Pasar al contenido principal

La diferencia entre reinvertir tus dividendos y no hacerlo: aprovechar el interés compuesto

Traders sonrien operando en Wall Street
Reuters
  • Reinvertir los dividendos permite aprovechar el interés compuesto, con lo que se puede aumentar el dinero conseguido con las inversiones.
  • Las cotizadas nacionales repartieron 29.400 millones de euros en dividendos en 2018.
  • La diferencia entre invertir 10.000 euros entre 1992 y 2016 en el Ibex con y sin dividendos es de más de 50.000 euros.

Los dividendos son la forma que las empresas tienen de repartir sus ganancias con los accionistas o simplemente de premiarles por su confianza. Existe toda una cultura de inversión en torno a los dividendos hasta el punto de que hay estrategias específicas de inversión por dividendos.

No es para menos. Sólo en España, las cotizadas nacionales repartieron 29.400 millones de euros en dividendos en 2018, un 4% más que en 2017. Esta cifra se acerca a los 290.000 millones de euros en total durante la última década.

El principal reclamo de la inversión por dividendos tiene su correlación con el refranero español con el conocido dicho de “más vale pájaro en mano, que ciento volando”. Y es que el dividendo no deja de ser un anticipo del beneficio que se obtendría vendiendo los títulos en cartera. De hecho, la entrega de dividendos tiene un efecto directo en la cotización de las acciones.

A partir de ahí, cualquier accionista puede optar por quedarse con ese dividendo o reinvertirlo. Muchos apuestan por la primera fórmula para reducir riesgos, ya que así van recuperando poco a poco su inversión. Sin embargo, si inviertes a largo plazo deberías pensártelo dos veces. La diferencia entre reinvertir tu dividendo (o quedarte las acciones cuando se trata de dividendo flexible) es enorme.

Las cifras son abrumadoras: la diferencia entre invertir 10.000 euros entre 1992 y 2016 en el Ibex con y sin dividendos es de más de cuatro porcentuales o de 57.892 euros al final del periodo. En concreto, la rentabilidad del Ibex sin dividendos es del 5,25% por el 9,37% del Ibex Total Returns (el índice que mide el Ibex más sus dividendos), según los datos recopilados en el libro “La Guerra Financiera Asimétrica” de Quiet Investment. 

Esta gráfica muestra la diferencia entre la evolución del Ibex 35 frente al Ibex 35 Total Returns desde 2011.

Ibex con dividendos e Ibex sin dividendos

¿Por qué hay tanta diferencia entre un índice y otro?

La principal razón por la que deberías reinvertir los dividendos si inviertes a largo plazo tiene nombre propio: interés compuesto. Este es uno de los 9 conceptos económicos que deberías conocer antes de cumplir los 30. A fin de cuentas, puede marcar la diferencia entre lograr o no tus metas financieras, empezando por tener una buena jubilación.

El interés compuesto puede definirse como el efecto bola de nieve financiero. Es lo que pasa cuando en lugar de retirar tus ganancias las reinviertes. Como los nuevos intereses se calculan sobre los intereses del año anterior, tu dinero crece mucho más rápido.

Este efecto es mucho más fácil entenderlo con un depósito. Si inviertes 100 euros a un interés del 7%, el primer año ganarás 107 euros. Si al año siguiente vuelves a invertirlos, la ganancia ya no será de 7 euros, sino de 7,49 euros. Ahora imagina que en lugar de dos años, lo haces a lo largo de una década.

Como ya has visto, en el caso del Ibex hablamos de más de 50.000 euros de diferencia.

Otra de los motivos de esta diferencia es el diferimiento fiscal. Cuando se trata de dividendos en metálico que reparte una acción, no podrás escapar de Hacienda. Tendrás que pagar impuestos por ellos en la renta ese mismo año.

Sin embargo, la cosa cambia con los dividendos en acciones y los derechos de suscripción. Si te quedas con la acción, pagarás impuestos, pero lo harás más tarde, cuando vendas las acciones que originaron esos dividendos.

Y si en lugar de acciones hablamos de fondos de inversión, ni siquiera tendrás que preocuparte por la forma en la que se repartan los dividendos, siempre que ese fondo sea de acumulación. En ese caso el propio fondo se encargará de reinvertir esos dividendos.

Este diferimiento fiscal hará el interés compuesto trabaje todavía mejor y que tu dinero crezca más rápido. Por eso mismo es tan importante tener en cuenta la fiscalidad de los productos financieros al elegir dónde invertir.

Y además