarios de las autovías del Estado.
  • La cantidad equivaldría en torno a una décima parte de lo que se paga de media en las autopistas de peaje privadas.
  • Fomento trabaja en una fórmula para estructurar el modelo de financiación de las autovías.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

El Gobierno está estudiando la implantación de un pago "simbólico" en las autovías públicas para afianzar la rentabilidad de la red estatal de estas carreteras.

Según informa este martes el diario El País, el planteamiento del ministerio de Fomento sería instaurar una pequeña tasa para los usuarios, una cantidad que equivaldría en torno a una décima parte de lo que se paga de media en las autopistas de peaje privadas.

Tal y como explica el diario, el ministerio que encabeza Jose Luis Ábalos está trabajando en una fórmula para estructurar el modelo de financiación de las autovías.

Hace unos meses el propio ministro ya se comprometió a lograr el consenso político para conseguirla y garantizar el mantenimiento de la red de estas carreteras, que le cuesta al Estado unos 11.000 millones de euros al año.

Leer más: Estas son las autopistas de peaje que serán gratuitas antes de 2022

Fin del peaje

Entre las intenciones del Gobierno en esta materia también se encuentra la supresión del peaje cuando finalice la concesión en aquellas autopistas que todavía se encuentran en manos privadas. No obstante, esta medida requeriría el consenso en el Congreso y entre las Comunidades Autónomas.

El Gobierno insiste en que el hipotético pago en las autovías públicas sería muy bajo y la recaudación se invertiría íntegramente en pagar el mantenimiento de las infraestructuras, no su construcción.

Desde el Ejecutivo también se plantean instaurar otras medidas, como destinar una parte de esa recaudación en las autovías públicas a rebajar el coste de los peajes en autopistas que aún se encuentran inscritas en una concesión privada.

Y además