Hachazo a las previsiones económicas por la guerra en Ucrania: el Gobierno recorta a la mitad el crecimiento este año, del 7% al 4,3%, pero el déficit no empeora

La ministra de Hacienda, María Jesús Montero, junto a la vicepresidenta y ministra de Asuntos Económicos y Transformación Digital, Nadia Calviño.
La ministra de Hacienda, María Jesús Montero, junto a la vicepresidenta y ministra de Asuntos Económicos y Transformación Digital, Nadia Calviño.
Pool Moncloa

La guerra en Ucrania ha arrasado con las previsiones económicas del Gobierno. España no crecerá este año un 7%, sino un 4,3%. Es decir, que la mitad de crecimiento económico esperado para 2022 se ha esfumado de un plumazo.

"El impacto económico de la invasión de Ucrania está llevando a revisión generalizada a la baja de las previsiones de todos los países. Aun así, España crecerá más que las principales economías europeas", ha querido destacar la vicepresidenta y ministra de Asuntos Económicos, Nadia Calviño.

Calviño ha presentado junto a la ministra de Hacienda, María Jesús Montero, el cuadro macroeconómico para España 2022-2025, que supone la base para la elaboración de las cuentas públicas, y que debe enviar a Bruselas para su aprobación.

Hasta ahora, las cuentas del Ejecutivo reflejaban una suerte de Arcadia para el PIB. A pesar de que la amenaza de la inflación lleva meses planeando sobre la economía, y de que todos los organismos nacionales e internacionales habían rebajado sus previsiones, el Gobierno seguía manteniendo que el PIB aumentaría un 7% este año. 

No ha sido hasta después del estallido del conflicto bélico que el Gobierno se ha decidido finalmente a revisar sus previsiones. Y el hachazo no ha sido poco:

España crecerá un 4,3% este año, la mitad de lo previsto y al 3,5% en 2023. La moderación regresará en 2024, cuando el Ejecutivo espera que el PIB aumente un 2,4% y un 1,8% en 2025.

"Estas previsiones se alinean con las más prudentes de organismos nacionales e internacionales. Nos estamos situando por debajo de la previsión del Banco de España y del FMI", ha explicado Calviño.

España crecerá la mitad de lo previsto, pero el Gobierno espera ingresar más en las arcas públicas. El aumento en la recaudación permitirá que, a pesar del frenazo en la economía, el déficit no se dispare. 

La ministra de Hacienda, María Jesús Montero, ha anunciado que la previsión de déficit para este año sigue siendo un 5%, la misma del anterior cuadro macroeconómico.

Las 5 amenazas que tener en el radar porque definirán el futuro de la economía en 2022 y 2023, según el Fondo Monetario Internacional

"Hemos dejado atrás el pico de inflación"

Aunque el Gobierno se ciñe a las previsiones de inflación del Banco de España, que pronostica un alza de hasta el 7,5%, dependiendo de la intensidad del conflicto, ha dejado claro que lo peor ha pasado.

"Hemos dejado atrás el pico de inflación", asegura la titular de Economía. Calviño ha querido incidir en la moderación de la inflación en el mes de abril, que subió 1,5 puntos menos que en marzo. "Prevemos una desaceleración a partir de la segunda mitad del año, para volver al entorno del 2% en 2023", ha añadido.

El problema ahora, sin embargo, está en la inflación subyacente. Mientras que el índice general pareció tocar techo en abril, la tasa subyacente (que excluye de la medición la subida energética y de productos frescos) ha seguido escalando (un 4,4%) hasta un récord no visto desde 1995.

"El sector exterior lastrará la recuperación"

Si España crece menos es principalmente por el peor comportamiento del sector exterior. "El sector exterior lastrará ligeramente la recuperación en 2022 y 2023", reconoce Calviño.

Aunque los datos del INE siguen mostrando cierto dinamismo en la evolución de exportaciones y el turismo, Economía prefiere cubrirse las espaldas por si acaso, por lo que se viene: "hemos optado por prever que la fuerte recuperación del turismo no compensará el deterioro de la situación internacional por el alza de precios de la energía y las peores perspectivas de crecimiento de nuestros mercados de exportación".

El efecto 'Ave Fénix' del turismo en España: cómo el sector más golpeado por la pandemia sobrevivió a ómicron y renace más fuerte en 2022

El Gobierno fía la recuperación a una demanda desaparecida en combate

"La evolución de la economía responde sobre todo a la demanda interna. Se prevé un fuerte crecimiento del 9,3% en la inversión en 2022, con una fuerte contribución en bienes de equipo y propiedad intelectual", destaca Calviño.

Puede que la inversión productiva permita sostener el crecimiento, pero lo que es el consumo privado de los hogares, por el momento no está dando muchas señales de vida.

El Gobierno espera un repunte de la inversión privada de la mano del Plan de recuperación que, según Calviño, "permitirá aumentar el potencial de crecimiento de la economía".

También ayudará el turismo, apunta la titular de Economía, "que se está recuperando con fuerza", además de la inversión productiva y la demanda nacional, que en el caso del consumo vendrá de la mano de la absorción del ahorro acumulado por la pandemia. 

Pero la buena evolución del consumo, con la que el Gobierno cuenta, por el momento está desaparecida en combate. En el primer trimestre de 2022 el gasto de los hogares cayó un 3,7%, lo que ha frenado el PIB. La escalada de precios por la inflación ha encarecido productos de primera necesidad de la cesta de la compra, y eso está lastrando el consumo.

El paro, por debajo del 10% en 2025

Suena a utopía casi, pero el Ejecutivo espera que la tasa de paro se reduzca en los próximos años hasta situarse por debajo del 10% en 2025.

"Hacia 2024 no sólo continuaremos por encima del nivel del empleo previo a la pandemia, también estaremos por encima de la senda que hubiéramos tenido en ausencia de la pandemia", augura la vicepresidenta y ministra de Economía.

Calviño ha explicado que se prevé un importante crecimiento del empleo durante los próximos años, y una reducción continuada de la tasa de paro.

"El empleo se ha convertido en un factor diferencial junto con la inversión respecto a crisis anteriores", señala la ministra. Una vez recuperado el empleo perdido por la crisis del COVID-19, el Gobierno espera que el crecimiento continúe.

"España está mejor preparada que antes para resistir 'shocks'"

El Gobierno asegura que, a diferencia de crisis anteriores, como la financiera o la del euro, España está ahora mejor preparada para resistir crisis. 

"España está ahora mucho más preparada que en el pasado para afrontar shocks adversos", ha dicho Calviño, que destaca una mejora de la posición inversora internacional neta y del saldo por cuenta corriente, que se ha reducido la deuda sobre el PIB, y la mejora del mercado de trabajo.

"Vemos un patrón de recuperación muy diferente al de la crisis financiera y del euro. Tenemos una espectacular recuperación de la inversión, respecto a la caída significativa en crisis anteriores, y también un mayor dinamismo del empleo".

España, la única gran economía europea que se podría salvar de una recesión a finales de 2022, según el FMI

España saldrá del procedimiento de déficit excesivo en 2025 y la presión fiscal bajará

El Gobierno también prevé que, para 2025, España logre salir al fin del procedimiento de déficit excesivo. 

Es más, a pesar de la variación del cuadro macroeconómico, la ministra de Hacienda ha explicado que el buen resultado de la recaudación en 2021 permitirá a España mantener su previsión de déficit del 5% este año, sin aumentarlo. 

"El incremento de la recaudación que está experimentando la administración se debe en más de un 80% a la creación de empleo y crecimiento económico", ha explicado Montero.

La ministra, de hecho, ha avanzado que la presión fiscal bajará, por lo que no se esperan grandes subidas de impuestos, y que el gasto público también se moderará tras la retirada de algunas de las medidas del escudo social para hacer frente a la pandemia, como los ERTE.

 

Otros artículos interesantes:

Las 5 amenazas que tener en el radar porque definirán el futuro de la economía en 2022 y 2023, según el Fondo Monetario Internacional

España, la única gran economía europea que se podría salvar de una recesión a finales de 2022, según el FMI

¿Ha tocado techo la inflación? Los precios se moderan al 8,4% en abril, pero siguen subiendo, y la inflación subyacente alcanza niveles no vistos desde 1995

Te recomendamos