Este gráfico explica uno de los motivos por el que las tensiones en el Gobierno de coalición crecerán

Gráfica progresión de candidatos favoritos para ser presidentes del Gobierno.

CIS - Elaboración propia

  • La reforma laboral y su derogación y modernización ha sido el último telón en el que se ha producido un conflicto entre los 2 socios del Gobierno de coalición.
  • Una serie de datos de los barómetros del CIS revelan cómo las simpatías hacia Yolanda Díaz crecen mientras que las de Sánchez disminuyen.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

El mes pasado se cumplieron dos años de una imagen que ha pasado a la posteridad. Pedro Sánchez y Pablo Iglesias se abrazaban tras firmar un preacuerdo con el que conformarían el primer Gobierno de coalición de la historia de la democracia española.

El acuerdo se rubricó apenas 48 horas después de que se conocieran los resultados de las elecciones generales del 10 de noviembre de 2019, que se produjeron tras unos meses de Gobierno en funciones y ante la imposibilidad de conformar Ejecutivo con mayoría en las Cortes. Con el fantasma de la repetición electoral reciente, PSOE y Unidas Podemos decidieron formar gobierno juntos.

El transcurso de la legislatura, cuando esta llega a su ecuador, no ha estado exenta de polémicas y crisis varias en el Consejo de Ministros. Como telón de fondo, una pandemia que forzó a cambiar repentinamente el discurso político del Gobierno en marzo de 2020: de apostar por una transformación estructural del tejido productivo a tratar de garantizar una recuperación sólida para todo el país.

Las cosas han cambiado mucho en estos 2 años. Tanto, que un adelanto electoral en la Comunidad de Madrid se llevó por delante la carrera del hasta entonces líder de Podemos, el propio Iglesias, como político institucional. Iglesias anunció que se retiraba de la política parlamentaria en mayo de este año, tras concurrir a las autonómicas contra Ayuso y soportar una tensa campaña electoral.

El Gobierno tendrá que simplificar los contratos este año para cobrar las ayudas de la UE: estas son las condiciones acordadas con Bruselas

Llegó el verano, y con él, un repentino cambio de ministros que a día de hoy siguen arrojando muchas incertidumbres en el entorno inmediato del presidente, Pedro Sánchez. La salida de Iglesias aupó a Yolanda Díaz, ministra de Trabajo, a ocupar una vicepresidencia. El PSOE logró que Nadia Calviño retuviese la vicepresidencia segunda que hasta entonces era de Iglesias y de Unidas Podemos.

La última crisis de Gobierno la protagonizaron semanas atrás precisamente la ministra de Asuntos Económicos y Transformación Digital, Nadia Calviño, con la ministra de Trabajo, Yolanda Díaz. La arena: la esperada reforma laboral a la que las dos formaciones en el Gobierno se comprometieron en el preacuerdo y acuerdo de coalición.

El conflicto (PSOE y Unidas Podemos guardan algunas diferencias sobre la dirección que debe tomar la futura reforma laboral y se han empleado términos como derogación de la vigente o modernización de la misma) puede venir de largo.

Pero hay otros factores.

La ministra Díaz anunció en la fiesta del centenario del Partido Comunista de España que impulsaría una plataforma que superase a Unidas Podemos y al resto de organizaciones de la izquierda, actualmente fragmentada, con el firme propósito de ensanchar ese espacio electoral. 

Hace unas semanas se celebraron varios actos entre Monica Oltra (vicepresidenta del Consell valenciano, de Compromís) con la propia Díaz. Compromís es una formación aliada de Más País, con lo que muchos medios abundan en la idea de que se siguen sembrando las semillas para una plataforma electoral que dé batalla en 2024.

La última polémica ha sido a raíz de unas declaraciones de la propia Díaz, en la que reconocía que ella vino venir todo lo que ocurriría con la pandemia del coronavirus. Esto ha motivado una serie de críticas por parte de la oposición a la ministra, aunque esta vez el Gobierno ha cerrado filas en torno a su figura.

Y, entretanto, esto ocurre en las encuestas que hace el Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS).

Una serie de los barómetros que prepara el CIS recoge desde abril de 2020 las respuestas a sus encuestados a una sencilla pregunta: "De los/as principales líderes políticos/as, ¿quién preferiría que fuese el/la presidente/a del Gobierno en estos momentos?".

No hay que confundir esta pregunta con la valoración (de 0 a 10) que los encuestados del CIS dan a los distintos líderes políticos. Pero lo cierto es que esta serie, que puedes ver en movimiento en el gráfico interactivo, refleja cómo la predilección de buena parte del electorado por Yolanda Díaz se ha disparado en los últimos meses.

Al mismo tiempo, esa predilección por Pedro Sánchez disminuye.

En realidad, la opción que más eligen los encuestados en los barómetros es la de "ninguno de ellos", que en los datos de octubre supusieron más del 20% de los encuestados. Del gráfico elaborado por Business Insider España también se han eliminado los datos de quienes optaron por no contestar, mantuvieron sus dudas o seleccionaron a Alberto Garzón.

Garzón no aparece en el gráfico porque por el momento su candidatura permanece supeditada a la coalición de la que forma parte Izquierda Unida, Unidas Podemos.

Así son los nuevos ERTE que propone implantar el Gobierno: mejor formación para los trabajadores y una mayor flexibilidad en el mercado

Lo que arroja el gráfico y los datos, entre otras cosas, es cómo se irá recrudeciendo la batalla electoral a medida que se alcanza el ecuador de la legislatura. Cuando comenzó la pandemia, un 35% de los encuestados por el CIS optaban por mantener a Pedro Sánchez como presidente del Gobierno. En octubre de 2021, esta cifra se redujo a apenas un 19,8%.

La debacle de Sánchez se refleja en el barómetro de marzo de 2021 y se agrava en mayo de 2021, que aprovecha el líder de la oposición, Pablo Casado (PP), para dar el salto del 7,8% al 12,5% de los electores que le preferirían a él dirigiendo el Ejecutivo.

Pero lo sorprendente es el efecto Díaz. Mientras que Iglesias solo recababa el apoyo y preferencia de entre el 3,5% y el 4,9% de los electores durante los meses en los que se mantuvo en su cargo, en el momento en el que entró Díaz en los registros lo hizo con un 10,8%.

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, entre la vicepresidenta económica, Nadia Calviño, y la vicepresidenta segunda y ministra de Trabajo, Yolanda Díaz.
El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, entre la vicepresidenta económica, Nadia Calviño, y la vicepresidenta segunda y ministra de Trabajo, Yolanda Díaz.

Reuters

El propio Centro de Investigaciones Sociológicas aclara en su serie de datos que, desde junio de 2021, se pregunta por ella en lugar de por Iglesias: "Las menciones a Yolanda Díaz anteriores a este punto eran espontáneas y por tanto se incluían en la categoría de otros".

La progresión también se ha hecho notar en otras de las figuras de la izquierda. Íñigo Errejón comenzó recogiendo en abril de 2020 el 0,3% de los encuestados que le nombrarían a él presidente del Gobierno, pero terminaba la serie de datos superando el 6,5%.

El Gobierno rechaza el límite del 15% de contratos temporales en empresas y marcará un tope por cada sector

En general, la carrera electoral se estrecha, sobre todo en el ámbito de la izquierda. Cuando se está en el poder, los partidos gobernantes siempre acusan el desgaste y es de esperar que este todavía sea mayor tras una pandemia que ha asolado al país. Pero la diferencia entre Sánchez y Díaz es sólo de 5 puntos porcentuales.

La menor distancia entre Sánchez e Iglesias fue de 17,4 puntos porcentuales. Sánchez ha encontrado en Díaz una nueva rival electoral a batir y este es uno de tantos factores que pueden explicar las presentes y futuras crisis en el Gobierno de coalición.

Otros artículos interesantes:

El Gobierno cierra su cisma y garantiza su compromiso con "la derogación de la reforma laboral" antes de que acabe el año

El Gobierno destina 22 millones para crear un superordenador cuántico y comenzar a abordar problemas "reales" con esta nueva tecnología

El Gobierno reclama a Bruselas la posibilidad de fijar sus propias tarifas de electricidad fuera del sistema europeo de precios

Te recomendamos

Y además