Pasar al contenido principal

Google reestructura a los empleados de su división de portátiles y tablets, lo que cuestiona el futuro de su departamento de hardware

Rick Osterloh, Vicepresidente Senior de Hardware en Google
Rick Osterloh, Vicepresidente Senior de Hardware en Google AP
  • Parece que Google está mermando los esfuerzos que pone en su división de portátiles y tablets, ya que ha pedido a docenas de ingenieros y programadores de este departamento que busquen otros roles dentro de la empresa, tal y como han confirmado fuentes relacionadas con Alphabet, la matriz de la compañía, a Business Insider.
  • La reestructuración afecta a "Create", la división de la compañía que se encarga del desarrollo y la fabricación del Pixelbook y la tablet Pixel Slate, entre otros dispositivos.
  • De acuerdo con estas fuentes, el equipo de hardware de Create tiene "varias cosas entre manos" y la reducción de personal "reducirá el portfolio" de productos.
  • Los empleados afectados han sido reasignados en otros departamentos de forma temporal, lo que cuestiona el futuro de su división de hardware.

Google ha movido a docenas de empleados de su división de portátiles y tablets a otros departamentos de la compañía, reduciendo los esfuerzos asignados a su equipo de hardware, a la vez que reescribe su estrategia debido a la fuerte competitividad del sector.

Y es que la organización ha pedido a varios trabajadores de "Create" — el departamento responsable del desarrollo y fabricación de productos — que busquen otras áreas en las que sean válidos, ya sea en Google o en su matriz Alphabet.

La mayoría de los trabajadores afectados son ingenieros de hardware, responsables técnicos y programadores. Fuentes relacionadas con este tema han señalado que muchos de los proyectos relacionados con su división de tablets y portátiles han sido cancelados o modificados, y se ha pedido a los miembros encargados del desarrollo de estos productos que se muevan temporalmente a otras divisiones de la organización hasta que sen reasignados.

Al parecer, Google busca dar cierta flexibilidad a estos trabajadores y a sí misma hasta saber cuál será el futuro de la división de hardware. La mayoría de estos empleados se han movido al departamento de smartphones, Pixel, pero también a otras compañías bajo el paraguas de Alphabet.

Google no ha querido hacer comentarios sobre este tema a Business Insider.

Este "cambio en la hoja de ruta", tal y como describen las fuentes, no hace más que levantar las dudas sobre el futuro de la división de tablets y portátiles de la compañía, ya que es un mercado muy competitivo con unos márgenes bastante reducidos.

Después de varios intentos que no acabaron de despegar, entre los que se incluyen la adquisición del fabricante Motorola de 2012 a 2014, Google se puso seria con la división de hardware cuando contrató en 2016 a Rick Osterloh para liderar este departamento. Sin embargo, nunca ha acabado de tener unos resultados especialmente positivos en ninguna de sus líneas, a pesar de haber puesto todos sus esfuerzos.

Google showed off the Pixelbook at a 2017 launch event
Google showed off the Pixelbook at a 2017 launch event Google

A día de hoy, Create es responsable de productos como el Pixelbook y la Pixel Slate, así como otros dispositivos. A su vez, esta división pertenece al departamento de hardware global, que se le conoce internamente como HWPA (Hardware Product Area, por sus siglas en inglés), entre las que se incluye también los Pixel (smartphones), Home (casa inteligente, incluido Nest), y Wearables.

Leer más: Los 18 productos de Google que han fracasado a lo largo de su historia

Los empleados en puestos de fabricación de producto de Create parece que no se han visto afectados a pesar del decrecimiento en ventas que afecta a todo el sector, una señal de que la línea de fabricación de la compañía permanecerá intacta. Sin embargo, de acuerdo con una persona relacionada con el tema, esta división tiene "varias cosas entre manos" y la reestructuración de sus ingenieros y programadores "afectará al portfolio de productos"

El Pixelbook no obtuvo muy buenas críticas durante su presentación, ya que tenía un precio muy alto (partía de 999 dólares) y tenía unas características un tanto mediocres (es un Chromebook, lo que implica que funciona con Chrome OS, el software de Google basado en la nube). La mayoría de los equipos de otros fabricantes son mucho más baratos que este dispositivo, como por ejemplo el Samsung's Chromebook Plus, que tiene un coste de 499 dólares.

Los rumores que rodean al Pixelbook 2 llevan circulando por el sector tecnológico desde el pasado octubre. Así que, a pesar de que todo apunte a que este equipo acabará viendo la luz, parece que la compañía reducirá sus variantes.

Por su parte, la línea de tablets de la organización siempre ha luchado por hacerse un hueco en el mercado, aunque sin mucho éxito.

El primer dispositivo de este tipo que fabricó Google fue el Pixel C — se lanzó en 2015 y obtuvo unas críticas muy poco interesantes. El analista Walt Mossberg llegó a decir que este terminal "era un ejemplo de lo que Google no debía hacer si buscaba la unión de su software y hardware". Al poco tiempo presentó la Pixel Slate — una tablet/portátil para hacer competencia al iPad Pro y a la Microsoft's Surface Pro — y también provocó una recepción bastante fría.

Estaba disminución en los esfuerzos de su división de tablets y portátiles se produce tras tres años de liderazgo de Osterloh. Durante ese tiempo, diversas fuentes nos han confirmado que las presiones por convertir el departamento de hardware de Google en un "negocio real" eran de lo más insistentes.

Este artículo fue publicado originalmente en BI Prime

Y además