Google debe aplicar un recorte de plantilla: un analista asegura que la compañía tiene que tomar "medidas drásticas" para mejorar sus cuentas

Tom Dotan
| Traducido por: 
El CEO de Google, Sundar Pichai.
El CEO de Google, Sundar Pichai.

Reuters

  • Google casi siempre intenta evitar los despidos colectivos para no socavar su reputación de compañía amable con los trabajadores.
  • Sin embargo, un analista sostiene que el método de la tecnológica no va a funcionar ante la situación económica actual ya que el su número de empleados ha crecido mucho más rápido que sus cifras de ingresos.

Google es uno de los últimos gigantes tecnológicos que quedan por anunciar un plan de despidos masivos frente a la recesión económica actual. Aunque la empresa se enorgullece de no haber aplicado en toda su historia un recorte de plantilla significativo, puede que esta vez no le quede otra salida.

El método que suele utilizar Google para reducir sus filas —dejar que sus empleados se vayan a trabajar a otras tecnológicas sin intentar retenerlos— ya no va a funcionar, explica el analista de la firma de consultoría Bernstein, Mark Shmulik, en un comunicado a sus clientes. 

La financiación de capital riesgo se está agotando, lo que significa que las startups no van a hacer contrataciones en los próximos meses. Además, compañías como Meta —matriz de Facebook— y Amazon ya han anunciado sus planes de reestructuración. En otras palabras, la táctica del "desgaste natural" no funcionará.

"Es probable que a Google le resulte difícil reducir el crecimiento de la plantilla por debajo del crecimiento de los ingresos sin aplicar medidas más drásticas", señala Shmulik.

 

En el último trimestre, Google contrató a cerca de 12.000 empleados, lo que supone un crecimiento del 24% al compararla con el mismo trimestre del año anterior. Sin embargo, sus ingresos solo han crecido un 6% al hacer la misma comparación, lo que llevó a uno de sus principales inversores, TCI, a exigir que la firma realizase despidos de inmediato.

El tema del volumen de la plantilla surgió durante la última presentación de resultados de Google. El CEO de la empresa, Sundar Pichai, y la directora financiera, Ruth Porat, recalcaron que tienen la intención de reducir significativamente la contratación en el cuarto trimestre del año. 

Aun así, varios analistas parecían frustrados con el hecho de que, incluso frenando el ritmo de las contrataciones, la compañía todavía tiene intención de contratar a unas 6.000 personas. Google ya ha endurecido sus criterios de evaluación de los trabajadores, lo que podría colocar a algunos en la cuerda floja.

La resistencia de Google a aplicar un recorte de plantilla significativo forma parte de su cultura. La organización se ha labrado una reputación de lugar de trabajo amigable y no quiere verse afectada por el estigma de ejecutar despidos, aseguran varios antiguos altos cargos de Google a Business Insider

ELon Musk

El analista de la consultora Bernstein se refiere a esto en el comunicado que envía a sus clientes, indicando que la cultura de Google "elude de manera activa" el ruido que generan cuestiones como "la reducción de costes y la disciplina".

Eso ha provocado que la firma sea ahora un gigante abotargado y lento a la hora de afrontar medidas decisivas, según los antiguos ejecutivos de Google. 

Aunque la empresa ya ha puesto fin a algunos proyectos, como la iniciativa de videojuegos Stadia (que cerró recientemente), han sido casos aislados. Con eso parece que no va a ser suficiente, ya que el margen de beneficios de Google se reduce conforme su plantilla sigue aumentando, apuntan los críticos. A diferencia de lo que ocurría en el pasado, la reducción de costes no se va a producir sola.

"El mercado de capital riesgo se ha enfriado drásticamente, lo que significa que no existe más financiación a disposición para aumentar la plantilla, y el mercado de las criptomonedas ha implosionado, lo que elimina toda una fuente de empleo en el sector", concluye Shmulik en su comunicado.

Conoce cómo trabajamos en Business Insider.