Google busca revolucionar el mundo de los móviles con su chip Tensor, según su responsable de hardware

Rick Osterloh, vicepresidente senior de dispositivos y servicios de Google

AP

  • Google ha dado a conocer el chip que incorporarán sus próximos terminales, Tensor, que viene a cambiar la industria de los teléfonos inteligentes. 
  • El chip es tan poderoso, según el responsable de hardware de la compañía, que puede ejecutar modelos de IA en un smartphone que hubiese requerido previamente de un centro de datos para funcionar.
  • Descubre más historias en Business Insider España. 

El responsable de hardware de Google, Rick Osterloh, está seguro de que la realidad aumentada (RA) jugará un papel importante en el futuro de la informática, aunque no tiene una respuesta clara sobre cómo o cuándo.

En parte, esto se debe a que las tecnologías con visión de futuro como la RA o la inteligencia artificial (IA) todavía presentan importantes desafíos para los dispositivos portátiles, según Osterloh. 

La tecnológica está trabajando en remediar esta situación a través de su chip, bajo el nombre de Tensor, que ha dado a conocer recientemente, junto a los Pixel 6 y 6 Pro.

La compañía diseñó Tensor, que se incluirá en los teléfonos que llegarán este otoño, centrándose principalmente en la inteligencia artificial y el aprendizaje automático. El chip es tan poderoso, según el responsable de hardware, que puede ejecutar modelos de IA de Google en un smartphone que hubiese requerido previamente de un centro de datos para funcionar.

"De lo que vamos a hablar hoy es de una transformación total de los móviles", me explicó Osterloh en una sala de reuniones ubicada en la parte trasera de su primera tienda permanente en la ciudad de Nueva York.

Esta es la última señal que indica que los fabricantes de teléfonos inteligentes están comenzando a adaptar sus dispositivos a tecnologías emergentes como la realidad aumentada. El iPhone 12 Pro de Apple de 2020, por ejemplo, fue el primero en incorporar un escáner LiDAR para detectar superficies cercanas con mayor precisión, una herramienta clave para mejorar el rendimiento de RA. Los últimos teléfonos iPhone y Samsung Galaxy también suman chips de banda ultraancha para ayudarlos a comprender mejor su entorno.

¿Por qué los móviles necesitan chips tan potentes? A corto plazo ayudará a los Google Pixel a hacer fotos y vídeos más realistas y mejorará el reconocimiento por voz en aplicaciones como Google Assistant, según el experto. A largo plazo es un componente importante para el futuro. 

"Es la base perfecta para realizar grandes mejoras en RA", afirma Osterloh.

Google Lens es uno de los mejores ejemplos de cómo se usa la realidad aumentada en los smartphones en la actualidad. La aplicación utiliza la cámara de un teléfono para reconocer objetos cercanos y mostrar información relevante en la pantalla, todo impulsado por tecnologías como el aprendizaje automático y la RA. Tensor ayudaría a que estos procesos se ejecuten de manera aún más fluida y rápida.

"La RA incorpora muchas técnicas de aprendizaje automático para poder comprender lo que está sucediendo", señala Osterloh. "Por ejemplo, Lens reconoce lo que hay en una escenario y decide si hay información subyacente que pueda mostrarle a un usuario. Tensor proporciona el sustrato adecuado para poder crear experiencias innovadoras en realidad aumentada".

Google tiene más experiencia que el resto de tecnológicas cuando se habla de dispositivos que incorporan esta herramienta. Sus gafas inteligentes, Google Glass, se convirtieron en la cara visible de esta tecnología cuando debutaron en 2012. 

No obstante, su precio elevado, las funcionalidades limitadas y las preocupaciones suscitadas por la privacidad impidieron que triunfasen. Google comenzó a comercializar el dispositivo como herramienta empresarial en 2017.

Desde entonces, se han producido muchos cambios. Los expertos de la industria esperan que las redes 5G administren mejor la capacidad de los dispositivos de realidad aumentada, entre ellas las gafas inteligentes, lo que generará un mayor atractivo comercial.

Esto se debe a que la red proporcionará conexiones más rápidas y seguras en la nube, lo que significa que será posible ejecutar algunas de las tareas pesadas en ella en lugar de en el dispositivo en sí. Cristiano Amon, presidente de Qualcomm, señaló a Business Insider en 2019 que la capacidad de 5G para trasladar la potencia de procesamiento podría facilitar la construcción de dispositivos ligeros con más funcionalidad y conducir a una ola de gafas inteligentes.

Un estudio de eMarketer e Insider Intelligence apunta que se espera que 93,3 millones de personas en Estados Unidos usen RA una vez al mes en 2021, lo que representa el 28,1% de la población de dicho país. 

Otras empresas de tecnología también han empezado a centrarse en las smart glasses.

La empresa matriz de Snapchat, Snap Inc., está trabajando en su cuarta versión de este tipo de dispositivos, mientras que Facebook también está centrada en este producto junto a Ray-Ban, aunque no se espera que ofrezcan la funcionalidad AR completa. Apple también está apostando por las gafas aunque aún faltan años para su lanzamiento, según Bloomberg.

No obstante, aunque la industria está centrada en la RA, Google también está apostando por el futuro de forma más amplia. De la misma forma que los teléfonos inteligentes reemplazaron a otros dispositivos (calculadoras, despertadores o cámaras), Osterloh cree que la próxima ola de la informática se moverá en la dirección opuesta. 

En concreto, cree que, en lugar de ver una mayor consolidación, es probable que aparezcan dispositivos  diseñados para circunstancias específicas, por ejemplo, pantallas inteligentes para el hogar. 

El smartphone seguirá siendo el nexo de unión entre todos estos dispositivos. Como tal, equiparlos con un mejor sentido de comprensión a través de un procesamiento mejorado de voz e imágenes podría ser fundamental para lo que Google tiene en mente para el futuro. Ese es el objetivo del chip Tensor.

"Esta capacidad de interactuar de forma fluida con los ordenadores, saber algo de ti, lo que quieres, y cómo hacer algo por ti, es cómo vemos el futuro", señala Osterloh.

Por ahora, en lo que se refiere a RA, Google tiene la intención de permanecer enfocado en el smartphone. Esto se debe, principalmente, a todos los desafíos que conlleva la creación de un tipo de ordenador portátil completamente nuevo, como aprendió de primera mano con las gafas inteligentes.

No obstante, Osterloh está seguro de que dispositivos como las smart glasses resultarán "muy útiles" a largo plazo.

"Sin duda, en algún momento del futuro, también existirá la posibilidad de tener esas experiencias en diferentes productos", afirma. "Pero, por ahora, el teléfono es el lugar más relevante donde aparecerán muchas de ellas".

Este artículo fue publicado originalmente en BI Prime.

Otros artículos interesantes:

El Google Pixel 4a es pequeño pero matón: la mejor cámara de su segmento en un móvil muy compacto

Google demuestra su apuesta por la gama media con el Pixel 5: un 5G a un precio muy comedido

Los Google Pixel Buds A te harán dudar si de verdad quieres comprar esos auriculares inalámbricos 'low-cost'

Te recomendamos

Y además