Pasar al contenido principal

Google cobrará a los fabricantes de móviles por incluir sus apps en Europa en un cambio sin precedentes para cumplir con la normativa

Google CEO Sundar Pichai
El CEO de Google, Sundar Pichai Justin Sullivan / Getty Staff
  • Para cumplir con una decisión antimonopolio de la Unión Europea, Google ya no requiere que los fabricantes de teléfonos con Android le den un trato preferencial a las aplicaciones de Google.
  • La desventaja para los fabricantes que usan Android es que si quieren Google Play o Gmail en sus teléfonos, tendrán que pagar.
  • Google está apelando la decisión de la UE, pero debe comenzar a cumplir o arriesgarse a recibir más sanciones.

La Unión Europea parece estar obteniendo lo que quiere de Google, al menos en parte.

Tras una ofensiva de los legisladores en Europa, Google ha anunciado en una publicación en su blog que ya no requerirá que los fabricantes de dispositivos móviles de la UE que usan Android acepten un paquete de aplicaciones de la compañía. El inconveniente para los fabricantes de dispositivos es que Google, por primera vez, cobrará por muchas de sus aplicaciones más populares.

Google dice que planea introducir un nuevo "acuerdo de licencia de pago" para smartphones y tablets que usan su software y se envían al mercado europeo. La declaración del blog no especifica qué software de Google va a vender cuando el programa de licencias entre en vigencia el 29 de octubre.

Según un informe publicado en The New York Times, Google venderá licencias a compañías de electrónica de consumo con sede en Europa por un paquete que incluye la app store de Google Play, Gmail, YouTube y Google Maps.

La medida marca un cambio importante para Google, que ha creado una compañía de 780.000 millones de euros casi en su totalidad a través de regalar sus productos de forma gratuita y vender publicidad. Y el cambio a licencias de pago en Europa parece estar diseñado para apaciguar a los reguladores más que el deseo de Google de generar nuevos ingresos.

Google también ha dicho que ofrecerá licencias comerciales a compañías europeas que deseen instalar Google Search y el navegador Chrome de la compañía.

Leer más: Trump entiende la multa a Google como un 'misil' de la UE en la guerra comercial

Los cambios se producen después de que Google recibiera una multa de 5.000 millones de dólares

Google siempre ha ofrecido una versión sistema operativo móvil Android de forma gratuita. Pero para obtener acceso a la popular tienda Play de Google, la compañía exigió a los fabricantes que instalaran el paquete de Google, que incluía el navegador Chrome y la búsqueda de Google.

Pero en julio, las autoridades de la competencia de la UE descubrieron que Google había abusado del dominio del mercado de Android, el sistema operativo móvil más popular del mundo. Además de imponer una multa de 5.000 millones de dólares, la UE exigió que Google dejara de forzar paquetes de aplicaciones en los fabricantes de dispositivos.

La UE creía que esta práctica impedía de forma injusta que los competidores llegaran a los consumidores y ordenó a Google que ofreciera acceso a otras aplicaciones. Google presentó una apelación por la decisión, pero el Vicepresidente de Google de Plataformas y Ecosistemas Hiroshi Lockheimer dice en la declaración del blog el martes que la compañía estaba realizando los cambios para cumplir con la Comisión mientras la apelación está pendiente.

Los cambios anunciados significan que los fabricantes de teléfonos deben poder elegir aplicaciones específicas de Google, como la Búsqueda de Google, pero no Google Maps, y combinarlos con aplicaciones creadas por los competidores de la compañía.

Pero queda por ver si los movimientos de Google el martes satisfarán a los legisladores de la UE. Una pregunta que seguramente se harán es si los fabricantes de dispositivos tienen algún incentivo económico para adoptar aplicaciones de otras compañías si deben pagar por Google, que se encuentran entre las más populares del mundo.

Google no respondió de inmediato a las preguntas de Business Insider.

La represión de la UE se produce en un momento en que Google está sometido a un escrutinio cada vez mayor en numerosas jurisdicciones en una variedad de temas.

Te puede interesar