Pasar al contenido principal

Los primeros grandes ensayos con la hidroxicloroquina arrojan más dudas sobre su efectividad contra el COVID-19

Pastillas de hidroxicloroquina.
Pastillas de hidroxicloroquina. REUTERS/Yves Herman
  • En torno a todas las polémicas que rodean a la hidroxicloroquina, empiezan a emerger los resultados científicos de los primeros grandes ensayos. 
  • Los estudios apuntan a que el fármaco contra la malaria no es efectivo para tratar el COVID-19 y arroja dudas sobre miles de ensayos que se están realizando en todo el mundo. 
  • Los expertos aseguran que todavía mantienen la esperanza de que pueda ser útil para la profilaxis, aunque las recientes polémicas podrían impedir que se investigara esa vía. 
  • Descubre más historias en Business Insider España

Desde que la revista The Lancet se retractara de la publicación de un estudio que señalaba la ineficacia de la hidroxicloroquina para tratar el COVID-19, el mundo ha vuelto a poner su atención en un fármaco que se ha visto rodeado de controversia desde el principio. 

Fomentado por figuras públicas como Donald Trump o Elon Musk, la hidroxicloroquina acabo siendo incluida en un ensayo global de la Organización Mundial de la Salud para probar sus posibilidades de tratar el COVID-19. La publicación del estudio en The Lancet—cuyos datos han sido cuestionados reiteradamente—motivaron que la OMS paralizara el ensayo. 

La hidroxicloroquina y la cloroquina se han utilizado contra la malaria y otras enfermedades desde hace años. La primera evidencia de que podrían funcionar contra el SARS-CoV-2 vino de experimentos en laboratorios, según explica Science. 

Sin embargo, desde entonces las investigaciones han ido arrojando resultados contradictorios y señalando los efectos secundarios peligrosos que puede ocasionar. 

La reciente polémica por el estudio basado en los datos de Surgisphere ha hecho que los científicos de todo el mundo pidan que no se paralicen los ensayos que se están realizando en todo el mundo con este fármaco. Sin embargo, empiezan a emerger los datos científicos de los ensayos más grandes y con grupos de control que descartan que la hidroxicloroquina sea efectiva. 

El 5 de junio, los investigadores del Reino Unido anunciaron en un comunicado de prensa los resultados del mayor ensayo realizado hasta la fecha, Recovery. En un grupo de 1542 pacientes hospitalizados tratados con hidroxicloroquina, el 25,7% murió después de 28 días, en comparación con el 23,5% en un grupo de 3132 pacientes que habían recibido la atención estándar". 

Los investigadores aseguran que los datos permiten descartar con certeza que la hidroxicloroquina represente una ventaja para reducir la mortalidad. 

Leer más: La alta prevalencia y el porcentaje de asintomáticos podrían limitar el éxito del rastreo de contactos: los obstáculos a los que se enfrentan los 'detectives' que vigilan posibles rebrotes

La hidroxicloroquina también estaba siendo probada para ver si podía evitar que personas expuestas al virus contrajeran la infección, una medida conocida como profilaxis post-exposición (PEP) por la que se administra el tratamiento una vez se ha tenido ya contacto con el virus. 

El mayor estudio a la fecha sobre esta estrategia también ha derribado esa esperanza. Fue realizado en 821 personas por la Universidad de Minnesota y los resultados, publicados en The New England Journal of Medicine, revela que el 12% de las personas que tomaron el fármaco desarrollaron síntomas de COVID-19, frente al 14% en el grupo de placebo, una diferencia que no es estadísticamente significativa.

Otro ensayo del mismo tipo, que incluía a 2.300 personas expuestas al virus, fue realizado en Barcelona y los resultados también concluyen que no hay diferencias significativas entre quiénes recibieron un placebo frente a los que recibieron hidroxicloroquina. 

Los expertos consultados por Science aseguran que todos estos resultados probablemente provocarán que se paralicen todos los ensayos que se están realizando con el fármaco. 

Leer más: El diagnóstico del COVID-19 en las aguas residuales podría detectar con antelación un rebrote, según un microbiólogo español de la Universidad de Yale

La última esperanza es que pueda ser usado para la profilaxis pre exposición 

Sin embargo, los científicos no dan por perdido todo el potencial de la hidroxicloroquina para combatir la pandemia.

Tal y como explica Science, muchos investigadores están de acuerdo en que hay evidencia que anima a seguir probando si la hidroxicloroquina puede prevenir la infección si se administra a las personas antes de que se expongan al virus, por ejemplo en el trabajo en un hospital, una estrategia llamada profilaxis pre exposición (PrEP).

"Tienes muchas más posibilidades de prevenir algo con un fármaco débil que de curar una infección totalmente establecida", dice White, que dirige uno de los mayores ensayos de PrEP.  

Sin embargo, con la reciente polémica en la que se ha visto envuelto el fármaco, los investigadores temen que todos los ensayos se paralicen y se vuelva complicado explorar esta vía. 

Y además