Pasar al contenido principal

El gobierno ruso filtra información personal de dos millones de ciudadanos... pero no lo considera un problema de ciberseguridad

Vladimir Putin, presidente de Rusia
Vladimir Putin, presidente de Rusia. REUTERS/Maxim Shemetov
  • Varios sitios web del gobierno de Vladimir Putin habrían filtrado datos personales durante meses, sin que a nadie le importe lo más mínimo.
  • 2,25 millones de ciudadanos rusos tienen pública información sensible como números de identificación personal, puestos de trabajo, direcciones de correo electrónico e incluso datos fiscales.
  • Según el regulador ruso, Roskomnadzor no hay nada de malo en que estos datos fueran accesibles, ya que es "legal revelarlos".

La protección de los datos personales en Internet se ha convertido, especialmente desde la aprobación del GDPR en Europa, en uno de los campos de batalla más interesantes de la actualidad. Un terreno en el que empresas y particulares están redefiniendo el control y la transparencia sobre el uso de esta información tan sensible. Salvo que hablemos de Rusia, por supuesto.

Allí las normas y principios morales no aplican de la misma manera que en el resto del mundo. El ejemplo paradigmático lo encontramos en un reciente incidente por el que varios sitios web del gobierno de Vladimir Putin habrían filtrado datos personales durante meses, sin que a nadie le importe lo más mínimo.

En concreto, los distintos portales (incluyendo una plataforma de licitación electrónica) habrían visto comprometidos los datos de 2,25 millones de ciudadanos rusos. Hablamos de información como números de identificación personal, puestos de trabajo, direcciones de correo electrónico e incluso datos fiscales.

Leer más: Solo una de cada diez empresas invierte lo suficiente en ciberseguridad pese a que el 31% ni siquiera ha sido capaz de detectar un ciberataque

Lo más grave es que las autoridades de Moscú no le han dado la menor importancia a este incidente tan grave. Cuando Ivan Begtin, un conocido activista local y la persona que detectó este problema, contactó con el regulador de comunicaciones ruso, Roskomnadzor, hace ocho meses, obtuvo poco menos que silencio como respuesta.

Según Begtin, Roskomnadzor le explicó que no había nada de malo en que estos datos fueran accesibles, ya que es "legal revelarlos". Algo cuanto menos sorprendente ya que la legislación, también la rusa, protege la información personal online si ésta es filtrada por error por parte de alguna compañía...

Y además