Pasar al contenido principal

El golpe de reminiscencia, o por qué el tiempo pasa más rápido con la edad y el pasado siempre parece mejor

Tres hombres están emocionados entre la multitud con una cerveza en la mano celebrando una ocasión especial
Jason McCawley/Getty Images for The ATC
  • Los momentos más memorables de nuestra vida suceden entre los 15 y los 30 años.
  • Los psicólogos lo llaman "golpe de reminiscencia" y explica en parte por qué nuestra juventud es mucho más memorable que nuestra vida a partir de los 30 años.
  • Las experiencias nuevas alargan nuestra percepción del tiempo.

Pídele a una persona mayor que evoque sus recuerdos más vívidos. Lo más probable es que muchos sean del mismo periodo de su vida: entre los 15 y los 30 años.

Según un estudio de 2004seis de los diez eventos y experiencias más importantes de nuestra vida suelen ocurrir en ese tiempo: empezar el instituto, ir a la universidad, el primer trabajo, enamorarse, casarse y tener hijos. 

Los psicólogos conocen este fenómeno como "golpe de reminiscencia" y ayuda a explicar por qué nuestra juventud parece mucho más memorable que la vida a partir de los 30 años.

"La clave para el golpe de reminiscencia es la novedad", escribe Claudia Hammond en su libro Time Warped.  "La razón por la que recordamos tan bien nuestra juventud es que es un [...] tiempo de primeras veces: las primeras relaciones sexuales, los primeros trabajos, los primeros viajes sin padres, la primera experiencia de vivir fuera de casa, la primera vez que podemos elegir realmente la manera en la que vivimos cada día". 

Esta serie de acontecimientos novedosos alarga nuestra percepción del tiempo, todo parece durar más. Por el contrario, cuando la novedad se agota, la vida parece acelerarse, explican los autores de The Power of Moments: Why Certain Experiences Have an Extraordinary Impact (El poder de los momentos: por qué algunas experiencias tiene un impacto excepcional), Chip y Dan Health.

Aunque entender que tus mejores recuerdos se han quedado atrás puede ser en cierto modo deprimente, es importante ponerlo en contexto. "Es muy fácil crear un segundo golpe de reminiscencia más tarde en tu vida. Simplemente divórciate, deja tu trabajo, múdate a Nueva Zelanda, hazte pastor", escriben los autores. "Ahí tienes novedad más que suficiente para crear una buena tanda de recuerdos memorables, pero no confundamos memorable con sabiduría".

En otras palabras, debes trufar tu vida adulta con experiencias nuevas pero sin pasarte. Como escriben los Health, el refrán es "la variedad es la sal de la vida", no "la variedad es el plato principal de la vida". 

"Nadie cena pimienta y orégano", escribieron. "Un poco de novedad puede dar para mucho".

Te puede interesar