Pasar al contenido principal

Estos son los grandes retos a los que se enfrenta Sundar Pichai como nuevo CEO de Alphabet

Sundar Pichai, CEO de Alphabet y Google.
Sundar Pichai, CEO de Alphabet y Google. Jussi Nukari/Lehtikuva via AP
  • El CEO de Google, Sundar Pichai, acaba de ser nombrado CEO de Alphabet, la empresa matriz de Google. 
  • Su ascenso llega en un momento crucial para la compañía de 893.000 millones de dólares. 
  • Alphabet afronta una serie de desafíos importantes. El descontento de sus empleados, el aumento del control político y regulatorio, son sólo alguno de ellos.
  • Además, Pichai también tendrá que asegurarse de que su negocio en auge siga creciendo y satisfaciendo a los inversores.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

Sundar Pichai, CEO de Google, es también ahora oficialmente el CEO de la empresa matriz del gigante de los buscadores, Alphabet, y lo es en un momento crucial para la empresa. 

El negocio del gigante tecnológico de 893.000 millones de dólares está en auge: los beneficios van en aumento y sus acciones se sitúan en torno a máximos históricos. Pero también se enfrenta a controles regulatorios y a protestas por parte de sus empleados, lo que coloca a Sundar Pichai en una situación inestable y complicada mientras intenta dirigiar la compañía hacia nuevos horizontes.

Leer más: Larry Page y Sergey Brin, cofundadores de Google, dejan su cargo al frente de Alphabet

Como antiguo empleado de Google, y CEO desde 2015, Pichai ha experimentado muchos de estos desafíos antes. Pero a medida que ha ascendido y llegado al puesto más alto en Alphabet, la presión sobre él será más fuerte que nunca.  

La discrepancia entre el auge del negocio de Alphabet y las crecientes amenazas a las que se enfrenta (algo que comparte con sus rivales Facebook y Amazon) refleja una nueva realidad para las grandes tecnológicas: en lo monetario nunca ha ido mejor, pero hay nubarrones en el horizonte.

Leer más: 45 empleados de Google cuentan sus historias de discriminación, represalias, acoso sexual y racismo en un documento filtrado

La empresa está cada vez más bajo la crítica política, en especial, en Estados Unidos.

Los críticos de la tecnología, en particular la senadora Elizabeth Warren, candidata a la presidencia de Estados Unidos, piden que Alphabet y otras grandes tecnológicas se disuelvan en defensa de la competencia —es decir, evitando que se conviertan en monopolios. Y el debate actual sobre la Sección 230, la ley estadounidense que protege a las empresas de tecnología de la responsabilidad por contenidos censurables en sus plataformas, podría generar serios problemas para Google y Alphabet si se intentara modificarla o eliminarla.

"Desde un punto de vista regulatorio y gubernamental, gran parte del escrutinio al que se enfrenta la compañía, no sólo en los Estados Unidos, sino también en muchos de los mercados extranjeros, seguirá siendo un desafío clave para avanzar y no dejar que eso afecte significativamente al negocio", comenta David Heger, un analista de Edward Jones.

Leer más: El Gran Hermano tecnológico: esto es todo lo que Google, Amazon y Facebook saben de ti

Internamente, Google se ha visto afectado en los últimos 2 años por las protestas internas que a veces han paralizado a la empresa y el desacuerdo de los empleados sobre innumerables temas es evidente. Desde el trabajo de Google con el ejército de los Estados Unidos hasta los pagos de la empresa a los ejecutivos acusados de abusos sexuales, son muchas las cuestiones internas que Pichai tendrá que tratar como CEO.

En medio de constantes filtraciones y de un gran activismo por parte de sus empleados, la empresa ha tomado medidas drásticas contra su famosa cultura de transparencia, lo que representa una amenaza para su famosa reputación de ser uno de los mejores lugares en los que trabajar.

YouTube, propiedad de Google, también está sufriendo una presión cada vez mayor. Facebook ha sido el más criticado por sus problemas de gestión de contenidos en los últimos años —de hecho, recientemente por las noticias falsas en campañas electorales. Pero desde entonces el foco se ha ampliado a otras plataformas como YouTube, y su lucha constante por supervisar contenidos censurables o ilegales, a la vez que evita que se produzcan sesgos o discriminaciones, podría dar lugar a años de críticas negativas y de escrutinio político por sus servicios.

Leer más: 25 aplicaciones y extensiones realmente útiles para tu día a día

Mientras tanto, algunas de las "otras apuestas" de Alphabet están empezando a crecer en el mismo momento en el que Pichai debe asumir su control.

Waymo, su equipo de coches autónomos, ha sido valorado en más de 100.000 millones de dólares y se ha posicionado muy bien para ser líder del mercado cuando los coches autónomos lleguen a las calles de la ciudad en la próxima década, pero sólo si Pichai es capaz de conducirlo con éxito hasta que se sea viable desde un punto de vista tecnológico y comercial. Además, se encargará de dar sentido a las áreas de desarrollo más sofisticadas de Alphabet, como el incipiente servicio de reparto con drones Wing o la empresa de para la ciudad inteligente, Sidewalk Labs.

Por último —y puede que lo más importante— Pichai tiene que garantizar que la actividad principal de la empresa siga funcionando a pleno rendimiento y que logre el próspero crecimiento al que Wall Street se ha acostumbrado. "Sólo hay que continuar con los motores de crecimiento con los que la compañía ha hecho un muy buen trabajo", dice Heger. "Debe ser un proceso constante para mantener el liderazgo que tienen... y continuar monetizando cosas como YouTube".

En este momento, los analistas de la industria son optimistas con respecto a este técnico de 47 años. Su nombramiento es "una progresión lógica de la evolución de la compañía", dice Ivan Feinseth, director de inversiones de Tigress Financial Partners. "Ha hecho un gran trabajo hasta ahora... Google está a la vanguardia de todas las tendencias tecnológicas del siglo". 

Ahora Pichai sólo tiene que asegurarse de permanecer ahí.

Este artículo fue publicado originalmente en BI Prime.

Y además